19 diciembre, 2020

Israel necesita una estrategia para el Cáucaso

Israel debe mantener su profunda relación histórica con Azerbaiyán, pero el pueblo judío también tiene vínculos comunes con los armenios. Jerusalén debe buscar un papel más importante en la región para negociar la paz y evitar que Irán y Turquía se afiancen en la zona. Los recientes enfrentamientos sobre la disputada región de Artsaj / […]

Mapa de alto el fuego de Artsaj 2020, imagen de Mapeh Wikipedia CC BY-SA 4.0

Israel debe mantener su profunda relación histórica con Azerbaiyán, pero el pueblo judío también tiene vínculos comunes con los armenios. Jerusalén debe buscar un papel más importante en la región para negociar la paz y evitar que Irán y Turquía se afiancen en la zona.

Los recientes enfrentamientos sobre la disputada región de Artsaj / Nagorno-Karabaj en el sur del Cáucaso amenazan con iniciar una nueva guerra entre Armenia y Azerbaiyán. Como muchas disputas territoriales en África y Oriente Medio, ésta comenzó con el trazado de fronteras coloniales y promesas incumplidas por parte del Imperio soviético, producto de las tácticas de dividir y conquistar de Josef Stalin. Esto ha contribuido a que Armenia dependa del apoyo militar de Rusia, y algunas de las bases militares más grandes de Rusia se encuentran en ese país.

Irán también apoya a Ereván (en menor medida) por tres razones principales: preocupación por el separatismo azerí en casa, la considerable comunidad armenia de Irán y la influencia turca en el Cáucaso. Mientras tanto, Turquía busca aumentar su propia influencia en Bakú contra su histórico enemigo armenio y, al mismo tiempo, coloca a los yihadistas sunitas en las fronteras de sus «enemigos» rusos e iraníes.

Todo esto es un mal augurio para Israel y presenta al Estado judío un difícil desafío. Los judíos han compartido experiencias con los armenios, pero la relación de Israel con Bakú es importante para la seguridad regional de Jerusalén. Por lo tanto, debe haber una renovada estrategia del Cáucaso para que Israel entre en el resto del siglo XXI.

Los pueblos judío y armenio tienen muchos puntos en común. Ambos sufrieron un ataque genocida en el siglo XX debido a sus etnias y creencias. En 1915, en el apogeo de la Primera Guerra Mundial, los cristianos armenios, junto con sus correligionarios asirios y griegos, fueron masacrados en un acto de genocidio por parte del Imperio otomano musulmán. Durante la Segunda Guerra Mundial, los judíos fueron víctimas del genocidio infligido por la Alemania nazi. Berlín tenía una estrecha relación histórica con Ankara, e incluso se inspiró en parte en el genocidio infligido por los otomanos para comenzar el Holocausto.

Además de su historia común de genocidio y persecución, judíos y armenios también han compartido muchos de los mismos oficios por la misma razón: a menudo estaban restringidos a trabajos comerciales o relacionados con comerciantes debido a la discriminación en las sociedades europeas o de mayoría musulmana.

Después de largas luchas, ambos pueblos finalmente recuperaron la soberanía sobre sus tierras indígenas, y el conflicto sobre Artsaj / Nagorno-Karabaj recuerda un poco al conflicto de Israel con los palestinos en la Ribera Occidental [Cisjordania]. Según el derecho internacional, Armenia e Israel ocupan tierras reservadas para árabes palestinos y azeríes étnicos, respectivamente. Pero las tierras en cuestión fueron históricamente el núcleo de las civilizaciones judía y armenia antes de las campañas de limpieza étnica, el asentamiento de extranjeros y las tácticas de dividir y conquistar de las potencias coloniales. Las negociaciones han dado lugar a callejones sin salida muchas veces, y el conflicto violento en ambas áreas en disputa es un hecho habitual.

Lamentablemente, la historia ha excluido a las dos naciones de lo que debería ser una alianza natural. Armenia está aislada de la mayor parte de la región y depende para el comercio y la supervivencia económica de Rusia e Irán, dos países que difícilmente son amigos de Israel. De manera similar, debido al conflicto árabe-israelí y la «alianza de la periferia», Israel ha tenido una alianza histórica con Turquía, el archienemigo de Ereván, y se negó a reconocer el genocidio armenio.

Las relaciones de Ereván con Irán y de Jerusalén con Turquía han generado una atmósfera de desconfianza entre las dos capitales. Armenia ha votado constantemente a favor de los palestinos en la ONU, y muchos armenios en países árabes han apoyado la “resistencia” contra Israel a pesar de que Israel es el hogar de una población armenia.

Tanto con Azerbaiyán como con Armenia, los judíos históricamente han enfrentado poco antisemitismo en comparación con el Medio Oriente y la ex Unión Soviética. Israel tiene una gran población judía azerí. Aunque Azerbaiyán es una dictadura musulmana chiíta, es muy secular y bastante independiente de las decisiones de política exterior turcas a pesar de sus «lazos fraternos». Compra grandes cantidades de armas sofisticadas de Israel, que a su vez recibe la mayor parte de su petróleo de la nación del Mar Caspio.

Azerbaiyán, al igual que Israel, ve a Irán como un rival geoestratégico y, según se informa, ha acordado permitir que Israel use su territorio para llevar a cabo operaciones de inteligencia e incluso ataques aéreos contra la República Islámica. A Bakú le preocupan los planes expansionistas de Teherán, el maltrato de su minoría azerí, el apoyo a Armenia y la ocupación histórica de tierras azeríes. Todas estas son razones perfectas para una estrecha relación entre Bakú y Jerusalén, tanto es así que el dictador de Azerbaiyán a menudo hace todo lo posible para elogiar el papel de la comunidad judía del país en la historia de Azerbaiyán. Si bien Azerbaiyán también vota a favor de los palestinos en la ONU, lo hace más para mantener lazos con otros países musulmanes que podrían sentirse incómodos con su alianza con Israel que por cualquier sentido de solidaridad con Ramallah o la ciudad de Gaza.

Las cambiantes realidades en la región requieren una nueva estrategia israelí para mantener los lazos con Azerbaiyán y expandirlos con Armenia. Es importante que Jerusalén adopte una política más equilibrada en la región, una que cultive una amistad más profunda con Armenia sin abandonar a su aliado de Bakú.

Turquía, es seguro decirlo, ha pasado de ser un amigo a quizás el rival geopolítico más peligrosamente sofisticado de Israel. Apoya abiertamente a Hamas, aplasta a los aliados kurdos de Israel y busca islamizar a Azerbaiyán enviando yihadistas sirios a luchar contra Armenia en su nombre. Ankara también ha invadido los intereses económicos del gas de Israel en el Mediterráneo. Ya es hora de que Jerusalén abandone su aprensión por ofender a Ankara y reconozca el genocidio armenio.

Hacerlo podría traer al embajador armenio recientemente designado de regreso a Tel Aviv, quien fue retirado debido a las ventas de armas israelíes a Azerbaiyán durante la reciente ronda de violencia. Un distanciamiento de la relación Ankara-Jerusalén también podría conducir a una reducción recíproca de los lazos entre Ereván y Teherán.

Israel también debe tomar la decisión moral de poner fin o no a la venta de armas a Bakú. Ahora que tiene paz con Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, no depende tanto del petróleo azerí como lo ha sido históricamente. Por lo tanto, existe un peligro menos significativo de un movimiento recíproco si Israel detiene la venta de armas, incluso si tal suspensión se limita solo a rondas de conflicto.

La otra opción es vender armas de igual calidad y cantidad a Armenia a fin de crear equilibrio, disuasión y una probabilidad de alto al fuego. Si ambos países tienen armas igualmente sofisticadas, es menos probable que estén dispuestos a arriesgarse a una guerra devastadora que podría terminar sin un claro ganador. Si Israel termina con mejores relaciones con ambos países, podría desempeñar el papel de pacificador entre las dos partes de tal manera que mitigaría o bloquearía directamente la influencia turca e iraní en la región. También podría empoderar a los aliados occidentales, como Francia y Estados Unidos, en la región a expensas de Rusia.

Jerusalén no debe poner excusas para abandonar la moral por la estrategia; tampoco debe ser tan imprudente como para hacer lo moral a expensas de su propia seguridad. Es posible tomar un punto intermedio que potencie la influencia del Estado judío. Tener buenas relaciones tanto con Armenia como con Azerbaiyán requiere una política más imparcial en la región.

Israel debería suspender la venta de armas a Azerbaiyán o debería suministrarlas también a Armenia para nivelar el campo de juego. Esto probablemente pondría fin a la violencia y daría una oportunidad a las conversaciones de paz. Al mismo tiempo, Israel debe reconocer la actual amenaza turca y entablar relaciones más estrechas con el pueblo armenio, con quien los judíos comparten muchas experiencias trágicas.

Después de todo, los actuales aliados mediterráneos de Israel: Chipre y Grecia, estuvieron una vez mucho más cerca de los palestinos y los países árabes, en parte debido a los estrechos vínculos de Israel con su enemigo, Turquía. La situación es drásticamente diferente hoy. Si Jerusalén va a contrarrestar a Ankara, necesita tantos aliados como pueda. Y si Israel ha de ser una luz para las naciones, debe establecer el estándar de oro cuando se trata de reconocer y recordar el genocidio.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Dmitri Shufutinsky se graduó del programa de maestría en Paz Internacional y Resolución de Conflictos de la Universidad de Arcadia. Actualmente vive como Soldado Solitario en el Kibbutz Erez, Israel, sirviendo en la Brigada Givati ​​bajo el programa Garin Tzabar.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios