La apuesta rusa de combatientes sirios en Ucrania podría tener repercusiones para el régimen sirio e Israel

El movimiento de combatientes sirios a Ucrania tendrá un impacto significativo en la dinámica interna de Siria, e Israel necesita monitorear la situación de cerca.

Foto: Kremlin.ru

Por la Dra. Marta Furlán

Mientras el ejército ruso continúa luchando en Ucrania, ha habido informes sobre la participación de mercenarios, principalmente de Siria.

De acuerdo con un informe de The New York Times, cientos de sirios van camino a unirse a las fuerzas rusas en Ucrania. Según un diplomático occidental y un aliado del gobierno sirio en Damasco, al menos 300 soldados llegaron a Rusia para recibir entrenamiento antes de dirigirse a Ucrania.

La inteligencia militar ucraniana afirmó que 150 mercenarios fueron enviados desde la base aérea rusa Hmeimim en Siria a Rusia a mediados de marzo para participar en acciones militares contra Ucrania. Además, más de 30 combatientes habían regresado a Hmeimim “tras de ser heridos en combates por los defensores ucranianos”. En cambio, oficiales militares de Estados Unidos dicen que los combatientes sirios no están siendo transportados para combatir en nombre de Rusia en Ucrania. El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, manifestó: “No hemos visto una afluencia a Ucrania de combatientes extranjeros reclutados por Rusia, pero estamos viendo un interés de Rusia en hacer precisamente eso”.

No sería la primera vez que se reclutan combatientes sirios para luchar en el extranjero. Turquía, por ejemplo, reclutó mercenarios sirios para luchar en lugares tales como Azerbaiyán y Libia. No está del todo claro el papel de los sirios en el conflicto ruso-ucraniano. No obstante, muchos sirios parecen dispuestos a combatir en Ucrania.

Los medios sirios retratan a Rusia como ganadora en Ucrania. Muchos combatientes extranjeros potenciales son así animados a creer que los contratos para unirse a las fuerzas armadas rusas serían un trabajo temporal y bien remunerado en el que la victoria y, en última instancia, el regreso seguro a casa está asegurado. También ven la lucha en Ucrania como necesaria para obtener un ingreso decente cuando las oportunidades laborales en Siria son mínimas. Algunos de los trabajos disponibles más estables están en el ejército o las milicias, pero no pagan bien.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, citando fuentes militares sirias, dijo que un salario mensual de 1.000 euros es estándar, junto con una compensación de 7.000 euros para los heridos y 15.000 euros para las familias de los combatientes muertos. Además, algunas unidades han desarrollado una lealtad a Rusia por su apoyo al régimen sirio, que alienta a los combatientes a desplegarse en Ucrania para devolverle a Moscú su ayuda.

Desde marzo, supuestos contratos para luchar en Ucrania han sido compartidos en grupos de Facebook que tradicionalmente se utilizan para reclutar sirios para las unidades del régimen. Sin embargo, aún no está claro si tales publicaciones son auténticas.

El Kremlin también está recurriendo a combatientes chechenos y contratistas militares privados del Grupo Wagner ruso. Ramzan Kadyrov, presidente de la República Chechena de Rusia y aliado del presidente ruso Vladimir Putin, dijo dos días después de la invasión que las fuerzas chechenas están en Ucrania listas para cumplir las órdenes de Putin. El Grupo Wagner es financiado por Yevgeny Prigozhin, socio de Putin, y se ha desplegado en varios países, proporcionando al Kremlin una negación plausible.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, habló de “más de 16.000 solicitudes” recibidas de Oriente Medio. Significativamente, el anuncio se produjo después de que el gobierno ucraniano dijera que alrededor de 20.000 combatientes extranjeros de muchas naciones, en su mayoría países occidentales, se han unido a la Legión Internacional para la Defensa Territorial de Ucrania.

Costos y beneficios para Rusia

Si bien el Kremlin había planeado una campaña corta y algunos días de operaciones; está empantanado en una guerra cuyas fuerzas no estaban preparadas adecuadamente. Para Moscú, los combatientes sirios son una fuerza mercenaria de bajo costo que puede ayudarle en Ucrania. Además, Rusia espera que la experiencia adquirida por los combatientes sirios en su guerra civil ayude a su ejército a cambiar el curso de la batalla.

Asimismo, las fuerzas rusas han sufrido muchas bajas, lo que genera preocupación en el Kremlin sobre el mantenimiento del apoyo interno a la guerra. Aquí, el uso de combatientes extranjeros es una opción conveniente para Rusia ya que no influyen en la política interna. Las imágenes de noticias de soldados rusos muertos y capturados podrían afectar la popularidad del gobierno ruso.

Además, el anuncio de Rusia sobre los combatientes sirios también podría indicar que Moscú se está preparando para escalar.

Sin embargo, si bien facilitar que los mercenarios sirios se unan a la guerra podría permitir a Rusia lidiar con algunos de sus desafíos, también es una opción llena de riesgos. Cuantos más combatientes sirios estén involucrados en Ucrania, más se arriesga la posición rusa dentro de Siria.

Un redespliegue de sirios en Ucrania podría dar más ímpetu a los grupos rebeldes sirios y dejar expuesto al régimen del presidente Bashar Al Assad. Si miles de sirios se unen a la guerra en Ucrania, inevitablemente se debilitará el ejército en Siria. Hayat Tahrir al-Sham y otros grupos armados de oposición podrían ver esto como una oportunidad para lanzar una ofensiva y recuperar los territorios perdidos durante los últimos siete años de enfrentamientos.

La perspectiva israelí

El movimiento de combatientes sirios a Ucrania tendrá un impacto significativo en la dinámica interna de Siria, e Israel necesita monitorear la situación de cerca. Por ejemplo, la participación de Siria en Ucrania podría conducir al fortalecimiento de los grupos armados islamistas anti-Assad y el posible descenso de Siria a una nueva guerra civil.

Israel debe mantener la neutralidad con respecto a la guerra ya que Rusia se encuentra en la frontera norte de Israel y durante años ha permitido ataques israelíes contra objetivos iraníes y de Hezbollah en Siria que son cruciales para la seguridad nacional de Israel.

La perspectiva de que Irán pueda encontrarse en una posición mejor y más fuerte en Siria si Israel adopta una postura antirrusa es un riesgo demasiado grande para correr.

Fuente: JISS The Jerusalem Institute for Security and Strategy

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa