La complicidad de la Casa Blanca hacia el terror palestino

13 octubre, 2016
Foto Casa Blanca

Jonathan S. Tobin
Biniamín Netanyahu habló preocupado con el secretario de Estado John Kerry durante el fin de semana sobre el esfuerzo palestino de obtener el apoyo para su independencia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sin antes hacer la paz.

Los israelíes quieren que los estadounidenses mantengan su promesa de prevenir que la ONU imponga una solución a Israel que ponga en peligro su seguridad y sus derechos. Se especula que el presidente Obama usará sus últimos meses en el cargo para perjudicar a Netanyahu y a Israel. Pero en lugar de tranquilizar a los israelíes, Kerry dijo a Netanyahu que simplemente él y su jefe todavía están evaluando hacerlo. A continuación, la Casa Blanca se encargó de filtrarlo a Haaretz, medio de comunicación de la izquierda anti-Netanyahu, para garantizar que todo Israel reciba el mensaje.

Ni bien esto sucedió, al día siguiente, la Autoridad Palestina dio a Obama y Kerry una muestra de agradecimiento. A raíz del tiroteo terrorista en Jerusalén, que costó la vida a dos israelíes, Fatah llamó «mártir» en honor al asesino y llamó a una huelga general y a un duelo público en su memoria.

Como informó Palestine Media Watch, la página oficial de Facebook de Fatah alabó el terrorista y sus acciones -que resultó en el asesinato de una mujer de 60 años de edad, así como un policía,- como permitido por el Corán. El atacante fue muerto a tiros por la policía antes de que pudiera matar a más israelíes, pero le valió el elogio de la facción dirigida por el líder de la AP Mahmoud Abbás, a quien el gobierno de EE.UU. considera un «moderado» y un defensor de la paz.

La ironía es que el asesino era un miembro de la facción rival Hamás que gobierna Gaza. Pero en lugar de resaltar la distinción entre su partido y los islamistas, el Fatah de Abbás está dispuesto a mostrar sus partidarios que no hace más que apoyar y legitimar la necesidad de derramar sangre judía. Este último incidente es sólo la punta del iceberg del apoyo de Fatah al terrorismo. Abbás, quien fue extravagantemente elogiado por el presidente Obama por ir al funeral de Shimon Peres, el mes pasado, personalmente ayudó a incitar a la llamada «intifada de los cuchillos» de derramamiento de sangre mediante la difusión de libelos de sangre que clamaban que Israel pretendía dañar las mezquitas del Monte del Templo y llamó a evitar que los santuarios sean profanado por «sucios pies judíos».

Igual de importante, la AP sigue pagando las pensiones a los terroristas presos con el dinero que los EE.UU. y Europa donan para financiar su abultado y corrupto presupuesto. Apenas la semana pasada, el gobierno británico suspendió los pagos de ayuda a la AP a causa de ello. Los británicos no fueron engañados por un subterfugio palestino que pretendía afirmar que las pensiones estaban siendo pagadas por la Organización para la Liberación de Palestina en lugar de la AP. Dado que la AP financia el presupuesto de la OLP, es una distinción que nada distingue.

Mientras que el Departamento de Estado de EE.UU., condenó los asesinatos de Jerusalén, así como las «declaraciones que glorifican este ataque reprobable y cobarde», sus pronunciamientos oficiales deliberadamente evitaron mencionar quién estaba haciendo la glorificación. Más al punto, no sólo los fondos de Estados Unidos continúan fluyendo hacia la AP, sino que además Obama y Kerry dejan a los israelíes con la idea de que EE.UU. los traicionará en la ONU.

 

Fuente: Commentary

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
24 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios