Israel pagará el precio de las tensiones entre la Autoridad Palestina y Hamás

Foto: REUTERS / Suhaib Salem

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs. 

  • La remoción de los oficiales de la Autoridad Palestina del cruce de Rafah, ordenada por Mahmoud Abbas, puede llevar al cierre del cruce y al colapso de los entendimientos para una calma relativa entre Israel y Hamás.
  • Es posible que Israel pague el precio de las tensiones entre la Autoridad Palestina y Hamás, ya que Hamás está tratando de obligar a Israel a ejercer presión sobre Mahmoud Abbas para que rescinda sus sanciones en la Franja de Gaza.

El aumento de la tensión en los últimos días entre la Autoridad Palestina (AP) y Hamás ha llevado al presidente de la AP, Mahmoud Abbas, a intensificar el conflicto con Hamás y ordenar la remoción de los oficiales fronterizos de la AP del cruce de Rafah, entre Gaza y Egipto. El 6 de enero de 2019 los miembros de la Unidad de Cruces de Hamás se mudaron al cruce de Rafah y tomaron las posiciones que anteriormente ocupaban los oficiales de Abbas.

El cruce de Rafah es la única salida terrestre de la Franja de Gaza hacia el mundo árabe. El cruce estuvo a cargo del personal de la AP durante varios meses, en el marco de los entendimientos para la reconciliación entre Hamás y la AP, logrados a través de la mediación egipcia, lo que permitió la apertura en forma continua y la mitigación de la crisis humanitaria que enfrentan los residentes de la Franja de Gaza.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, vuelve a presionar la Franja de Gaza en su punto más sensible. Está claro que el cierre total del cruce es solo cuestión de tiempo. Egipto no está preparado para permitir que Hamás opere el cruce de la frontera con Gaza en el lado palestino. Según los acuerdos, se supone que la Autoridad Palestina debe operar en su calidad de representante único y exclusivo del pueblo palestino. Por lo tanto, es razonable que Egipto lo cierre totalmente en breve, lo que volverá a plantear la cuestión de la crisis humanitaria que sufren los más de dos millones de palestinos que viven en Gaza.

Egipto ya anunció que el 8 de enero permitirá el movimiento de mercancías y personas en una sola dirección, desde Egipto hacia Gaza.

El 7 de enero, la sede de la campaña «Return March» (Marcha del Retorno), patrocinada por Hamás, emitió un aviso pidiendo a la administración palestina que rescindiera el retiro de los oficiales del cruce de Rafah, que llevará al cierre del cruce y advirtió sobre la intensificación de la crisis humanitaria en la Franja de Gaza.

El aviso indicaba que el cierre del cruce significa un retorno a todos los «medios populares» (de protesta) y una explosión de la situación. También pidió a Egipto que interviniera para cambiar la situación y continuar en sus intentos por lograr la unidad y abrir el cruce, que sirve como «un respiro» para los 2,3 millones de palestinos que viven en Gaza.

Hamás percibe que Mahmoud Abbas está retirando a los oficiales de la AP del cruce de Rafah con la intención deliberada de lograr el cierre de todos los cruces, también separando a Gaza de Cisjordania a través de los cruces israelíes, y como una forma de implementar el Acuerdo del Siglo de Trump.

Hamas está amenazando con renovar los actos de violencia en la Franja de Gaza para presionar a Israel para que, a su vez, presione a la Autoridad Palestina para que devuelva sus oficiales al Paso de Rafah.

En cualquier caso, se produjo una escalada a lo largo de la valla fronteriza durante la primera semana de enero de 2019, cuando un avión modelo con una trampa que transportaba una gran carga explosiva fue enviado desde Gaza a Israel y además fue disparado un cohete hacia Ashkelon.

En respuesta, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) atacaron posiciones de Hamas en el sur y norte de Gaza. El ataque fue comedido, según las instrucciones del establishment político, pero ahora está claro que Mahmoud Abbas ha agregado un peligroso y volátil elemento a la frágil situación en Gaza. Cerrar el cruce de Rafah puede intensificar la explosión de una nueva situación en la frontera de Gaza.

Este riesgo podría llevar al colapso de los entendimientos que han estado vigentes hasta ahora sobre la calma entre Israel y Hamás.

El primer logro de la Marcha del Retorno de Gaza

La apertura del cruce de Rafah en agosto de 2018 fue el primer logro palestino de la campaña Marcha del Retorno que se lanzó el 30 de marzo de 2018.

Egipto abrió el Paso de Rafah de manera consistente a principios del mes de Ramadán en 2018, de conformidad con las órdenes del presidente Sisi, para aliviar la crisis humanitaria que sufren los residentes de Gaza.

Antes del Ramadán, Egipto solo abría el cruce una vez cada tres o cuatro meses durante un período de tres días.

Egipto abrió el cruce de manera continua para absorber y contener la furia popular de las calles de Gaza, que es el resultado del embargo y de la campaña de la Marcha de Retorno. El supuesto de trabajo de la inteligencia egipcia es que la presión humanitaria debe aliviarse para evitar una explosión en la Franja de Gaza.

Según los elementos de Hamás, el cruce se reabrió después de que se alcanzara un acuerdo entre la inteligencia egipcia y el liderazgo de Hamás para detener el apoyo de Hamás a la división de ISIS en el norte del Sinaí, que participa en actividades terroristas contra el Gobierno egipcio y sus fuerzas de seguridad.

Egipto teme que el cierre del cruce resulte en una fuerte presión en la Franja de Gaza, lo que provocará que decenas de miles de palestinos estallen a través de la frontera con Egipto y se produzca su ingreso masivo a la península del Sinaí para obtener productos alimenticios y gas, como ocurrió en 2008. Esto podría causar un gran número de víctimas debido a que el ejército egipcio usaría la fuerza en su intento por prevenir la violación de la frontera entre Egipto y la Franja de Gaza.

La medida que Abbas tomó para retirar a sus hombres del cruce de Rafah puede hacer que se acumule una bola de nieve y destruya lo que Hamás ha logrado a través de su campaña Marcha de Retorno (que condujo a la apertura del cruce de Rafah) y conduzca a la reanudación de los eventos violentos en la frontera de Gaza.

El interés de Israel es prevenir el deterioro de la situación de seguridad. Mientras tanto ha puesto fin, hasta nuevo aviso, a la entrada de fondos de Qatar a Gaza por la suma de $15 millones, que se utilizarían para pagar los salarios de los funcionarios de Hamás luego de esta reciente escalada, y también como manera de ejercer presión sobre Hamás. Es dudoso que esto ayude. Hamás no está interesado en una gran confrontación militar en Gaza, pero está tratando de utilizar amenazas y ataques con cohetes como un medio para hacer que Israel presione a la Autoridad Palestina para que rescinda sus sanciones en Gaza.

Las esperanzas están puestas en Egipto y en que el presidente Sisi logre persuadir a Abbas para que retire su decisión con respecto al cruce de Rafah, o que Sisi acepte el control temporal de Hamas del cruce, para que pueda continuar operando y evitar cualquier empeoramiento de la crisis humanitaria en Gaza.

Mahmoud Abbas está tratando, a través de nuevas sanciones, de empujar a Hamás a una confrontación militar con Israel. Le preocupa que Hamás esté tratando de socavar su gobierno en Cisjordania, y está tratando de prevenir esto al agitar a los residentes de Gaza en su contra.


Acerca de Yoni Ben Menachem: es un veterano comentarista de asuntos árabes y diplomáticos de la Radio y Televisión de Israel, es un analista de Oriente Medio en el Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como Director General y Editor en Jefe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios