La autocrítica de Elon Musk por el auge del antisemitismo

Elon Musk, el nuevo dueño de la red social Twitter. Foto: Creative Commons.Elon Musk, el nuevo dueño de la red social Twitter. Foto: Creative Commons.

El magnate estadounidense Elon Musk, dueño de la plataforma de comunicación digital X, confesó este lunes durante un congreso contra el antisemitismo en internet que fue «ingenuo» al menospreciar las expresiones de odio contra los judíos y se comprometió a reducirlas al máximo.

«Quiero asegurarme de que haya la menor cantidad de expresiones de antisemitismo posibles en X», aseguró Musk, que agregó que «es imposible llegar a cero, porque siempre habrá alguien que burle las normas».

El propietario de Tesla y Space X fue entrevistado hoy en Cracovia (sur) por el presentador estadounidense Ben Shapiro, en el marco de un simposio organizado por la Asociación Judía Europea (EJA), tras visitar esta mañana el campo de exterminio nazi de Auschwitz y rendir allí un homenaje a las víctimas del Holocausto.

Al ser preguntado sobre la polémica en la que se vio envuelto hace unos meses, cuando difundió en sus redes sociales mensajes conspiracionistas contra la comunidad judía, Elon Musk dijo sentir haber sido «ingenuo» con respecto al auge del antisemitismo.

La posibilidad de que estuviera tan extendido le parecía «absurda», antes de volverse consciente de su existencia al ver «los pogromos y manifestaciones que han ocurrido en muchas ciudades occidentales».

Musk, que lucía un colgante en apoyo de los secuestrados por Hamás en Gaza, comentó también la situación allí y abogó por «el fin del adoctrinamiento de los niños a los que, en cuanto son capaces de comprender el lenguaje, se les dice que tienen que matar judíos».

Según el magnate, quien bromeó sobre el posible origen hebreo de su nombre -Elon- y se autodefinió como «judío aspiracional», Israel debería «librarse de Hamás», a cuyos miembros deberían matar o encarcelar.

Además, ha de poner fin al supuesto adoctrinamiento de los niños palestinos y ser capaz de un «conspicuo acto de amabilidad» hacia los habitantes de Gaza que renuncien a la violencia, pues, según afirmó, ofrecer un acercamiento «es mucho más difícil que odiar».

El considerado hombre más rico del mundo arremetió además contra lo que calificó de «ideologías alejadas de la realidad» que «combinan el apoyo a Hamás, la defensa de la comunidad LGBT y cosas así» y defendió la meritocracia y valorar a las personas «por lo buenas que son en su trabajo, no por su raza, sexo o religión».

Musk recordó que su padre luchó en la Segunda Guerra Mundial durante años, lo que le dejó «profundamente traumatizado», e instó a «recordar que muchísima gente luchó y murió para salvar a los judíos».

Agencias contribuyeron con este artículo de AURORA.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios