¿Fue malo el acuerdo que hizo Netanyahu con Estados Unidos?

19 septiembre, 2016

Jonathan S. Tobin *

Después de meses de atacar al primer ministro Biniamín Netanyahu por la manera errónea que suponían encaraba las negociaciones para el nuevo paquete de ayuda militar de los Estados Unidos, sus críticos han cambiado de rumbo. Desde que se firmó el nuevo paquete de ayuda de una década por 38 mil millones de dólares, la oposición interna de Netanyahu salió a decir que se firmó un acuerdo que fue un desastre para el estado judío, en lugar de una señal de la fuerza de la alianza entre Estados Unidos e Israel. Ehud Barak, ex primer ministro, que ha sido a la vez su rival electoral de Netanyahu y su colega de gabinete y ahora parece dispuesto a volver a entrar en la lucha política en su contra, puso en marcha una ofensiva mediática sin cuartel que incluye un artículo de opinión en el Washington Post que ha destrozado el acuerdo como un mal negocio. Otros ex funcionarios de defensa como Amos Yadlin y Moshe Yaalón parecen estar de acuerdo.

Ellos argumentan que el acuerdo no da a Israel lo que realmente necesita y se preocupan de que sus disposiciones, tales como las restricciones sobre dónde puede ser gastado el dinero o el pedido a Israel de no solicitar aumentos al Congreso en la década para cubrir alguna merma de su autosuficiencia. Sin embargo, lo interesante de esta discusión es que ninguno de los oponentes de Netanyahu culpa a la administración de Obama por ser demasiado dura con Israel y presionar por un acuerdo que, si sus análisis son correctos, no puede hacer frente a una situación de seguridad más complicada. En cambio, sólo culpan a Netanyahu por no ser lo suficientemente servil al presidente Obama y de aplacar su ira hacia el pueblo israelí.

El problema con el intento de culpar a Netanyahu por lo que Obama ha hecho es que ignora las motivaciones del presidente.

Netanyahu tiene su cuota de errores. Por ejemplo, su decisión de aceptar la invitación del ex presidente de la Cámara, John Boehner, al dirigirse al Congreso sobre el acuerdo nuclear de Irán el año pasado fue un error. Y eso no porque fuera un error ir al Congreso para oponerse a una propuesta que hizo daño a Israel y los EE.UU., sino porque fue una pésima táctica que permitió a la Casa Blanca distraer a los demócratas de los hechos reales del acuerdo y sus implicancias.

Pero ese paso en falso, como cualquier otra decisión de Netanyahu ha tomado en los últimos ocho años, no explica la política del gobierno hacia Israel. El presidente Obama no ocultó el hecho de que él entró en la oficina con la determinación de aumentar la brecha entre los dos países. Pasó su tiempo en el cargo provocando peleas con Netanyahu sobre los asentamientos y el proceso de paz que fueron en gran medida inútiles, ya que ninguno de sus considerables esfuerzos para inclinar el campo de juego diplomático en la dirección de los palestinos los ha tentado a negociar de buena fe, y mucho menos hacer la paz. Tampoco había nada en Netanyahu que podría haber hecho o dicho para cambiar la mente de Obama sobre su proyecto de apaciguamiento a Irán desde que, también, era un objetivo preciado al que se había aferrado incluso antes de ser presidente.

Así, mientras que los detalles del paquete de ayuda militar merecen ser debatidos, los ataques dirigidos a Netanyahu no debe ser tomado demasiado en serio ya que los motivos de Barak, Yadlin y Yaalon son claramente partidistas. Ninguno de ellos está en desacuerdo acerca de los méritos del acuerdo con Irán. Tampoco es probable que cualquiera de ellos en caso de estar bajo el mando hubiera ondeado la bandera blanca sobre un tema de vital importancia para la seguridad de Israel, mientras que aún había esperanza de que el acuerdo pudiera haber sido derrotado a principios de 2015. También es cierto que ninguno de ellos realmente cree que los palestinos harían la paz si Israel hace más concesiones.

Su único objetivo es derrotar a Netanyahu la próxima vez que Israel vota en dos o tres años. Sin embargo, si tienen éxito será porque los votantes están cansados de él después de cuatro períodos en el cargo, no porque rechacen sus posiciones.

A pesar del ruido en la prensa, Netanyahu no tiene mucho de qué preocuparse en casa desde que su coalición no se está rompiendo en el corto plazo. Pero la amenaza de una traición estadounidense en las Naciones Unidas este otoño mientras expira el mandato del presidente Obama es real. La decisión del presidente de golpear a Netanyahu puede ser un presagio de tal decisión.

Una decisión que apoye una declaración unilateral palestina de un estado no sólo pondrá fin a toda esperanza de paz, sino también sentará las bases para más violencia y un mayor aislamiento diplomático del Estado judío. No está claro cuánto pueda  Netanyahu hacer para evitar que esto suceda, pero sus oponentes podrían enviar una señal a la Casa Blanca y hacerle saber que en este punto todos los israelíes están unidos y no aceptarán la declaración unilateral. Pero en lugar de hacer esto, están compitiendo entre sí para adular a Obama simplemente para sumar puntos a expensas de Netanyahu.

El problema es que este argumento -y el deseo de algunos oponentes estadounidenses de Netanyahu de verlo ampliado- da al presidente Obama la falsa impresión de que los israelíes lo prefieren a él en lugar del primer ministro -cuyo apoyo sin embargo siempre creció cada vez que Obama lo desafió. Eso es un error que podría alentar una verdadera división entre los dos aliados y un daño duradero que podría no ser reparado por el próximo presidente o por los sucesores de Netanyahu en caso de que éste sea derrotado la próxima vez que los israelíes vayan a las urnas. En lugar incitar a los rivales del primer ministro, los que se preocupan por el estado judío necesitan decirle a Obama que no importa lo que haya pasado con el paquete de ayuda militar, no se mantendrán en silencio si él apuñala a Israel en la espalda en la ONU antes de dejar el cargo.

Fuente: Commentary

Compartir
10 thoughts on “¿Fue malo el acuerdo que hizo Netanyahu con Estados Unidos?”
    1. La pagina se actualiza automaticamente cada 4 minutos y si usted está escribiendo un comentario cuando la pagina se actualiza, se lo borra. Eso nos ha pasado a todos , por lo menos alguna vez.

  1. No es culpa de Benjamin , es culpa de los que quieren el poder y dividir al pais, en el pasado les pasó la factura con vidas humanas en la ll guerra mundial, cuidado.?…sólo juntos vencerán.

  2. Es tiempo de unidad nacional y no de politiquería de mala clase …el primer ministro Israelí es un héroe que ha podido resistir las embestida de Obama todo mi respaldo para

  3. Es tiempo de unidad nacional y no de politiquería de mala clase …el primer ministro Israelí es un héroe que ha podido resistir las embestida de Obama todo mi respaldo para el

  4. Jamas se puede repetir el error cometido con Gaza. Dejar libre y evacuada de Judios a Cisjordania solo servirá para transformar esa region en una nueva franja de Gaza bajo dominio iraní

  5. LA PREGUNTA SI ES MALO OH BUENO SE RESPONDE CON OTRA PREGUNTA…..ES QUE ESTADOS UNIDOS A FIRMADO UN ACUERDO DE ESTA MAGNITUD CON CUALQUIER OTRO ESTADO DE ESTE PLANETA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.