Israel celebra la fiesta judía de Purim, este año sin restricciones

Se hacen grandes fiestas de disfraces por todo el país y el precepto religioso de turno es beber hasta la embriaguez, este año sin restricciones por el coronavirus.

Efectivos de una unidad de elite de la Policía entretienen a los niños en un hospital de Israel Foto Policía de Israel vía Facebook

Israel celebra hoy Purim, una de las festividades más populares del judaísmo.

Esta festividad carnavalesca -que tanto religiosos como seculares festejan de distintas maneras- rememora el episodio bíblico en que la reina Esther intercede para salvar de un genocidio a los judíos del Imperio Persa.

La festividad empezó ayer al anochecer en la mayor parte de Israel, mientras que en Jerusalén dará comienzo cuando anochezca hoy por la tarde, ya que la tradición marca que se tiene que conmemorar con una jornada de posterioridad en las ciudades amuralladas.

En Tel Aviv, urbe liberal a las orillas del Mediterráneo, había esta mañana gente disfrazada con todo tipo de atuendos, con bares abiertos desde bien temprano y muchas personas en los restaurantes.

Pese a que oficialmente hoy es una jornada laborable en Israel, el ambiente tanto en las calles como en lugares de trabajo es festivo.

A su vez, la falta de restricciones de la fiesta de Purim de este año contrasta con el pasado, cuando el Gobierno impuso un toque de queda nocturno de tres días para evitar las aglomeraciones y un aumento de casos de COVID-19.

Esta festividad recupera el episodio del Libro de Esther, en que Hamán, gran visir del Imperio Persa, pidió al rey Asuero que matase a todos los judíos de su reino porque no toleraba que el padre adoptivo de Esther, Mordejai, no se arrodillara ante él.

Esta, una mujer judía que era la reina de Persia, ayudó entonces a evitar el genocidio después de interceder ante Asuero.

El rey autorizó a los judíos que se defendieran y durante la jornada fijada para la ejecución, el 13 del mes hebreo de Adar, la comunidad judía consiguió derrotar a sus enemigos.

Al día siguiente, los judíos del Imperio Persa conmemoraron su victoria y llamaron a la fiesta «Purim».

Por esta festividad es común el consumo en grandes cantidades de alcohol, sobre todo entre comunidades ultraortodoxas, donde las imágenes de religiosos completamente ebrios son una estampa típica.

Este año, a diferencia de los cinco anteriores, Israel no impondrá un cierre de los puestos de control de Gaza y Cisjordania (Judea y Samaria), una medida que busca mantener el paso de los palestinos que trabajan en Israel y reducir tensiones. EFE y Aurora

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Actualidad