27 octubre, 2021

Irán culpa por el ciberataque que paralizó a todas las gasolineras del país a un estado extranjero

El presidente Ebrahim Raisí dijo que pretendía “enfadar a la población creando desorden”; mientras que una alta funcionaria afirmó que el 80% de las estaciones de servicio ha vuelto a funcionar.

Estación de servicio en Irán Foto: Agencia de Noticias Tasnim CC BY 4.0

El ochenta por ciento de las gasolineras funcionaban este miércoles en Irán después de que un ciberataque paralizase ayer las estaciones de servicio del país al inhabilitar el sistema digital de compra de combustible subsidiado.

“En estos momentos el ochenta por ciento de las estaciones de servicio pueden distribuir gasolina a precios sin subsidios”, dijo a la agencia de noticias Fars la portavoz de la Compañía Nacional de Distribución de Productos Petroleros de Irán (NIOPDC), Fateme Kahí.

La portavoz indicó que eso supone que unas 3.000 gasolineras estaban operativas en todo el país, pero a precios más caros, sin los subsidios del Gobierno.

En Irán los conductores tienen una tarjeta para tener acceso a gasolina subvencionada y ese fue el sistema que quedó inutilizado a media mañana de ayer.

El ciberataque paralizó todas las gasolineras del país, lo que causó largas colas en las estaciones de servicio.

El presidente del país, Ebrahim Raisí, calificó hoy ese ataque de acto para “enfadar a la población creando desorden”, en un discurso en una reunión del Gabinete.

Por su parte, el secretario de Consejo Supremo del Ciberespacio, Abolhassan Firouzabadi, afirmó que es posible que el ataque este relacionado con otros anteriores, procedentes del extranjero.

“Existe la posibilidad de que el ataque, igual que el anterior del sistema de ferrocarriles, provenga del extranjero”, dijo Firouzabadi a televisiones locales.

Al mismo tiempo que se producía el ciberataque ayer, en la ciudad de Isfahán un cartel electrónico de tráfico fue jaqueado y reproducía la frase: «¡Khameneí! ¿Dónde está nuestra gasolina?», informó la televisión estatal.

Esa frase dirigida al líder supremo de Irán, el clérigo Ali Khameneí, se viralizó en la red social Twitter y la aplicación de mensajería Telegram.

El incidente se produce semanas antes del aniversario de las protestas de 2019, que comenzaron por la subida del precio de los combustibles, y fueron fuertemente reprimidas por el régimen islamista.

Se trata del último ciberataque contra infraestructuras iraníes, que en los últimos años ha sufrido varios ataques de este tipo. EFE y Aurora

Compartir

#, #

Más sobre Medio Oriente