La estrategia de limpieza étnica turca en Siria utiliza a una ONG árabe-israelí

¿Qué hace una organización benéfica con sede en Israel, aparentemente dedicada a la causa palestina, construyendo mezquitas en el norte de Siria? Limpieza étnica turca.

Por Jonathan Spyer

El 21 de junio de 2021 se inauguró una mezquita recién construida en el pueblo de Sheikh Khurez, en el noroeste de Siria, cerca de la frontera turca.

Sheikh Khurez se encuentra en la parte de Siria bajo la administración nominal del Gobierno Interino Sirio vinculado a la oposición. En la práctica, desde que la “Operación Rama de Olivo” de las Fuerzas Armadas Turcas de 2018 destruyó el cantón kurdo de Afrin, el área ha estado bajo el gobierno de facto de Ankara y sus milicias asociadas. Estas últimas están organizadas en el marco del Ejército Nacional Sirio, entrenado y financiado por Turquía.

La apertura de una pequeña mezquita en un rincón remoto del noroeste de Siria hace seis meses podría verse generalmente como un evento sin importancia. La nueva casa de oración en Sheikh Khurez, sin embargo, fue notable por un detalle particular, a saber, la identidad de la organización que patrocinó la construcción de la mezquita y cuyo logotipo se muestra en su entrada.

La organización en cuestión se llama “Jamia’at al aish bi’Karama”, o “Asociación Vivir con Dignidad”. Este organismo no tiene su sede en Siria, sino en la ciudad de Tira, en el centro de Israel. Logró cierta prominencia el año pasado debido al apoyo que brindó a los residentes árabes de Jerusalén que protestaban contra las expulsiones planificadas en Sheikh Jarrah. Está vinculada a otras organizaciones que apoyan una perspectiva islamista sunita, del tipo representado por los Hermanos Musulmanes y el gobierno de Turquía.

Entonces, ¿qué hace una organización benéfica de Tira, aparentemente dedicada a la causa palestina, construyendo mezquitas en el norte de Siria?

Para entender, primero es necesario recordar los eventos de principios de 2018. En ese momento, las milicias islamistas sunitas sirias apoyadas por Turquía entraron en el área de Afrin. Alrededor de 300.000 personas, principalmente kurdos, se convirtieron en refugiados tras la destrucción del cantón de Afrin. La mayoría de estas personas se dirigieron entonces al noreste de Siria controlado por los kurdos. Muchos de ellos permanecen en campos de refugiados dentro de esta zona.

Desde entonces, Turquía se ha involucrado en el reasentamiento a gran escala en Afrin de refugiados árabes sirios sunitas que anteriormente residían en Turquía. Turquía afirma que 330.000 sirios han sido reubicados en las áreas de Afrin y otras partes del norte de Siria conquistadas por Turquía en operaciones anteriores, desde 2018.

La mayoría de estas familias provienen de áreas mayoritariamente árabes sunitas de Siria que quedaron bajo el control de los rebeldes durante la guerra civil y luego fueron reconquistadas por el régimen de Assad, como la campiñas de Damasco, las gobernaciones de Homs y Hama y el sur de Idlib.

Un número considerable de familias palestinas atrapadas por la guerra también se han reasentado en Afrin. Según un informe del 28 de enero en el sitio web de Ronahi (un medio de comunicación asociado con la autoridad kurda en el noreste de Siria), 1.535 familias palestinas han sido reubicadas en el área de Afrin. Estas familias provienen del campo de refugiados de Yarmouk, Khan al-Sheikh y otras áreas al sur de Damasco.

La página de Facebook de “Vivir con Dignidad” indica que la organización no parece priorizar los intereses de estos desplazados palestinos que han sido reasentados en Afrin.

Más bien, la organización participa en el esfuerzo liderado por Turquía para insertar una nueva población árabe sunita a lo largo de la frontera entre Siria y Turquía. La mezquita de Sheikh Khurez es un pequeño detalle en una estrategia de transformación más amplia, apoyada por Ankara y llevada a cabo bajo los auspicios del islamista Ejército Nacional Sirio. La intención es transformar permanentemente la identidad demográfica y cultural del Afrin tradicionalmente secular y multiétnico.

Las poblaciones restantes no suníes/no árabes en Afrin, cuyas comunidades son el objetivo de este esfuerzo, incluyen algunas de las más oprimidas y empobrecidas de Siria. “Vivir con Dignidad” también financió, por ejemplo, la construcción de un complejo de viviendas para refugiados árabes conocido como Basma, que se encuentra justo al sur de la aldea yazidi de Shadira, a 15 km. de la frontera sirio-turca. El complejo de viviendas ahora terminado consta de ocho unidades, con un total de 96 apartamentos. Cada apartamento tiene 50 metros cuadrados. También se han construido una mezquita, una escuela y un centro de salud para el nuevo pueblo. Desde entonces, alrededor de 500 refugiados árabes sirios han sido realojados allí. El complejo fue construido en la tierra de Ziad Habib, un residente de Shadira que afirma que fue obligado a vender el área.

Según fuentes kurdas, las autoridades de esta zona están obligando actualmente a los residentes yazidíes restantes de la aldea a asistir a la educación islámica obligatoria, y también se les exige a los habitantes yazidíes que reciten la Shahadah (una declaración de fe islámica). Seis aldeas similares están en construcción a lo largo de la frontera sirio-turca.El objetivo específico parece ser esparcir una población árabe sunita leal a lo largo de la frontera, como parte de una transformación demográfica más grande en curso.

Los yazidíes, una población no musulmana de habla kurda en el norte de Siria y el norte de Irak, fueron objeto de un intento de genocidio a manos de la organización Estado Islámico en el período 2014-19. Ampliamente vilipendiados por los musulmanes de la zona como «adoradores del diablo», siguen siendo víctimas de prejuicios generalizados.

“Vivir con Dignidad” también ha participado, según los medios regionales, en la expropiación de tierras a un ciudadano kurdo sirio en la zona de Tal Tawil, y ha financiado la construcción de mezquitas en Tal Tawil y la aldea de Ikidam, todo ello en el marco del proyecto de transformación esbozado anteriormente.

“Vivir con Dignidad”, en su página de Facebook, solicita donaciones para sus proyectos de vivienda en Siria, a los que se refiere bajo el título del plan “Vivienda Noble”. El anuncio de este proyecto incluye detalles de una cuenta de Bank Hapoalim a la que se pueden hacer donaciones y la información de que el costo de construcción de una sola unidad de vivienda es de 16,000 shekels.

La página de Facebook de la organización señala que recauda dinero para estos esfuerzos en varias comunidades árabes israelíes (o palestinas del 48, como se refiere a ellas), incluidas Kalansuwa, Umm el-Fahm, Jaljulya y Tira.

Esta organización benéfica israelí-árabe/palestina es un componente único en un archipiélago más grande de organizaciones islámicas involucradas en el proyecto de reasentamiento de refugiados árabes en Afrin. Estos incluyen la organización “Ayad al-Bayda” (“Manos Blancas”), con la que “Vivir con Dignidad” coopera estrechamente. Este grupo, establecido en 2013, según su sitio web, a su vez coopera con organizaciones benéficas asociadas a los Hermanos Musulmanes y ONG del Golfo, incluidas “Rahma International” y “Zakat House”, con sede en Kuwait, y “Qatar al-Khairiya”, con sede en Qatar.

Medios partidarios del régimen sirio y otros anti-Erdogan han publicado una serie de artículos sobre este proceso de desplazamiento étnico y transformación demográfica.

Como era de esperar, han encontrado la manera de culpar a Israel por ello. El comentarista sirio Khayyam al-Zoubi, escribiendo en el sitio web en árabe Rai al-Youm en junio de 2021, afirmó que el reasentamiento de refugiados árabes en Afrin forma parte de una “conspiración sionista turca para deportar a los palestinos desarraigándolos del territorio ocupado del área de 1948” hacia el norte de Siria, para establecerse a expensas de los sirios yazidíes y no yazidíes, con el fin de implementar su agenda para destruir a Siria”. Una cuenta de Twitter en idioma kurdo pro-PKK también sugirió que el gobierno de Israel seguramente debe haber “aprobado” las contribuciones financieras de las organizaciones benéficas árabe-israelíes a este proyecto. Un artículo en árabe en el sitio web de Ronahi lamenta que el involucramiento palestino con Erdogan y los Hermanos Musulmanes “contradice la esencia de su justa causa”.

Remarcar las contradicciones no está del todo fuera de lugar. Los mismos organismos que argumentan contra el presunto desplazamiento étnico en un contexto lo defienden y asisten en otro.

Sin embargo, hay una coherencia más profunda aparente aquí. Las actividades islamistas en Siria y más al sur comparten un componente esencial, a saber, la opinión de que solo las comunidades árabes y musulmanas están presentes en el área relevante por derecho y con agencia moral. Se considera que ellos y sólo ellos tienen derecho a una vida digna. Las tácticas pueden diferir según el equilibrio de poder local relevante. Este punto de vista central, sin embargo, parece común a ambos contextos geográficos.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente