La derrota de Rusia en la ONU

El 25 de febrero, Rusia vetó una resolución del Consejo de Seguridad que la condenó por su invasión a Ucrania y exije la retirada total, inmediata e incondicional de sus fuerzas.

Asamblea General de la ONU Patrick Gruban Foto iustrativa: CC BY-SA 2.0 vía Flickr

Por Oded Eran

Tal es su derecho inherente como uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Ya en 1950 los miembros de las Naciones Unidas entendieron que en algunas circunstancias este derecho paraliza al organismo encargado de mantener la paz y la seguridad internacional, y adoptaron una resolución denominada “Unidos por la Paz”, que permite a la Asamblea General cumplir con su compromiso de mantenimiento de la paz y recomendar la acción colectiva a los miembros en situaciones en las que exista una amenaza y violación de la paz, incluido «el uso de la fuerza armada cuando sea necesario».

Aunque esto es solo una recomendación, se requiere una abrumadora mayoría de dos tercios de los votantes para adoptar la decisión.

Así, se presentó a la Asamblea General una moción similar a la que el Kremlin vetó en el Consejo de Seguridad; y en una votación realizada el 2 de marzo, Rusia fue derrotada cuando 141 países de un total de 181 votaron a favor de condenar a Moscú, con la exigencia de que retire sus fuerzas de inmediato.

Cuatro países (Corea del Norte, Bielorrusia, Siria y Eritrea) votaron en contra de la condena, mientras que 35 se abstuvieron.

Foto: Cortesía

El apoyo de Israel a la decisión no fue automático, ya que junto con el deseo de identificarse con los estados liberales encabezados por EE. UU. y la UE, se consideró el papel de Rusia en una serie de cuestiones vitales de seguridad.

La abstención de China plantea un signo de interrogación, a la luz de sus lazos más estrechos con Rusia, evidenciado por la visita de Putin a Beijing para la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno y el manifiesto conjunto de Putin y su anfitrión Xi Jinping desafiando la posición de EE. UU. de liderar el orden mundial actual.

La abstención de India es igualmente interesante, a pesar del diálogo en curso con EE. UU. y la preocupación común de ambos con respecto al empoderamiento de China.

Esto puede explicarse por la importancia de la importación de gas natural y carbón de Rusia y la adquisición del sistema de defensa aérea ruso S-400.

Los países árabes estuvieron divididos: Siria, por supuesto, se opuso, Argelia, Irak, Sudán y Sudán del Sur se abstuvieron, y los Emiratos Árabes Unidos, que se abstuvieron de votar en el Consejo de Seguridad, se movilizaron para apoyar la resolución en la Asamblea General.

Quizás los esfuerzos de persuasión de Estados Unidos en varios países de la región lograron su objetivo.

Turquía, a pesar de su proximidad geográfica y estrecho diálogo con Rusia, apoyó la condena al igual que los otros miembros de la OTAN, mientras que Irán, a pesar de sus numerosos vínculos con Rusia, se abstuvo.

Aunque la decisión de la asamblea es solo de recomendación y no tiene «dientes», es una rara derrota política para Rusia.

El veto en el Consejo de Seguridad de la ONU le da a Rusia una protección muy parcial contra las medidas en su contra.

Los países pueden y ya han impuesto severas sanciones económicas a Rusia, incluso sin el respaldo del Consejo.

Tanto Europa como la OTAN, que favorecen el respaldo de la resolución de la ONU sobre la acción militar, pueden contentarse con la resolución aprobada por la Asamblea General por una abrumadora mayoría.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Internacional