Investigación del Ejército de Israel dice que no es posible determinar quien disparó a la periodista de Al Jazeera

Una indagación provisional de las FDI no pudo determinar quien dio muerte a Shireen Abu Akleh, pero sugiere que pudo haber sido víctima del fuego indiscriminado de los palestinos o del eventual disparo errado de algún francotirador israelí.

Foto ilustración: Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel

Una investigación provisional de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) emitida el viernes sobre la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh del canal Al Jazeera, fallecida el miércoles, en el marco de los fieros combates entre las tropas israelíes y terroristas palestinos en Jenín, sugiere que aún no es posible determinar quien efectuó el disparo fatal que acabó con la vida de la corresponsal.

No obstante, las FDI reducen el enigma a dos posibles escenarios. El primero de los escenarios apunta a que la periodista haya muerto a raíz de los disparos indiscriminados de los terroristas palestinos, y el segundo que haya sido alcanzada por el posible disparo errado de algún francotirador israelí.

En el primer escenario, la corresponsal Abu Akleh es herida mortalmente cuando los palestinos abrieron fuego con “docenas de balas en forma indiscriminada” hacia los jeeps blindados en los que se desplazaban los soldados israelíes, al ingresar a Jenín, en Samaria, norte de Cisjordania. Las FDI sugieren que hubo balas que fueron disparadas en la dirección en la que Abu Akleh estaba parada, y añade que es “posible que ese haya sido el origen del disparo que la alcanzó”.

El segundo escenario sugerido por la investigación concibe la posibilidad de que el autor haya sido un soldado israelí empleando un fusil con mira telescópica que responde el fuego de los terroristas a través de una abertura en el vehículo blindado en el que se desplazaba.

“El pistolero palestino disparó múltiples ráfagas hacia el soldado de las FDI varias veces y existe la posibilidad de que la reportera, que estaba cerca del pistolero palestino, detrás de él, haya sido alcanzada por los disparos del soldado dirigido hacia los palestinos”, apunta el informe castrense.

La periodista Abu Akleh estaba a 200 metros del vehículo militar israelí en aquel momento, añade el documento.

«Esa noche en cuestión, soldados israelíes llevaron a cabo una operación antiterrorista en el área de Jenín, con el objetivo de detener a sospechosos de terrorismo. Durante la actividad, pistoleros palestinos dispararon de forma continua e indiscriminada, y arrojaron explosivos contra los soldados y vehículos militares»; recalca el informe militar.

Las FDI sostienen que una “prueba balística profesional” podría ser decisiva para determinar cómo murió, pero destaca que hasta ahora la Autoridad Palestina rechaza el pedido de Israel de llevar a cabo una investigación conjunta y examinar la bala. Los palestinos han rechazado incluso el ofrecimiento de estar presentes y participar en la investigación junto con representantes estadounidenses.

El jefe del Estado Mayor, teniente general Aviv Kohavi, ordenó que prosiga la investigación.

“Las FDI continuarán actuando para desbaratar el terrorismo donde sea necesario y continuarán cumpliendo sus misiones mientras se esfuerzan por evitar dañar a quienes no están involucrados”, agregó Kohavi.

Abu Akleh, de 51 años, una periodista cristiana palestina nacida en Jerusalén contaba con ciudadanía estadounidense y cubría el conflicto entre Israel y los palestinos por más de 25 años. Últimamente, trabajaba para el canal qatarí Al Jazeera.

El área de Jenín, donde la Jihad Islámica Palestina ejerce gran influencia, se ha convertido en los últimos meses, según los analistas militares, en una plataforma de lanzamiento de atentados contra el territorio israelí.

Efectivos de las FDI ingresan regularmente a la zona para detener sospechosos, lo que resulta en intensos combates armados.

Compartir

#, #, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Diplomacia y Defensa