3 abril, 2021

La importancia de los eventos en Yemen para la ecuación estratégica de Oriente Medio

La decisión de Estados Unidos de retirar el apoyo a la batalla contra los hutíes en Yemen señala un cambio de dirección, alejándose del firme respaldo de los aliados occidentales en la contienda contra Irán, y hacia un intento de «equilibrio» entre potencias regionales rivales, en la misma línea intentada por la administración Obama. El […]

Partidiarios de los hutíes muestran sus armas durante una manifestación frente a la Embajada de EE.UU. en Sana, Yemen Foto: REUTERS/Khaled Abdullah

La decisión de Estados Unidos de retirar el apoyo a la batalla contra los hutíes en Yemen señala un cambio de dirección, alejándose del firme respaldo de los aliados occidentales en la contienda contra Irán, y hacia un intento de «equilibrio» entre potencias regionales rivales, en la misma línea intentada por la administración Obama.

El 5 de febrero, en un reinicio temprano y significativo de la política, la administración del presidente Joe Biden decidió poner fin al apoyo de Estados Unidos a la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen. La coalición está involucrada en una guerra contra la organización Ansar Allah, apoyada por Irán, comúnmente conocida como los «hutíes», el nombre del clan que estableció y controla esta organización. Las dos administraciones estadounidenses anteriores habían mantenido el apoyo a la coalición liderada por Arabia Saudita. El anuncio siguió a la decisión de suspender temporalmente la venta de armas a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y eliminar a Ansar Allah de la lista estadounidense de organizaciones terroristas. La declaración de Estados Unidos retiró específicamente el apoyo a las nuevas operaciones ofensivas por parte de la coalición liderada por Arabia Saudita.

La mencionada coalición está aliada con el gobierno yemení reconocido internacionalmente del primer ministro Abd Rabbo Mansour al-Hadi. La intervención comenzó en marzo de 2015, tras el lanzamiento por Ansar Allah de una campaña terrestre a finales de 2014 destinada a provocar la destrucción del gobierno y el establecimiento en Yemen de un régimen alineado con Irán. Los hutíes completaron su captura de la capital, Saná, el 23 de enero de 2015. El primer ministro Hadi huyó a Adén, en el sur del país. En marzo de 2015, las fuerzas alineadas con los hutíes, en cooperación con elementos de apoyo al ex dictador presidente Ali Abdullah Saleh, se estaban acercando a Adén. La Operación «Tormenta Decisiva», la intervención liderada por Arabia Saudita, se lanzó a petición del gobierno de Hadi para evitar la captura por los hutíes de todo Yemen. La intervención, y en particular el uso del poder aéreo, detuvo con éxito el avance de los hutíes y sus aliados en el verano de 2015. Arabia Saudita desplegó alrededor de 100 aviones y hasta 150.000 soldados en Yemen, según Al-Arabiya. Los Emiratos Árabes Unidos también comprometieron fuerzas terrestres y poderío aéreo. Egipto, Marruecos, Jordania, Kuwait y Bahréin también eran miembros de la coalición, aunque la contribución poco entusiasta de Egipto dio lugar a quejas saudíes. El esfuerzo liderado por Arabia Saudita recibió el apoyo de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia.

A fines de 2015, en un patrón familiar en el mundo árabe posterior a 2010, las líneas de combate se habían estabilizado en gran medida y Yemen estaba dividido en áreas de control de facto. Los hutíes mantuvieron el control de la capital y de una gran parte del norte y centro del país. Las fuerzas alineadas con el gobierno controlaban el este escasamente poblado. Una combinación de fuerzas gubernamentales y tropas leales al separatista Consejo de Transición del Sur controlaba el extremo suroeste de Yemen y la costa occidental hasta el puerto de Hudaydah. En el sur también había focos bajo el control radical de los islamistas sunitas (AQAP [Al Qaeda en la Península Arábiga]).

¿Por qué importa la decisión de Estados Unidos y el conflicto en Yemen? ¿Qué efecto sobre la situación en Yemen es probable que tenga la decisión de Estados Unidos? ¿Son los eventos en Yemen de importancia estratégica?

En cuanto al efecto inmediato de la decisión, parece haber contribuido a desencadenar una ofensiva de los hutíes en la ciudad petrolera de Marib, la última ciudad importante del centro de Yemen que aún no está bajo el control de la organización. En las últimas semanas también se ha incrementado considerablemente el ritmo de los ataques de la organización que utilizan misiles y drones contra objetivos en Arabia Saudita, incluido un ataque el 7 de marzo al depósito de almacenamiento de petróleo en Ras Tanoura, la instalación de carga de petróleo en alta mar más grande del mundo. Una refinería también se encuentra en esta área. El mismo día se lanzó un misil contra un complejo residencial mantenido por la compañía petrolera estatal saudí Aramco en el área de Dahran. Al asumir la responsabilidad de los ataques, los hutíes también afirmaron haber lanzado ataques contra objetivos militares en las ciudades saudíes de Dammam, Asir y Jazan. El aeropuerto de civil saudí de Abha también fue objeto de ataques regulares.

Este envalentonamiento inmediato de los hutíes es la primera consecuencia de la decisión de Estados Unidos. Pero el significado de la decisión es más profundo. Yemen es un espacio de clara importancia estratégica, si se parte del supuesto de que Irán y sus aliados constituyen el peligro clave para el orden regional y que, por lo tanto, impedir su expansión debe ser un interés central para todos aquellos comprometidos con la preservación de ese orden. La decisión de la administración estadounidense de retirar el apoyo a las fuerzas que mantienen la línea contra los hutíes apoyados por Teherán sugiere que la administración está operando desde un conjunto diferente de suposiciones o preferencias.

En el extremo sur de Yemen se ubica el estrecho de Bab el Mandeb (Puerta de las Lágrimas), un estrecho paso de agua entre el Océano Índico, el Golfo de Adén y el Mar Rojo. Esta vía fluvial, dominada por la ciudad portuaria de Dhubab, es una arteria vital para la economía mundial. El 9% de todo el petróleo crudo y los productos refinados del petróleo que se comercializan por vía marítima lo atraviesa. La adquisición por parte de los iraníes del control de la tierra adyacente a este estrecho, a través de su apadrinado hutí, le daría a Teherán un punto de presión adicional muy significativo sobre el paso de estos productos y, por lo tanto, sobre la economía global. De un plumazo, Irán podría paralizar o interrumpir gravemente el tránsito de materiales vitales para el funcionamiento de los países occidentales. La intervención saudí y emiratí de 2015 tenía como objetivo evitar esta eventualidad. De hecho, se detuvo el avance de los hutíes hacia el sur, y en 2017, las fuerzas apoyadas por Arabia Saudita reconquistaron la ciudad de Dhubab, poniendo fin a la amenaza de los hutíes al estrecho.

La intervención se describe habitualmente en los medios occidentales como un fracaso y un acto brutal cuyo principal resultado ha sido el estancamiento y el desastre humanitario (y la pérdida de 233.000 vidas). La situación humanitaria en Yemen es realmente espantosa. Pero debe tenerse en cuenta que al detener el avance de los hutíes al norte de Adén, la Operación Tormenta Decisiva liderada por Arabia Saudita impidió la adquisición por parte del bloque regional liderado por Irán de la dominación de una vía fluvial estratégica en la región. También es costumbre asignar al menos la misma responsabilidad por un desastre humanitario al instigador de la agresión que lo precipitó. En el caso de la situación actual en Yemen, el instigador del conflicto es el lado pro iraní. Absolver a los hutíes de la responsabilidad de esta situación sería análogo a absolver al régimen de Assad de la responsabilidad de la crisis humanitaria en Siria. No está claro por qué esta atribución de responsabilidad única o principal se ha convertido en una rutina en la mayoría de la cobertura de los medios occidentales sobre la situación en Yemen.

Pero la importancia estratégica de la intervención liderada por Arabia Saudita no se limita solo al tema de los productos del petróleo y su tránsito a través del estrecho de Bab el Mandeb. Esta ruta es también la puerta de entrada de Israel y Egipto hacia el este y las economías de Asia, que se convertirán en el centro de gravedad estratégica y económica mundial en el período venidero. Tanto El Cairo como Jerusalén tienen la ambición de exportar gas natural licuado al mercado asiático. Los países asiáticos, incluidos India, Japón, China y Corea del Sur, constituyen el 70% del mercado mundial de gas licuado. Para que esta ambición siga siendo factible, es necesario que haya una ruta estable y segura hacia el este. El control iraní de un punto estratégico a lo largo de la vía fluvial pondría fin o complicaría gravemente esta posibilidad.

De manera similar, la ruta a través del Mar Rojo hasta el Océano Índico es vital para la Quinta Flota de EE. UU., que es el principal garante de la seguridad en la región del Golfo, protegiendo vías de navegación vitales en la ruta desde el Canal de Suez hasta el Cuerno de África.

Finalmente, la dominación del Yemen formaría un elemento significativo en la estrategia iraní de rodear a Arabia Saudita. La realidad actual permite el acoso casi diario y el lanzamiento de cohetes, drones y misiles desde Yemen a objetivos en Arabia Saudita. La pérdida del Yemen en su totalidad agravaría esta situación.

El control total de Bab El-Mandeb también podría facilitar las intervenciones iraníes en el Cuerno de África y África Oriental. Los islamistas allí, que son muy activos en Somalia y cada vez más en otras partes de África oriental, cuentan con el apoyo parcial de Irán. Esto también podría tener un impacto en la voluntad de Sudán de avanzar hacia la normalización con Israel.

¿Cuál es el motivo de la decisión de Estados Unidos sobre Yemen?

Los argumentos para mantener el apoyo occidental al esfuerzo saudí en Yemen, como se resume anteriormente, tienen sentido si los eventos en el Medio Oriente se ven a través del prisma de un sistema tipo Guerra Fría, en el cual una arquitectura de seguridad respaldada por Estados Unidos está siendo desafiada por un intento iraní de hegemonía. Desde este punto de vista, es difícil ver cómo la decisión de Estados Unidos sirve a sus intereses y a los intereses occidentales. Esto lleva a la conclusión de que la actual administración, a diferencia de su predecesora, no ve los acontecimientos a través de ese prisma. Una de las promesas de campaña del presidente Biden fue el regreso a un acuerdo nuclear con Irán. En la actualidad, la negociación de un regreso al JCPOA está en suspenso, con los iraníes exigiendo el levantamiento de las sanciones de la era Trump como condición previa para iniciar las negociaciones, y la administración Biden rechazando esta condición (pero quizás abierta a alguna «orquestación» de los pasos que conducen a las negociaciones).

Sin embargo, ha surgido evidencia de los esfuerzos de Estados Unidos para mostrar buena voluntad a Teherán en el preludio de las negociaciones por una variedad de medios. Entre estos, por ejemplo, hay informes sobre la voluntad de Estados Unidos de permitir que Corea del Sur suministre a Irán mil millones de dólares en pago por suministros de petróleo. La serie de medidas contra Arabia Saudí, de las cuales la decisión de retirar el apoyo en Yemen, es uno de los más importantes de tales esfuerzos, bien puede formar parte de un impulso de Washington para señalar un cambio de dirección hacia Teherán, lejos del respaldo incondicional de los aliados occidentales en la contienda regional con Irán, y hacia un intento de equilibrio entre poderes regionales, en la línea que intentó la Administración Obama.

Este intento de equilibrio, si es que es la tendencia de la política estadounidense, formaría parte de una política más amplia de desvinculación parcial de Oriente Medio. Desafortunadamente, en el corto plazo, su efecto será fortalecer a los enemigos declarados de Occidente, mientras crea dificultades innecesarias para los aliados occidentales. Los eventos en Yemen forman actualmente el posible formato de este proceso.

Fuente: JISS The Jerusalem Institute for Strategy and Security

El Dr. Jonathan Spyer es experto en Siria, Irak, grupos islámicos radicales y kurdos.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente