La Administración de EEUU intensifica sus declaraciones contra Israel y sus políticas

Joe Biden y Benjamín Netanyahu Foto: Casa Blanca vía Twitter

Por el Dr. Chuck Freilich y el coronel (retirado) Eldad Shavit

En los últimos días, la Administración Biden ha agudizado significativamente sus declaraciones contra el primer ministro Netanyahu y las políticas de Israel.

En una crítica personal inusual, el presidente Biden afirmó el 9 de marzo que el primer ministro Netanyahu está haciendo «más daño que bien a Israel y sus intereses».

En un claro intento de hablar directamente con el pueblo de Israel y pasar por alto al primer ministro, el presidente estadounidense expresó interés en dirigirse a la Knesset [Parlamento].

De hecho, Biden repitió su posición de que Israel tiene «derecho a seguir persiguiendo a Hamás», pero subrayó que una operación israelí en Rafah constituiría una «línea roja», pero no es posible que «30.000 palestinos más mueran como consecuencia de la persecusión, después, hay otras maneras de lidiar con el trauma causado por Hamás».

Al mismo tiempo, Biden destacó «que nunca abandonaré Israel.

La defensa de Israel sigue siendo crítica, por lo que no hay una línea roja en la que vaya a cortar todas las armas para que no tengan la Cúpula de Hierro para protegerlos».

El presidente rechazó la afirmación de que muchos votantes estadounidenses creen que Israel está cometiendo genocidio en Gaza, y que ese fue el mensaje que le enviaron los votantes en las recientes primarias.
Estas palabras del presidente se produjeron tras el discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso, en el que afirmó que la solución de dos Estados es «la única solución real» y la única manera de garantizar la seguridad y la democracia en Israel, para que los palestinos pueda vivir en paz y dignidad, y que Israel pueda vivir en paz con todos sus vecinos, incluido Arabia Saudita.

El presidente enfatizó que está trabajando para lograr un acuerdo sobre los rehenes y un alto el fuego de seis semanas y que está en contacto con los líderes árabes, incluidos Arabia Saudita, que están «preparados para reconocer plenamente a Israel y comenzar a reconstruir la región. . . lo que viene después de Gaza. Es una decisión difícil, pero hay mucho que se puede hacer».

El presidente también declaró que Hamás puede poner fin inmediatamente a la guerra si libera a los rehenes y depone las armas.

Como afirmó Biden, Israel «carga con un peso adicional porque Hamás se esconde y opera como cobardes entre la población civil», pero Israel tiene la responsabilidad básica de proteger las vidas inocentes.

La mayoría de los 30.000 muertos en Gaza no están, según Biden, identificados con Hamás; muchos miles son mujeres y niños, huérfanos, y alrededor de dos millones de palestinos viven bajo ataque o han huido de sus hogares.

Las duras críticas de la Administración estadounidense reflejan su creciente frustración e incluso enojo ante lo que percibe como la negativa del primer ministro Netanyahu a responder a las demandas estadounidenses y convertirse en un obstáculo para el progreso. Destacan el continuo apoyo del presidente a Israel, y su determinación –incluso frente a las duras críticas por parte de algunas alas de su partido– de no utilizar el suministro de armas como medio para influir en la política israelí también sigue siendo firme.

Sin embargo, el fracaso de los esfuerzos para llegar a un acuerdo sobre los rehenes y la consiguiente escalada de los combates, incluida su expansión a la zona de Rafah, pueden acelerar un cambio en la posición de la Administración, incluida la decisión de utilizar palancas políticas (promover una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre un alto el fuego) y militares (reducir la transferencia de ayuda militar y/o ampliar las restricciones para su uso).

Fuente: INSS The – Institute for National Security Studies

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios