Irán: la conexión con China

Con el mundo centrado en la crisis de Ucrania, el ejercicio conjunto en el Océano Índico en el que participaron las Marinas de Irán, China y Rusia pasó prácticamente desapercibido la semana pasada.

El presidente chino Xi Jingping y el líder iraní Alí Khameneí en Teherán Foto archivo: Khamenei.ir CC BY 4.0

Por Jonathan Spyer

El ejercicio, denominado «Cinturón de seguridad marina 2022» (2022 Marine Security Belt), fue el tercero en su tipo. Se centró en la cooperación táctica entre las fuerzas.

Pasado por alto en gran medida, este simulacro naval en alta mar marcó procesos de importancia geoestratégica potencialmente no menores para el mundo que las 127.000 tropas rusas que actualmente esperan en las fronteras de Ucrania. El simulacro fue una demostración del creciente alcance naval de China. También fue la indicación de una alianza estratégica de países comprometidos con la remodelación fundamental del orden global que se cristaliza lentamente.

En Medio Oriente, el componente relevante de este bloque gradualmente emergente es la conexión China-Irán. Se trata de una preocupación en desarrollo.

El 27 de marzo de 2021, Beijing y Teherán firmaron un acuerdo estratégico de 25 años, destinado a generar una inversión china de 400 mil millones de dólares en la economía iraní. Pero de mayor importancia práctica inmediata, China es el principal facilitador del desafío iraní a las sanciones estadounidenses, a través de su compra de petróleo iraní. China importó 260.312 toneladas de crudo iraní en diciembre, según cifras oficiales chinas.

Extraoficialmente, el nivel de importación china de petróleo iraní se mantiene estable en unos 500.000 barriles diarios. Este flujo constante es una especie de póliza de seguro para Teherán.

Ya ha tenido consecuencias considerables. Estas importaciones fueron el factor crucial que permitió a los iraníes superar los peores días de la estrategia de «máxima presión» de la Administración Trump.

La confianza en el apoyo continuo de China, sin duda, se encuentra detrás de las posturas intransigentes que actualmente mantiene Irán en las negociaciones nucleares en Viena. La postura de China garantiza que Occidente no pueda amenazar de manera realista a Teherán con el colapso económico en caso de desafío. Este es un poderoso refuerzo que permite la continuación de la estrategia regional de subversión de Teherán en Yemen, Irak, Siria, Líbano y los territorios palestinos. Si las conversaciones en Viena fracasan, también habrá sido un factor contribuyente significativo.

La cooperación militar, sin embargo, es el elemento clave de preocupación para los aliados de EE.UU. en el Medio Oriente. En un artículo reciente para el INSS, el principal grupo de expertos en seguridad nacional de Israel, el general de brigada (res) Assaf Orion describió la situación en los siguientes términos: «El acuerdo estratégico entre China e Irán, en la medida en que el borrador refleja la versión final, describe una zona de acuerdo sobre cooperación en inteligencia, guerra cibernética, sistemas de navegación de precisión, investigación y desarrollo de armas, y entrenamiento e instrucción militar.’

El ex general calificó la perspectiva de un mayor avance de esta tendencia como «alarmante» para Israel.

La imagen aquí no es simple. China no ha buscado desarrollar sus relaciones con Irán a expensas directas de otras conexiones regionales. Su preferencia, más bien, ha sido ignorar las divisiones, seguro de que su tamaño y peso aseguran su capacidad para hacerlo.

Así, junto con la asociación estratégica con Irán, Beijing tiene relaciones florecientes con los enemigos y adversarios regionales de Irán.

Arabia Saudita sigue siendo el principal proveedor de energía del Medio Oriente de Beijing. China es el tercer mayor socio comercial de Israel, detrás de Estados Unidos y la UE. Las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos y China también son profundas y extensas. Abu Dabi y Beijing en 2019 firmaron acuerdos por valor de 3.400 millones de dólares directamente relacionados con la Iniciativa la Nueva Ruta de la Seda de China. El Mar Rojo, el Canal de Suez y el Mediterráneo son nodos vitales en la «Ruta Marítima de la Seda», una serie de rutas comerciales destinadas a correr desde la costa sur de China hasta Europa.

Una nueva terminal en el puerto de Haifa en Israel, operada por el Shanghai International Port Group, fue inaugurada en septiembre de 2021.

Por consiguiente, actualmente, hay una situación extraña en la que, incluso cuando Beijing se alinea más cerca de Irán, los enemigos regionales de Irán buscan desarrollar relaciones más estrechas con China.

¿Por qué está pasando esto? Está sucediendo en gran parte debido a un déficit de credibilidad. Los aliados de EE. UU., incluso los más cercanos y fuertes entre ellos, creen cada vez menos en la posibilidad de una arquitectura fuerte, dirigida por EE. UU., suficiente como para protegerse contra los enemigos compartidos. Por lo tanto, buscan «cubrir» sus apuestas con el nuevo poder emergente.

Existe correspondientemente una mayor renuencia a prestar atención a las preocupaciones de EE. UU. con respecto a China en la región, porque existe la sensación creciente de que, como resultado, no se obtendrá un compromiso recíproco. Los eventos regionales que se remontan a la falta de apoyo a los regímenes aliados en Egipto y Túnez durante la “Primavera Árabe”, y hasta la reciente retirada de Afganistán inclusive, han contribuido a estos efectos.

Desafortunadamente, es probable que la lógica inexorable de la guerra fría emergente continúe empujando a Beijing más hacia Teherán, a pesar de las danzas de cortejo de los aliados regionales de EE. UU.

¿Qué podría servir para revertir esto y compensar el déficit de credibilidad? Es fácil pensar en posturas políticas inmediatas que podrían contribuir. Un apoyo claro al esfuerzo en curso de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita para resistir a los hutíes respaldados por Irán en Yemen, y el regreso de los hutíes a la lista de organizaciones terroristas designadas, como respuesta al ataque con misiles y aviones no tripulados de la semana pasada en Dubái y Abu Dabi serían pasos positivos.

Pero el punto más amplio aquí es la importancia de reconocer que las Guerras Frías como la emergente entre EE. UU. y China encontrarán su camino hacia todos los escenarios estratégicos globales. La idea de desafiar a China en el Indo-Pacífico mientras se ignoran sus ambiciones en otros lugares no funcionará. El resultado de cualquier intento de este tipo será ceder escenarios vitales al adversario. La “Operación 2022 Cinturón de Seguridad Marítima” en el Océano Índico no es el único cinturón de seguridad que Beijing ofrece a Teherán. A partir de ahora, la conexión con China le permite a Irán mantener su desafío en todos los frentes relevantes.

Compartir

#, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente