31 julio, 2021

Ex alto oficial del Mossad mira hacia atrás en su carrera

Eliezer «Geizi» Tsafrir, oficial del Mossad de larga data, fue un operativo clave en el terreno durante las primeras cuatro décadas de Israel. La carrera de Tsafrir se centró en dos áreas de importancia primordial para el joven Estado: 1) La estrategia de la periferia, en la que el Estado judío buscó romper su aislamiento […]

Tsafrir a caballo, montañas del norte de Irak, 1974 (Foto cortesía de Eliezer Tsafrir)

Eliezer «Geizi» Tsafrir, oficial del Mossad de larga data, fue un operativo clave en el terreno durante las primeras cuatro décadas de Israel.

La carrera de Tsafrir se centró en dos áreas de importancia primordial para el joven Estado: 1) La estrategia de la periferia, en la que el Estado judío buscó romper su aislamiento en el Medio Oriente desarrollando relaciones con países no árabes de la región: Turquía, Irán y Etiopía, y 2) la estrategia de las minorías, mediante la cual Israel buscó hacer causa común con otras comunidades minoritarias no árabes y / o no musulmanas en el Medio Oriente.

La larga y variada carrera de Tsafrir comenzó con 12 años en el Servicio de Seguridad General (GSS) [Shabak], la estructura de seguridad interna de Israel. Se unió al joven Mossad en 1962, pasó a servir como jefe de la estación de la organización en el Kurdistán iraquí, el último jefe de la estación en Teherán y el jefe de la estación del Mossad en Beirut en 1983-1984. Luego se desempeñó como asesor en materia de lucha contra el terrorismo del primer ministro Yitzhak Shamir, jubilándose en 1992.

Tsafrir es descendiente de una familia judía kurda que se dirigió a la entonces Palestina otomana por tierra desde el Kurdistán iraquí a través de Siria. Por parte de su madre, es de ascendencia judía marroquí. Su historia refleja el enorme beneficio que Israel obtuvo en sus primeras décadas con la presencia de judíos provenientes de países del Medio Oriente. Su conocimiento del idioma árabe y la comprensión de las culturas locales fueron fundamentales para el desarrollo de la amplia y eficaz estrategia clandestina de Israel en la región, en sus primeros decenios. Los efectos e implicaciones de esa estrategia, a su vez, siguen siendo profundamente relevantes.

Nativo de Tiberíades, y ahora un alegre hombre de 87 años que vive tranquilamente en un suburbio de Tel Aviv, Tsafrir se sentó recientemente con Magazine para reflexionar sobre algunos de los aspectos centrales de su notable carrera.

Tsafrir y Saguy con combatientes Peshmerga, montañas del norte de Irak, 1974. (Foto cortesía Eliezer Tsafrir)

Kurdistán

El primer contacto de Eliezer Tsafrir con el mundo de la inteligencia israelí no presagiaba un ilustre porvenir. Relata que, como supervisor durante 17 años en el programa de Gadna (pre-ejército) en Tiberíades, fue llamado para reunirse con un alto funcionario de seguridad.

“Me pidió información sobre un maestro en particular, si estaba difundiendo propaganda entre los estudiantes, etc.”

Se ríe ante el recuerdo y se encoge de hombros cuando le pregunté qué es lo que había informado.

«El maestro era comunista, pero no era un peligro».

Más tarde, Tsafrir fue reclutado por el GSS y operó en el área de Jerusalén, como coordinador de varias aldeas árabes. Realizó su servicio militar en el marco del GSS y sirvió en este durante 12 años, antes de que el naciente servicio de inteligencia exterior de Israel lo «cazara furtivamente» en 1962.

Sirviendo con distinción en Francia, Etiopía y otros lugares, fue seleccionado para comandar la notable misión de Israel en el Kurdistán iraquí en 1974. Hasta el día de hoy, este sigue siendo uno de los episodios más fascinantes, en gran parte no contados y aún relevantes, en la historia de la diplomacia clandestina israelí en Oriente Medio.

Como recuerda Tsafrir, “La delegación del Mossad estuvo en Kurdistán durante 10 años. La delegación incluía asesores e instructores militares. Suministramos [a los kurdos iraquíes] armas, incluida artillería, y llevamos a cabo cursos allí, desde el curso de comandante de pelotón hasta el curso de comandante de batallón».

