Iosi el arrepentido y AMIA

Reflexión.

Director de “Iosi, el espía arrepentido” Daniel Burman – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 3.0

Dr. Natalio Daitch

Exposición letal.

Argentina se encuentra en medio de una profunda crisis social y económica. En gran parte con base moral, con el agregado del colapso de muchos empleos e ingresos durante la pandemia del Covid, y actualmente expresando una imparable inflación y nuevas convulsiones políticas e internas feroces.

En este contexto casi terminal, la promoción del libro, la serie realizada sobre el tópico, más allá de la capacidad de su director y actores, vuelve a plantear el espinoso tema de lo conveniente de esta inusual exposición de la comunidad judía frente al conjunto de la sociedad argentina toda.

El punto.

Y aquí radica el nudo de la cuestión, ya que en el pasado hemos visto estas maniobras como el caso de los famosos «archivos nazis»(durante los noventa en la época del presidente Carlos Saúl Menem) que al final de cuentas no rindieron ningún resultado práctico esperado, pero que ponían al conjunto de la judería argentina en la vidriera de una sociedad que conserva muchos prejuicios hacia los hebreos y que bien puede ser utilizada como maniobra distractora en medio del hambre y la falta de empleo para muchos.

Promoción, ficción, versus resultados.

Solo el tiempo dirá si esta información tiene relación con los atentados a la Embajada de Israel (1992) y a la voladura de la AMIA (1994). O solo se trata de una causa paralela que no tiene conexión con los bombardeos a los objetivos judíos.

Si es que en verdad puede aportar a la causa de los atentados, o solo recibe apoyo dado que va en sintonía a culpar solamente a la Policía Federal Argentina o algunos de sus elementos, ya que hoy muchos de los ex-montoneros y erpianos (grupos guerrilleros o violentos) y enfrentados con las fuerzas de seguridad (forman parte del gobierno y partido gobernante) que los derrotaron (en el plano militar) en el pasado buscan, y lo están consiguiendo, hacer colapsar la imagen de estas instituciones, en aquello que se denomina para ellos «la lucha sin fin».

Y aun suponiendo que pudiera haber una conexión o contacto, solo podría eventualmente ser útil para investigar la pata de la conexión local, pero también debemos cuidarnos que «el árbol no tape al bosque». Es decir, que no exista un propósito doloso o intencional (o inclusive involuntario o ignorado de muchos adeptos a esta corriente) de buscar focalizar solo en la pata local, para alejar la responsabilidad de Irán y de personas de la comunidad árabe local sobre la cual recaen sospechas de colaboración activa en particular en el ataque a la Mutual Judía.

Si bien es cierto que en ambos atentados los policías de custodia no estaban donde se supone debían estar, o fueron alejados del lugar o puede que sufrieran una maniobra de distracción. También se sabe de contactos entre dirigentes árabes locales y agregados diplomáticos que tenían fluidos contactos con algunos comisarios locales pudiendo constituir el eslabón o nexo que articula la colaboración de los locales con los ejecutores extranjeros. Es decir, facilitación, colaboración y zona liberada.

Reflexión final.

Luego de leer el libro (no dudo de la capacidad periodística e investigativa de sus autores) y ahora la serie, veremos que podemos rescatar de cierto, o solo pasaremos un agradable momento café de por medio, al internarnos en un mundo donde se mezcla la realidad con la ficción y obvio que se trata de un producto en especial la serie para poder ser consumido y atractivo al espectador.

Pero reitero, la comunidad deberá reforzar su seguridad ya que esta movida tiene la peligrosa capacidad de levantar nuevamente un polvo venenoso, donde las víctimas no obtendrán (a juicio de este escritor) la justicia deseada y necesaria, y por el otro lado, remover temas sensibles y locos como el Plan Andinia y los Protocolos de los Sabios de Sion, o la intimidad de las instituciones judías, en una sociedad que tiene grupos antisemitas y pronazis (militares y civiles), ex guerrilleros montoneros y erpianos, embajada del supuesto Estado de Palestina, árabes locales muy activos en propaganda anti sionista y antisemitas, mezquitas sospechadas y ya funcionando décadas en el país y etc,etc,.

Debemos cuidarnos, ya que la espada flamígera (espada de doble filo) puede girar en dirección inversa (D’os libre) y en esto los judíos ya tenemos experiencia.

Jodesh Tov o buen comienzo de mes.

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Opinión