20 noviembre, 2021

Irán no abandonará Siria en un futuro próximo

Contrariamente a los informes de los medios regionales, no hay indicios de una inminente retirada de tropas de Irán de Damasco.

Carretera decorada con pancartas con imágenes del presidente de Siria, Bashar Assad, y el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, en la aldea libanesa de al-Ain, cerca de la frontera con Siria. (Foto: Aziz Taher / REUTERS)

Por Jonathan Spyer

La salida de un comandante de la Guardia Revolucionaria iraní (IRGC, por sus siglas en inglés) de Siria este mes ha llevado a algunas especulaciones en los medios regionales de que el régimen sirio está tratando de recalibrar sus relaciones con Teherán. Dos medios de comunicación sauditas afirmaron que el oficial fue destituido por orden directa del presidente Bashar Assad. Según los informes, en Al Arabiya y Al Hadath, las actividades independientes del oficial, en violación de la soberanía siria, dieron lugar a la orden de expulsión.

Un artículo adicional del comentarista libanés Ali Hashem en Al-Monitor decía proporcionar más detalles sobre el creciente sentimiento en la cúpula del régimen contra la presencia iraní.

Según Hashem, que cita una fuente no identificada, el propio Assad es cauteloso y desea evitar presionar a los iraníes para que se vayan. Un segundo campo desea adoptar una postura más firme, con la intención de inducir a los iraníes a «aceptar que la guerra en Siria ha terminado y que no hay necesidad de su presencia». Este campo, según la fuente de Hashem, incluye a la esposa del presidente, Asma, y ​​al hermano menor del presidente, Maher.

El oficial en cuestión, el general Javad Ghafari, fue nombrado comandante de las fuerzas del IRGC en Siria en el apogeo de la guerra civil, en 2015. Reemplazó al general del IRGC Hossein Hamadani, quien fue abatido ese año, el comandante iraní de mayor rango muerto en Siria.

Una observación más cercana de los eventos en Siria sugiere que estas afirmaciones deben tratarse con cierto escepticismo. No hay duda de que Ghafari fue desplegado en Siria y ahora se ha marchado. Pero la medida en que su partida refleja un esfuerzo sirio por separar al régimen de sus patrocinadores iraníes sigue siendo profundamente cuestionable.

El presidente sirio Bashar Assad se dirige a los miembros del parlamento de su país en Damasco en agosto (Foto: SANA / REUTERS)

Esto se debe a dos razones: en primer lugar, porque el momento de la supuesta expulsión encaja quizás demasiado claramente con la actual campaña diplomática árabe para devolver al régimen de Assad a la legitimidad internacional.

En segundo lugar, y más importante, porque la evidencia disponible desde el terreno sugiere que no hay cambios significativos en el despliegue iraní en Siria. Por el contrario, los iraníes continúan tanto en sus esfuerzos por afianzar su presencia en el país como en el encubrimiento de estos esfuerzos incorporándolos a los despliegues de las Fuerzas Armadas Sirias oficiales.

La revelación de la partida del comandante se produjo pocos días después de la visita del ministro de Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah Bin Zayed Al Nahyan, a Damasco. No se informó en los medios de comunicación del régimen, sino en los medios sauditas. La visita del ministro de Exteriores emiratí a Damasco fue el paso más visible hasta ahora en la campaña diplomática en curso para poner fin al aislamiento de Siria. Los Emiratos Árabes Unidos han sido pioneros en este esfuerzo, reabriendo su propia embajada en Damasco ya en 2018. Otros estados árabes están a bordo. Arabia Saudita, Egipto y Jordania están comprometidos en este esfuerzo.

Las intenciones de estos estados son poner punto final con respecto a la guerra civil siria. Assad necesita fondos urgentes para la reconstrucción. La Ley de Protección Civil César de EE. UU. y la insistencia europea en el inicio de un proceso político implican que la generosidad occidental no está disponible para él. Los estados árabes creen que la inducción del régimen y la normalización con él son las mejores herramientas para convencer a Assad de que prescinda de la presencia iraní, que en sus opiniones ya no necesita. El anuncio de la partida de Ghafari y los artículos subsiguientes tienen claramente la intención de ofrecer una prueba temprana de que este proceso ha comenzado.

¿Tiene algo de fundamento la noción de que el régimen se ha cansado de la presencia iraní y está buscando formas de reducirla o ponerle fin? Ciertamente, ha sido posible escuchar tales sentimientos expresados ​​en círculos pro-régimen en los últimos años. El régimen de Assad es una dictadura familiar. En la medida en que tiene pretensiones ideológicas, estas van en la dirección del nacionalismo árabe y el chovinismo. Sus partidarios tienen poco en común con los revolucionarios chiítas islamistas del IRGC. Pero la presencia iraní en Siria no es una cuestión de gusto personal. Sin la ayuda iraní, es casi seguro que el régimen hubiera caído antes de la intervención rusa en 2015.

Irán posee hoy una extensa infraestructura en Siria. Esto incluye el control exclusivo de un cruce fronterizo (Albukamal-Al Qaim, entre Irak y Siria) y las carreteras que parten del mismo, y un extenso archipiélago de bases y posiciones que se extienden hasta la frontera con Israel. Ha establecido milicias al estilo de Hezbollah en el sur de Siria, reclutadas por un salario entre la empobrecida población sunita. Además, a través de formaciones como las Fuerzas de Defensa Nacional, ha creado estructuras que hoy forman parte de las fuerzas de seguridad oficiales. Ciertos cuerpos de larga data dentro de las fuerzas de seguridad, como la Inteligencia de la Fuerza Aérea y la 4ta División, también trabajan en estrecha colaboración con el IRGC.

Es decir, Irán, en el patrón ahora familiar del Líbano e Irak, pero en las circunstancias únicas de Siria, es una forma de lograr la implantación de su propio «estado profundo» en Siria, parcialmente dentro de las estructuras del régimen y parcialmente fuera, en territorio sirio, pero más allá del control del régimen. Bashar Assad simplemente no posee los medios para expulsar esta estructura.

El problema es que, como también se ve en Líbano e Irak, las potencias árabes sunitas también carecen del tipo de habilidades coercitivas que por sí solas podrían desafiar las estructuras iraníes. Los árabes del Golfo y otros pueden aportar dinero, aceptación diplomática y un retorno a la legitimidad. Esto, sin embargo, si se logra, es probable que exista, como en otros lugares, junto al elemento del poder duro controlado por Irán, en lugar del mismo.

En la última evidencia emergente de las actividades de Irán en territorio sirio, un informe en el Observatorio Sirio de Derechos Humanos de esta semana señaló que las posiciones iraníes en el área de Albukamal desmantelaron las banderas iraníes y de las milicias, el 12 de noviembre, reemplazándolas por estandartes del régimen sirio. Esto siguió al letal ataque del 10 de noviembre perpetrado por drones no identificados, según el Observatorio, que mantiene una red de informantes en Siria y en el área relevante. Sería difícil encontrar una ilustración más nítida de la interconexión del elemento iraní y el régimen.

Mientras tanto, el Alma Center, con sede en Israel, publicó un informe en el que afirma que Irán está en el proceso de ingresar clandestinamente sistemas de misiles tierra-aire en Siria. Si se confirma, esto constituiría la última evidencia de la amenaza cada vez mayor de la presencia iraní.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #

Más sobre Medio Oriente