La presencia del Mossad en el norte de Irak kurdo dependía logísticamente de las entonces excelentes relaciones de Israel con Irán.

«La gente volaría a Teherán y luego, con la ayuda del Savak [el servicio de inteligencia iraní prerrevolucionario], entrarían al territorio kurdo».

La presencia israelí fue el resultado de las estrechas relaciones forjadas con Mulla Mustafa Barzani, abuelo del actual presidente kurdo iraquí, Nechirvan Barzani. Tsafrir llegó para comandar la misión en 1974. Pero desde el cuartel general, ya había sido testigo de los beneficios que esta conexión había traído a Israel.

“En 1970-1971, usamos la ayuda de los kurdos para sacar a 1.300 judíos de Bagdad. De allí a la zona kurda, y luego a Irán, donde los esperaba la Agencia Judía para llevarlos a Israel. Yo era el jefe del departamento en el cuartel general que se ocupaba de esto».

En 1974, el entonces jefe del Mossad, Zvi Zamir, propuso a Tsafrir que asumiera el liderazgo de la delegación en el norte de Irak. Su nombramiento debía durar dos años.

Los beneficios que recibió Israel de esta misión no fueron únicamente en el campo de la inmigración judía a Israel. Más bien, el objetivo principal a cambio de la asistencia brindada a los combatientes kurdos era reunir información de inteligencia, en particular sobre el ejército iraquí.

“Irak envió a cada guerra contra nosotros una división, a veces dos divisiones”, dice Tsafrir. “Nuestro interés estaba en una ventana de inteligencia, también a través de oficiales kurdos que eran oficiales del ejército iraquí. Los activamos, también en el área de reclutamiento de agentes, para lograr la ‘cobertura’ del Ejército iraquí ”.

El destino de Tsafrir, sin embargo, resultó ser más corto de lo planeado. La geopolítica compleja y cambiante de la región fue la razón de su reducción.

La presencia israelí en el norte de Irak fue posible debido a una disputa entre el Irán del Sha y el Irak baazista sobre el acceso a la vía fluvial de Shatt al-Arab. En 1975 esta disputa se resolvió con la firma de un acuerdo en Argel. El resultado tuvo un efecto inmediato.

“El Shah [Mohammad Reza Pahlavi] ordenó al jefe de Savak y al jefe del Estado Mayor que retiraran a todas las fuerzas iraníes que ayudaban a los kurdos en Irak. Allí tenían batallones de morteros, baterías de artillería y antiaéreas, para proteger la casa de Barzani”.

Ese equipo se retiró de la noche a la mañana. Tsafrir, mientras tanto, “se quedó allí solo. Solo yo y mi asistente, los únicos extranjeros en el Kurdistán. Y el ejército iraquí inició un ataque en el área donde estábamos ubicados”.

Un periodista británico que cubría Irak en ese momento, Patrick Brogan, describió la ofensiva iraquí en los siguientes términos: «Los iraquíes celebraron su victoria de la manera habitual: ejecutando a tantos rebeldes como pudieron».

«Si nos hubieran alcanzado, nos habrían convertido en shashlik, o tal vez kebab», se ríe Tsafrir. “Así que tuve que salir rápido de allí, vía Irán. Existía el peligro de que los iraquíes cerraran los cruces fronterizos. Eso sucedió después, pero salí a tiempo».

La retirada forzosa de la misión israelí del Kurdistán iraquí sigue siendo un tema de controversia y contención entre los kurdos iraquíes hasta el día de hoy, como descubrió este autor en muchas ocasiones informando en la zona. Sin embargo, según Tsafrir, la retirada no marcó el final de la relación clandestina israelí con los kurdos y, en particular, con la familia Barzani.

“La conexión con los Barzani continuó, a un volumen menor a lo largo de los años y hasta hoy”, me dice.

“A veces teníamos un representante que iba y venía. En años posteriores, yo mismo fui varias veces. Vía Estambul, a Diyarbakir, y desde allí el MIT [servicio de inteligencia] turco me llevaría a la frontera y los chicos de Barzani me estarían esperando”.

La propia herencia kurda de Tsafrir se hace evidente en la pasión con la que habla de su causa, mientras resume su trabajo en esta área.

“Los kurdos quieren un Estado. No solo los kurdos en Irak, también en Irán, Turquía y Siria. Esa es la tragedia. Hay 40 millones de kurdos que aún no han llegado a donde necesitan llegar. Es una mancha en la conciencia del mundo».

Shah de Irán, Mohammad Reza Pahlavi, retrato oficial, 1973: Solicitud inusual. (Foto: Wikimedia Commons)

Irán

Después de su trabajo en el Kurdistán iraquí, Tsafrir fue designado para dirigir la estación del Mossad en Teherán. En 1978, a medida que empeoraba la situación interna en Irán, se encontró pasando del trabajo conjunto con sus colegas iraníes a la observación y análisis de los disturbios dentro del propio Irán.

“Teníamos excelentes relaciones con el Savak y con la inteligencia militar iraní, incluida la operación de agentes dentro de Irak y dentro de los grupos terroristas palestinos. Entonces comenzaron las manifestaciones, y de repente me encontré con la necesidad de reunir información de inteligencia sobre Irán y sobre el propio Sha, y el alcance de su determinación de continuar en el poder contra la presión que [el entonces presidente estadounidense Jimmy] Carter estaba ejerciendo sobre él.»

Con el aumento de los disturbios en Irán, el Mossad también buscó abrir canales de comunicación con las fuerzas revolucionarias en el país. La imagen que surgía no era alentadora.

“Me las arreglé para hablar con elementos cuerdos de la oposición, pero era difícil. Y los elementos en torno a [el futuro líder de la revolución iraní, el ayatolá] Jomeini eran, por supuesto, profundamente hostiles. A medida que la situación empeoraba, [el entonces alto funcionario del Mossad] Dave Kimche y yo nos reunimos con una figura importante de la oposición secular, cuya esposa era judía, por cierto. Nos dijo abiertamente: ‘Olvídense de la lógica en lo que está sucediendo en Irán. El pensamiento claro se ha ido. Durante dos o tres años, no hay nada de qué hablar’. Estaba desesperado».

La cuestión de la seguridad de los diplomáticos israelíes y otros ciudadanos en Irán surgió a medida que se acercaba la revolución islámica. Se nombró a un funcionario del Savak para que informara a Tsafrir, de modo que se pudieran tomar las medidas adecuadas para la evacuación de los israelíes.

Luego, en octubre de 1978, con las protestas y manifestaciones extendiéndose por todo el país, el jefe de la estación del Mossad, Tsafrir, fue convocado a una reunión con el Sha para escuchar una petición inusual.

“Un hombre del Savak se me acercó y me dijo: ‘Ponte el saco y la corbata, vas a conocer al Shah, el rey de reyes. Y escucharás de él una petición: que el Mossad mate a Jomeini en París».

La solicitud fue debidamente transmitida.

“Sabía cuál sería la respuesta. Pero dije que tendría que consultar con el cuartel general. Pregunté y obtuve la respuesta esperada. Entonces les dije a los iraníes, no somos su policía, no somos la policía del mundo; si hay un problema, deben hacer lo que sea necesario. Más tarde, supe que el secretario de Relaciones Exteriores francés había visitado Teherán dos semanas antes y le había dicho al Shah: ‘Si hay algo que debes hacer en París, miraremos para otro lado’. Y luego el Shah lo pensó y vino a nosotros.»

Reflexionando 40 años después, Tsafrir dice: “En retrospectiva, lo lamento. Podríamos haber salvado a toda la nación iraní de esta situación y a Israel de la amenaza nuclear”.

A mediados de 1978, Tsafrir trabajó en la evacuación silenciosa de los 1.300 ciudadanos israelíes presentes en Irán. En noviembre, solo quedaban 300. Después de que las oficinas de El Al fueran atacadas y saqueadas, el Mossad fletó dos aviones de El Al y otros 270 israelíes fueron evacuados, quedando poco más de 30 ciudadanos.

El final, en febrero de 1979, fue repentino.

“Toda la ciudad estaba sumida en el caos. Gente con AK-47, disparando en las calles … una gran multitud se abalanzó sobre la Embajada de Israel, que ya no funcionaba. Y vimos en el techo una bandera de la OLP, con Ahmed Jomeini, el hijo del ayatolá allí, y Hani al-Hassan, el representante de la OLP en Teherán. Y ese fue el final de la embajada. Luego se convirtió en la oficina de la OLP».

Tsafrir y la estación del Mossad fueron responsables de coordinar la evacuación de los israelíes restantes.

“Vi que pusieron a todos los israelíes en el Hilton. Y con la cooperación del agregado militar de Estados Unidos, me aseguré de que todos estuvieran allí. El ministro de Defensa, Ezer Weizman, llamó al secretario de Defensa de Estados Unidos y obtuvo el compromiso de que los 34 israelíes se fueran en el primer vuelo de Estados Unidos. Así que los sacamos del Hilton en un autobús al aeropuerto, y eso fue todo».

El propio Tsafrir salió de Irán con este grupo.

“Treinta y cuatro israelíes se fueron, pero aún quedaba una comunidad judía de 84.000. No pudíamos interferir, pero trajimos tantos aviones de EL Al como era posible, para que pudieran salir tantos como fuera posible. Había un individuo llamado Tzion Bar Yitzhak – luego lo recomendé para que encendiera una antorcha el Día de la Independencia – y recorrió todas las comunidades, no solo en Teherán, y explicó qué hacer si querían irse, llegar a El Al y lo demás, y así partieron grandes cantidades. Después de la revolución continuamos desde Europa activando contactos para sacar a los judíos, utilizando contrabandistas”.

Con respecto a la situación actual en Irán, sus opiniones son duras e inequívocas. Tsafrir considera que el actual régimen iraní está motivado principalmente por la ideología y la doctrina religiosas. Él es claro en cuanto a la respuesta adecuada.

“Irán sigue una política para obtener armas nucleares. Si lo logran, usarán estas armas contra nosotros. Y por eso está prohibido que esto suceda. Me preguntan al más alto nivel, como alguien conocedor de Irán, si de tener armas nucleares, usarían esta capacidad contra nosotros. Respondo que sí lo harán. Somos el principal objetivo de Irán. [Mahmoud] Ahmadinejad, cuando era presidente, preparó una puerta en Qom para la llegada del Mahdi [una figura escatológica mesiánica]. Hay una locura allí de extremismo y odio a Israel».

Tsafrir está a favor de una acción aérea preventiva contra las instalaciones nucleares de Irán.

Eliezer ‘Geizi’ Tsafrir se unió al incipiente Mossad en 1962. (Foto: Jonathan Spyer)

Años después

Después de Irán, Tsafrir sirvió durante tres años en América Latina (“buscando [al infame médico nazi Josef] Mengele y trabajando con los jóvenes en las comunidades allí para desarrollar la defensa de las instituciones comunitarias”). Luego, en 1983-1984, se desempeñó como jefe de la estación del Mossad en Beirut, en el punto álgido de la alianza de Israel con las Fuerzas Cristianas Libanesas. Este fue también el período de los esfuerzos iraníes de organización que resultaría en el surgimiento de Hezbolá. Él es menos comunicativo en este período, señalando secamente, “Muchos israelíes pensaron que las Fuerzas Libanesas harían algo por sí mismos. Mientras tanto, ellos pensaban que Israel era una superpotencia».

El último nombramiento de Tsafrir fue como asesor del primer ministro Yitzhak Shamir. Se retiró del Mossad en 1992.

En los años siguientes, ha escrito tres libros sobre su trabajo y experiencias. Ninguno ha aparecido todavía en inglés.

El estudio de Tsafrir en su tranquilo apartamento al norte de Tel Aviv está decorado con recuerdos de su época de trabajo en la región. Por acá está Tsafrir con el líder kurdo iraquí Massoud Barzani, por allí hay un retrato del líder de las Fuerzas Libanesas Bashir Gemayel. Y hay una foto granulada en blanco y negro de un banquete Peshmerga en la década de 1970, quizás en la casa del Mullah Mostafa Barzani en Haj Umran. Allí se puede distinguir a Tsafrir, casi indistinguible de los kurdos, con bigote y tocado, y al otro lado de la mesa, inconfundible, Zvi Zamir, el entonces jefe del Mossad. Mamorabilia de una larga vida dedicada a la seguridad de Israel, la seguridad de las comunidades judías y algo más: a saber, el intento continuo de ubicar a Israel dentro de un marco de alianzas, relaciones y conexiones en el propio Oriente Medio.

Esta, por supuesto, es una tarea que aún no se ha completado. Ha avanzado considerablemente en los últimos años. La carrera de Eliezer “Geizi” Tsafrir, desarrollada lejos de los cómodos pasillos de la diplomacia formal, tiene una notable participación en este logro.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa