Irak: tres manifestantes muertos en Kerbala tras la irrupción en el consulado iraní

Al menos tres personas murieron anoche en la ciudad santa chií de Kerbala, en el sur de Irak, en choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, que emplearon «munición real», informó hoy la pública e independiente Comisión de Derechos Humanos iraquí. Los enfrentamientos se registraron anoche, cuando los manifestantes intentaron irrumpir en el consulado […]

Manifestantes prenden fuego frente al consulado iraní en Kerbala Foto: REUTERS/Stringer

Al menos tres personas murieron anoche en la ciudad santa chií de Kerbala, en el sur de Irak, en choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, que emplearon «munición real», informó hoy la pública e independiente Comisión de Derechos Humanos iraquí.

Los enfrentamientos se registraron anoche, cuando los manifestantes intentaron irrumpir en el consulado de Irán en esta localidad, y los efectivos de seguridad emplearon «munición real» para dispersarlos, matando a tres personas, aseguró la Comisión en un comunicado difundido a través de las redes sociales.

La violencia causó también una docena de heridos, según la Comisión, después de que decenas de personas intentaron irrumpir en el consulado de Irán en Kerbala, en el marco de las protestas que vive el país desde principios de octubre.

Sin embargo, una fuente del Ministerio de Interior iraquí dijo que anoche no hubo víctimas mortales y que los manifestantes «incendiaron neumáticos y contenedores de basura» a las puertas del consulado iraní, pero no consiguieron irrumpir en el edificio.

Irak vive una segunda oleada de protestas desde el pasado 25 de octubre para pedir un cambio en el sistema de gobierno, basado en la corrupción y el sectarismo, y durante las manifestaciones ha habido muestras de rechazo al papel de Irán en el país árabe, donde tiene una fuerte influencia.

Desde la caída del régimen del ex presidente Sadam Hussein en 2003, el Gobierno de Bagdad se ha acercado a Teherán y ha dado la bienvenida a su apoyo político y económico, canalizado sobre todo a milicias y movimientos políticos chiíes.

La semana pasada, el Ministerio de Exteriores de Irán instó a sus nacionales a postergar sus viajes a Irak hasta «nuevo aviso» debido a las protestas y los disturbios registrados en el país vecino.

Este lunes, prosiguen las movilizaciones en Bagdad y otras zonas del país por undécimo día consecutivo y el primer ministro, Adel Abdelmahdi, no se mostró ayer dispuesto a dimitir y aseguró que «ha llegado el momento de que la vida vuelva a la normalidad».

Sin embargo, Omar Taha, un joven de Bagdad 22 años, dijo que «Abdelmahdi vive en una realidad paralela».

«Sus palabras solo nos animaron a insistir y a continuar con las manifestaciones», aseveró desde la céntrica plaza Tahrir de Bagdad, epicentro de las protestas en la capital.

Por su parte, Ali al Miali aseguró que «la decisión ahora está en las manos del pueblo y lo que dijo ayer Abdelmahdi provocó a los manifestantes», que estuvieron en las calles hasta altas horas de la madrugada.

Tras las acusaciones veladas del jefe del Ejecutivo, el joven manifestante aseveró: «No somos saboteadores, pedimos nuestros derechos legales, los cuales fueron robados por los partidos» políticos. EFE

Compartir

#, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente