10 agosto, 2021

Hezbolá es una herramienta estratégica de Irán

Esto se debe a que este arsenal es parte integral del equilibrio de poder entre Irán e Israel y está diseñado ante todo para disuadir a Israel de atacar las instalaciones nucleares iraníes. El arsenal de cohetes y misiles de Hezbolá en el Líbano ha sido clasificado durante mucho tiempo como una amenaza de importancia […]

Cohete BM-21 Grad de 122 mm capturado a Hezbollah – Foto: Fuerzas de Defensa de Israel CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia

Esto se debe a que este arsenal es parte integral del equilibrio de poder entre Irán e Israel y está diseñado ante todo para disuadir a Israel de atacar las instalaciones nucleares iraníes.

El arsenal de cohetes y misiles de Hezbolá en el Líbano ha sido clasificado durante mucho tiempo como una amenaza de importancia estratégica para Israel. Además, se espera que el extenso proyecto de [misiles] guiados de precisión de Hezbolá intensifique el potencial cinético de esta matriz.

La reciente guerra de Gaza fue un pequeño indicador de lo que Israel podría experimentar en la circunstancia de una confrontación global con Hezbolá, ya que la tasa de lanzamiento de cohetes desde Gaza, su gran número y el lanzamiento simultáneo de muchos de ellos plantearon un difícil desafío para el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro de Israel.

El vasto arsenal de Hezbolá, que contiene principalmente cohetes de corto y largo alcance, pero también varias docenas de misiles balísticos Scud-D con un alcance de hasta 700 km, cubre casi todo el Estado de Israel. Tales capacidades no son típicas de un país del tamaño del Líbano.

No en vano Hezbolá no busca controlar el Líbano directamente, aunque puede hacerlo fácilmente, prefiriendo en cambio tirar de los hilos detrás de la escena política del país. Como creación iraní, la organización está sujeta a la autoridad total de Teherán, ciertamente con respecto a su conducta operativa en la arena libanesa y frente a Israel.

Irán se esfuerza por cultivar una disuasión eficaz frente a Israel desde el Líbano a través de Hezbolá. En otras palabras, el objetivo de Hezbolá no es mantener un equilibrio de terror entre sí mismo e Israel, sino entre Irán e Israel. Irán está implementando una estrategia similar a través de la milicia huti en Yemen, que ha equipado con una gran variedad de misiles balísticos, misiles crucero y aviones no tripulados armados. En ese caso, el objeto de disuasión de Irán es Arabia Saudita.

Desde la Segunda Guerra del Líbano (2006), el sistema de defensa israelí ha cultivado la noción de que el éxito operativo de esa campaña resultó en la disuasión efectiva de Hezbolá. La prueba de esto es supuestamente la calma casi total que prevalece en la frontera libanesa. Sin embargo, Israel admite que, de hecho, existe una especie de equilibrio del terror en la arena libanesa como resultado de la existencia del arsenal de cohetes y misiles de Hezbolá, que representa una amenaza tangible para el frente interno israelí.

Otra idea sistémica que se ha filtrado en la conciencia de los altos mandos militares de Israel es que se debe tratar a Hezbolá como parte integral del Estado del Líbano. Por lo tanto, si Hezbolá lleva a cabo una iniciativa ofensiva contra Israel, Jerusalén respondería con una campaña integral contra el Líbano. Este concepto evolucionó a partir de la definición del «error estratégico» de Israel en 2006, cuando las Fuerzas de Defensa  de Israel (FDI) combatieron a Hezbolá sin tocar los activos estatales libaneses. Como resultado de ese enfoque, la guerra se prolongó durante más de un mes.

Este año se agregó una dimensión nueva e inquietante a la mezcla: la exposición del proyecto de [misiles] guiados de precisión de Hezbolá, que se está llevando a cabo con la guía total de Irán. El propósito de la República Islámica es convertir los cohetes del grupo terrorista de armas estadísticas en armas de precisión. Esto tiene implicaciones significativas en términos de mejorar la matriz de cohetes desplegada en el Líbano y el potencial de daño en territorio israelí, con énfasis en la capacidad de las armas para alcanzar blancos de calidad tanto militares como civiles.

Este desarrollo motivó a los escalones más altos del establishment de defensa israelí a participar en la posibilidad de un ataque preventivo para privar a Hezbolá de capacidades estratégicas, incluso a costa del estallido de una guerra. La lógica es que si Hezbolá se despoja de sus capacidades estratégicas, estará menos motivado para participar en una guerra total con Israel.

Parece que, una vez más, estamos siendo testigos de una falla del pensamiento con respecto a la amenaza directa que representa Hezbolá para Israel. El arsenal de cohetes y misiles de Hezbolá en el Líbano debe percibirse no en el contexto libanés-israelí, sino ante todo en el contexto iraní-israelí. A todos los efectos, Teherán está estableciendo una formación de batalla de primera línea en el Líbano bajo el control y la dirección de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Está implícito que Hezbolá y su líder, el jeque Hassan Nasrallah, no tienen la libertad para desatar su vasto arsenal de cohetes y misiles contra Israel (a excepción de los incidentes fronterizos locales, que ambas partes desean contener). Esto, a su vez, requiere una reevaluación israelí de la situación en profundidad, antes de que cualquier decisión populista sea tomada para emprender acciones contra Hezbolá o para responder de manera desproporcionada a una provocación de la organización terrorista chiíta. La abrasadora experiencia militar de la Segunda Guerra del Líbano, a la que Israel fue arrastrado por la fuerza de la inercia, debería servir de advertencia en este nuevo contexto antes de que ocurra una catástrofe. El arsenal de cohetes y misiles en el Líbano está efectivamente bajo control iraní y su propósito es disuadir a Israel de atacar las instalaciones nucleares de Irán. Ese hecho debe influir en las consideraciones sistémicas con respecto a Hezbolá.

En una nota más positiva, parece que la necesidad de Teherán de este conjunto masivo de cohetes y misiles en el Líbano indica una conciencia de su capacidad limitada para atacar a Israel directamente desde su propio territorio, a pesar de tener misiles balísticos (y vehículos aéreos no tripulados) dentro del alcance necesario. Sea o no ese el caso, Irán ha convertido a Hezbolá en una especie de «sustituto», una estación de batalla en suelo libanés que está bajo el mando de Teherán.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen es un coronel retirado que se desempeñó como analista senior en Inteligencia Militar de las FDI.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa