¿Israel adopta la narrativa polaca del Holocausto?

23 noviembre, 2016
Foto Facebook

La primera ministra polaca Beata Szydlo visitó Israel junto con varios ministros, en el marco del reforzamiento de las relaciones bilaterales. Las reuniones abarcaron temas como la cooperación comercial en materia de tecnologías espaciales, creación de empresas, ciberseguridad y medicina.
«Israel es un socio muy atractivo para nosotros, sobre todo en la economía y el comercio, porque es un país altamente desarrollado que promueve tecnologías avanzadas e innovadoras», dijo el ministro de exteriores polaco Witold Waszczykowski a periodistas en Jerusalén, quien agregó que se han tomado las decisiones para establecer la cooperación en diversos campos entre instituciones y agencias de ambos países, como así la creación de consejos empresariales, foros y mesas redondas.
Como fruto de este acercamiento, Israel y Polonia realizaron una declaración conjunta polémica sobre el pasado histórico que no hizo mención a la persecución de los judíos de Polonia durante el Holocausto a pesar de los varios párrafos dedicados a la memoria del Holocausto.
Los críticos sostienen que el gobierno derechista de Polonia ha estado tratando de destruir ese y otros hechos desagradables de los registros históricos.
Un funcionario israelí de alto rango dijo que en ningún momento durante las conversaciones Israel intentó incluir nada sobra los polacos que colaboraron con los nazis durante el Holocausto.
De acuerdo con el funcionario, el principal problema que preocupaba a los israelíes era la legislación impulsada por Varsovia que pueda restringir la investigación académica sobre el Holocausto. El primer ministro Biniamín Netanyahu planteó esta cuestión con la primera ministra de Polonia Beata Szydlo durante una reunión de gabinete conjunta en Jerusalén.
«Estoy de acuerdo en que la verdad es la verdad, pero es necesario investigar de manera abierta y libremente», declaró Netanyahu a sus colegas polacos. «Había colaboradores nazis de todos los países, incluidos los polacos», agregó.
De acuerdo con el funcionario, Szydlo respondió que su gobierno no trató de socavar o limitar la investigación del Holocausto, y que este punto se hizo hincapié en la legislación.
La declaración conjunta ha recibido críticas mixtas de los historiadores. Polonia no prometió explícitamente dejar de perseguir a los investigadores que estudian los crímenes de Polonia durante el Holocausto, sólo acordó una declaración general que apoya la libertad académica.
En cualquier caso, Israel aceptó la demanda de Polonia de una condena explícita del término «campos de exterminio de Polonia.» El gobierno polaco teme que este término podría confundir a la gente en la creencia de que los polacos establecieron y dirigieron los campos de exterminio nazi en la Polonia ocupada.
El Gobierno de Polonia está avanzando en la legislación que impondría penas de cárcel a todo aquel que afirma que los polacos colaboraron en los crímenes nazis, a los que ponen en duda la idea de que los polacos fueron sólo víctimas de los nazis o a aquellos utilizan el término «campos de exterminio de Polonia.»
Pero para el Prof. Yehuda Bauer, un historiador del Holocausto líder y ex historiador jefe en el museo Yad Vashem, el comunicado también tuvo aspectos positivos, como lo expresa un párrafo de la declaración: «Los dos gobiernos se oponen firmemente a cualquier forma de discriminación por motivos raciales y el antisemitismo, así como cualquier intento de distorsionar la historia de los pueblos judío o polaco al negar o disminuir la victimización de los judíos durante el Holocausto, o el uso de los términos erróneos de la memoria como «campos de exterminio de Polonia'».

 

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios