10 octubre, 2021

Informe: Israel capturó un general iraní en Damasco y lo liberó en Sudáfrica

Un medio saudita sostiene que se trata de un alto oficial que sirvió en el Líbano en la época que Ron Arad fue capturado, por lo que el Mossad esperaba que tuviera información sobre el piloto desaparecido.

Ron Arad Foto: Portavoz de las FDI.

El diario Independent Arabia publicó nuevos detalles sobre el presunto secuestro de un general iraní en Siria para obtener información sobre el destino del piloto desaparecido Ron Arad.

El periódico editado en Londres, propiedad de la realeza saudita, sostiene que agentes del Mossad secuestraron a al general iraní cuando hacía jogging en Damasco. Lo trasladaron a Israel para interrogarlo en profundidad y lo llevaron a Johannesburgo, en Sudáfrica, donde lo liberaron.

El rotativo sostiene que el general que es apodado “Sabri” fue enviado por el régimen iraní al Líbano en la década de los ochenta para entrenar a las fuerzas que eventualmente dieron lugar al grupo terrorista chií Hezbollah.

Más tarde, sirvió en la Fuerza Quds, la unidad de elite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní, y luego como asesor de las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, durante la guerra civil.

El reporte que cita “fuentes iraníes bien informadas” sostiene que los israelíes creían que el general iraní tenía información sobre Arad debido a que era una alta figura en la época en la que el navegante israelí fue tomado cautivo.

El informe indica que cuando el general iraní hacía jogging en Damasco, donde estaba residiendo, cerca de la Embajada de Damasco, fue emboscado por agentes del Mossad que lo esperaban con una furgoneta estacionada en las cercanías. Los agentes lo redujeron, lo introdujeron en el vehículo y se dieron a la fuga con el rehén.

Luego, el general iraní apareció en Israel donde fue intensivamente interrogado para ser luego trasladado a Johannesburgo, Sudáfrica, donde fue liberado con el número de teléfono de la Embajada de Irán para que se contactara con la legación diplomática.

El martes pasado, el canal saudita Al Arabiya reportó que, en el marco del operativo de secuestro del general iraní en Siria, agentes del Mossad extrajeron el ADN de un cuerpo enterrado en la aldea de Nabi Chit, en el este del Líbano para verificar si los restos pertenecían a Ron Arad, sin ofrecer más detalles.

Recientemente, el primer ministro, Naftalí Bennett, manifestó en la Knéset (Parlamento) que efectivos del servicio secreto Mossad llevaron a cabo una audaz y compleja operación para obtener información sobre el destino del navegante Ron Arad.

En octubre de 1986, el piloto, Yishai Aviram, y el navegante Ron Arad, bombardearon en un avión F-4 Phantom II blancos de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) en Sidón, en el sur del Líbano. Aparentemente, una de las bombas explotó de forma prematura por los pilotos se vieron obligados a eyectarse de la aeronave. Aviram fue localizado horas más tarde por un helicóptero israelí Bel AH-1 Cobra y rescatado en forma espectacular, colgado del tren de aterrizaje tipo patín de la aeronave bajo el intenso fuego enemigo.

Se cree que Arad, que se arrojó también en paracaídas, fue capturado por la milicia chií Amal que lo entregó tiempo después a las fuerzas iraníes. Durante los dos primeros años de encierro se recibieron fotos y cartas de Arad. La última fue enviada en mayo de 1988.

La inteligencia israelí estima que Arad fue asesinado, aunque los informes difieren sobre las circunstancias, el lugar y el momento de su muerte.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa