La derecha israelí se une de cara a las elecciones: Shaked encabezará la lista

Ayelet Shaked Foto: Knéset

La líder del partido Nueva Derecha, Ayelet Shaked, anunció que llegó a un acuerdo con el dirigente máximo de la Unión de Partidos de Derecha, Rafi Peretz, para la conformación de una alianza electoral.

La ex ministra de Justicia, Shaked, precisó que la alianza electoral o bloque técnico se llamará “Derecha Unida”. Shaked prometió que seguirá trabajando para tratar de sumar a la lista a otros dos partidos: “Zehut” (Identidad) de Moshé Feiglin, que busca legalizar el consumo de marihuana, y al ultraderechista Otzmá Iehudit (Poder Judío)  de Itamar Ben Gvir, hasta el día jueves cuando deben ser enviadas las listas oficiales de candidatos de cara a las elecciones previstas para el 17 de septiembre.

El pacto sellado entre Shaked y Peretz estipula que la “Derecha Unida” recomendará al primer ministro, Benjamín Netanyahu, para formar el nuevo gobierno, tras las elecciones.

“Semanas de esfuerzos dieron frutos”, expresó satisfecha Shaked, cuya agrupación política no había logrado, en los comicios de abril pasado, alcanzar el umbral electoral del 3,25% para ingresar en la Knéset (Parlamento). “Hemos unificado los partidos de derecha para que no se pierdan votos importantes”.

“En las últimas semanas hemos estado trabajando con mis socios a contrarreloj para que esto suceda. Lo logramos. Ahora buscaremos más adiciones. Tengo intenciones de sumar a Otzma Iehudit y a Zehut”.

El líder de la Unión de Partidos de Derecha (UPD), Rafi Peretz, declaró que “hemos conservado la representación apropiada del sionismo religioso en la lista unificada. Unidos correremos y unidos triunfaremos”. Peretz, bajó un lugar en la lista para permitir que Shaked la encabece.

El tercer lugar es para Bezalel Smotrich, líder de Unión Nacional (agrupación que integra la UPD). El ex ministro de Educación, Neftalí Bennett, ocupa el cuarto puesto en la lista. La UPD colocó seis de sus miembros en los primeros diez puestos; mientras que la Nueva Derecha completa el resto.

En una entrevista ofrecida a la emisora estatal Kan, la ministra, Miri Regev, del partido Likud, se refirió con desdén a la nueva alianza: “Se trata de una unidad ficticia. Ellos volvieron a casa. Habían abandonado a Hogar Judío (Habait Haiehudí), fundaron un partido que no superó el umbral electoral y volvieron a casa. No confío en Bennett y Shaked. Son puras relaciones públicas y un intento de encubrir y vender algo que no existe. Ellos no son menos culpables que [el diputado Avigdor] Liberman por el hecho de repetimos las elecciones”.

El Likud, encabezado por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se expresó molesto porque no se incluyó a otros dos partidos pequeños en la nueva lista: “El bloque de Bennett, Shaked y Smotrich dejó afuera unos 5-6 escaños de la derecha y están poniendo en peligro de forma intencionada al próximo gobierno de derecha. No es demasiado tarde para corregir este peligroso error”.

Según un informe del diario, Yediot Aharonot, la Derecha Unida propuso a Otzmá Iehudit el octavo puesto en la lista, pero el líder de esta última agrupación política, Itamar Ben Gvir rechazó la oferta, exigiendo en cambio introducir dos candidatos en los primeros diez lugares.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios