El secretario de Estado, Antony J. Blinken, se reúne con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, en Ramallah el 31 de enero de 2023. (Foto: Departamento de Estado de EE. UU.)

Por Yoni Ben Menachem

  • El secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken, fracasó en sus esfuerzos por lograr la calma en Cisjordania (Judea/Samaria) durante su visita a Israel y la Autoridad Palestina del 30 al 31 de enero de 2023. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, rechazó el plan de seguridad estadounidense que le ofrecieron.
  • El presidente de la Autoridad Palestina continúa violando los Acuerdos de Oslo y se niega a luchar contra los grupos terroristas armados en el norte de Samaria, cerca de Yenín y Naplusa.

El secretario de Estado de EE. UU., Tony Blinken, regresó a Washington decepcionado por su reunión con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, que tenía como objetivo generar la calma en los territorios palestinos y restaurar la coordinación de seguridad con Israel.

Altos funcionarios de la Autoridad Palestina dijeron que la reunión entre Blinken y el presidente de la Autoridad Palestina terminó sin resultados, pero que Mahmoud Abbas acordó que dos altos diplomáticos estadounidenses, Barbara Leaf, la subsecretaria de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, y Hady Amr, el representante especial para Asuntos Palestinos, permanecerían en Israel para continuar las conversaciones con altos funcionarios de la Autoridad Palestina y figuras de seguridad en Israel sobre formas de calmar la situación de seguridad. Israel también estuvo de acuerdo.

Según fuentes palestinas, el secretario Blinken no presentó ninguna perspectiva política en su reunión con el presidente de la Autoridad Palestina. En cambio, ofreció a los palestinos 50 millones de dólares en ayuda financiera para ser transferidos a UNRWA y la actualización de la red celular palestina a 4G.

Blinken ignoró por completo los temas de la apertura del consulado estadounidense en el este de Jerusalén y la apertura de las oficinas de la OLP en Washington.

Cooperación EE. UU.-Egipto-Jordania

Fuentes estadounidenses dijeron que la Administración Biden teme el estallido de una tercera intifada y, por lo tanto, está invirtiendo capital político para calmar la situación de seguridad.

Egipto y Jordania se unieron al esfuerzo estadounidense y enviaron a Ramallah al jefe de la inteligencia egipcia, Abbas Kamel, y al jefe de la inteligencia jordana, Ahmed Housni. Los dos se reunieron con el presidente de la Autoridad Palestina, pero no lograron ningún avance.

El secretario Blinken le presentó a Abbas un plan de seguridad escrito por el teniente general de EE. UU. Michael Fenzel, el coordinador entre la Administración estadounidense y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, para restaurar el control de la Autoridad Palestina sobre las ciudades de Nablus y Yenín. El plan fue aceptable para Israel e incluye el establecimiento de una fuerza de seguridad especial de la Autoridad Palestina que será entrenada por los estadounidenses en Jordania y será desplegada en Nablus y Yenín para luchar contra los grupos terroristas armados.

Teniente General Michael R. Fenzel, coordinador de seguridad de EE. UU. para Israel y la Autoridad Palestina (Foto: Embajada de EE. UU.)

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, expresó reservas sobre el plan estadounidense y se negó a aprobarlo.

En conversaciones con el equipo estadounidense, altos funcionarios de la OLP, encabezados por Hussein al-Sheikh, secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP, establecieron una serie de condiciones para renovar la coordinación de seguridad con Israel.

A. Cese de las medidas unilaterales de Israel.

B. La cancelación de las sanciones que Israel impuso a la Autoridad Palestina.

C. Detener la entrada de las fuerzas de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en el Área A de Cisjordania.

D. Terminación de los planes para expandir los asentamientos.

E. Detener la demolición de viviendas ilegales en el este de Jerusalén.

F. Mantener el statu quo en el Monte del Templo

El estado del caos de Yenín: Las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa de Fatah describieron al médico de Yenín, el Dr. Abdullah al-Ahmad, como su “comandante”. Murió en combate con las FDI el 14 de octubre de 2022. (Telegram: Jeninqassam)

La visita del secretario de Estado estadounidense a Ramallah es como dar un placebo a un paciente terminal e intentar inyectar más oxígeno en el respirador que apenas mantiene vivo a la AP.

Es muy dudoso que la Administración Biden pueda evitar un gran estallido de violencia en el este de Jerusalén y Judea y Samaria antes del mes de Ramadán.

Las demandas palestinas hacia Israel no son aceptables para el gobierno de Netanyahu, pero, sin embargo, Israel continúa con el juego diplomático. El presidente de la AP no está preparado para luchar contra los grupos terroristas armados en los territorios, a los que permitió crecer sin obstáculos, en clara violación de los acuerdos de Oslo.

Altos funcionarios de la Autoridad Palestina dicen que la Administración Biden quiere calma en Cisjordania sin estar dispuesta a pagar el precio político exigido por la Autoridad Palestina. La habladuría de Biden sobre la solución de dos estados es solo palabrería para ganar tiempo.

Los grupos terroristas armados del norte de Samaria están satisfechos con el fracaso de la visita de Blinken a la región y han anunciado que continuarán sus operaciones contra Israel.

La preocupación por una escalada es mayor que nunca.

Fuente: The Jerusalem Center for Public Affairs

Yoni Ben Menachem, veterano comentarista diplomático y de asuntos árabes para la Radio y Televisión de Israel, es analista senior de Medio Oriente en el Centro de Jerusalén. Se desempeñó como director general y editor en jefe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios