La peligrosa diagonal de Erdogan: ¿Qué se puede hacer para contrarrestar los reclamos de ZEE de Turquía?

Israel necesita una mayor capacidad naval para la protección de su propia Zona Económica Exclusiva (ZEE) y para la creación de un equilibrio de poder adecuado en el Mediterráneo oriental. El presidente Erdogan de Turquía y el primer ministro de Libia (de hecho, poco más que de Trípoli), Fayez al-Sarraj, acordaron el 27 de noviembre […]

Fayez al Sarraj y Recep Tayyip Erdogan Foto: Oficina de Prensa Presidencial vía REUTERS

Israel necesita una mayor capacidad naval para la protección de su propia Zona Económica Exclusiva (ZEE) y para la creación de un equilibrio de poder adecuado en el Mediterráneo oriental.

El presidente Erdogan de Turquía y el primer ministro de Libia (de hecho, poco más que de Trípoli), Fayez al-Sarraj, acordaron el 27 de noviembre de 2019 que la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Turquía se extienden diagonalmente a través del Mediterráneo y limita con la ZEE de Libia. Presumiblemente, esto aislaría a Egipto, Israel y Chipre de Grecia e Italia, lo que pondría una sombra de duda sobre los proyectos de energía planificados. También desafiaría la asociación emergente Foro de Gas del Mediterráneo Oriental (FGMO).

Egipto y Grecia tomaron la delantera al rechazar la legitimidad de este reclamo demasiado ambicioso. Israel debería echar una mano, particularmente en Washington. Al mismo tiempo, la opción de una importante instalación de gas natural licuado (GNL) en Chipre, que no implicaría la instalación de un gasoducto en un área en disputa, debe volver a enfocarse. Y la lección más amplia es que una mayor capacidad naval israelí es una necesidad real, no una cuestión de conspiraciones corruptas.

El dominio de Al-Sarraj no se extiende más allá de los límites del enclave de Trípoli, ahora bajo asedio. Él llegó a dos acuerdos con Erdogan, relacionados con el apoyo militar turco al asediado gobierno «libio», delineando una supuesta frontera común entre las Zonas Económicas Exclusivas de los dos países.

Este acuerdo bilateral, que crea un estrambótico corredor diagonal que conecta los reclamos turcos y libios (e ignora la gran isla griega de Creta, entre otros), se produce a expensas de los obvios derechos griegos. También fue abierta y deliberadamente diseñado para aislar a Israel, Egipto y Chipre de Grecia e Italia, y así frustrar los planes del Foro de Gas del Mediterráneo Oriental (FGMO) y sus miembros (Italia, Grecia, Chipre, Egipto, Israel, Jordania y la Autoridad Palestina) para utilizar el Mediterráneo como un conducto para la conectividad energética (entre ellos, y entre ellos y Europa).

No sin razón, Erdogan ha llegado a ver el FGMO como un acto de encerramiento estratégico y contención dirigido a Turquía. De hecho, los siete miembros han llegado a ver a Erdogan como un actor peligroso impulsado cada vez más por el odio ideológico. Al anunciar la asociación turco-«libia» en esta etapa, Erdogan está desafiando el equilibrio de poder existente en el Mediterráneo oriental. En términos más prácticos, arroja una larga sombra sobre el futuro del gasoducto planeado, ahora todavía en la etapa de estudios de viabilidad, que conectará los yacimientos de gas israelí, chipriota y egipcio con Europa.

La Unión Europea, con un notable grado de unanimidad, también emitió una declaración (el 4 de diciembre) que respalda plenamente la posición griega y chipriota, criticando las acciones de Turquía y exigiendo que los detalles aún secretos del acuerdo de Turquía y Libia se hagan públicos y se «cumpla con el derecho internacional y las realidades geográficas».

El desafío turco debe enfrentarse con contramedidas robustas; teniendo en cuenta que un choque militar no es una opción en este momento de la historia. Turquía no quiere una confrontación directa, e Israel aún menos, dada la capacidad militar, la geografía y la demografía de los dos países. La cooperación con Egipto, Grecia y las pequeñas fuerzas armadas chipriotas puede no ser suficiente para cambiar el equilibrio.

¿Qué se puede hacer? En términos diplomáticos y legales, la posición «diagonal» de Erdogan es obviamente débil (de hecho, está fuera de línea con algunas características físicas obvias, como la isla de Creta). Con la economía turca ya bajo una tensión severa, Erdogan realmente no puede permitirse otra disputa amarga con Estados Unidos y Occidente. Él ha desestimado livianamente la carta mal redactada del presidente Trump, pero no puede ignorar seguramente su contenido real.

Egipto y Grecia ya han tomado la delantera en el replanteo de las líneas legales de batalla, y su voz será escuchada en Washington (y en Bruselas). Aún así, en estrecha coordinación con sus socios, Israel debería hacer todo lo posible para llegar a los tomadores de decisiones y líderes de opinión, explicando la pura «chutzpa» (descaro) de la posición turca y buscando palancas de presión que persuadan a Erdogan a desistir.

Al mismo tiempo, una evaluación realista de la (in)voluntad europea de asumir riesgos lleva a la triste conclusión de que es poco probable una acción efectiva. Por lo tanto, se debe pensar (una vez más) en la opción de construir una importante instalación de GNL en Chipre, que podría exportar en barco sin ninguno de los obstáculos que ahora enfrentan todos los que buscan tender una tubería altamente problemática a profundidades de 3.000 metros y más. Debe hacerse entender a Turquía que incluso con el «acuerdo» libio (que de todos modos será nulo una vez que las fuerzas de Haftar tomen Trípoli); Ankara no tiene las llaves de toda la región del Mediterráneo oriental.

Más allá de eso, en medio del remolino de acusaciones internas en Israel sobre aspectos de las adquisiciones navales de Alemania, se destaca una verdad: la necesidad de una mayor capacidad naval para la protección de la propia ZEE de Israel y para la creación de un equilibrio de poder adecuado en el Mediterráneo oriental. Esta necesidad no es la invención de funcionarios corruptos que buscan hacer un trato. Es una necesidad real que solo se agudizará en los próximos años.

Fuente: Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén (JISS)

Compartir

#, #, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Opinión