¿Es Estados Unidos el tonto del mundo?

En los últimos años, comentaristas y elementos políticos han tendido a atribuir a Estados Unidos simplicidad e ingenuidad con respecto a los asuntos mundiales.

Soldados norteamericanos se retiran de Afganistán en abril de 2021 Foto ilustración: sargento primero Kylee Gardner / Fuerza Aérea de EE. UU. vía Wikimedia Commons

Por Eldad Shavit

Por lo tanto, hay muchos, incluso en el Medio Oriente, que están decepcionados con la conducta de los Estados Unidos y argumentan que los extremistas han explotado esta «debilidad» para intensificar sus provocaciones.

Este sentimiento se vio reforzado por la problemática retirada de Afganistán y la rápida toma del poder por parte de los talibanes que contradecía las predicciones preliminares.

Pero, ¿es Estados Unidos realmente el tonto mundial?

¡La respuesta es no!

Estados Unidos, que sigue liderando según todos los parámetros de comparación, y sigue siendo la principal superpotencia mundial.

Las últimas tres administraciones (tanto demócratas como republicanas) decretaron que Estados Unidos dejaría de involucrarse en «guerras interminables», no porque pensaran ingenuamente que una retirada de fuerzas traería estabilidad, sino porque terminaron siendo los «pusilánimes» del mundo».

El presidente Obama, y ​​después de él Trump y Biden, todos ellos creen que las tropas estadounidenses no deberían sacrificarse para resolver conflictos «innecesarios».

Estas administraciones reconocieron que el público estadounidense está cansado, y cada uno a su manera decidió primero invertir en promover los intereses del público y, en paralelo, explotar las capacidades únicas de los Estados Unidos de otras maneras.

¿Significa esto que Estados Unidos está perdiendo su estatus de superpotencia?

Todo lo contrario.

Sea testigo del hecho de que la mayoría de los países aún buscan su favor, comprenden que en muchos ámbitos es insustituible y maniobran para acercarse a él.

La Administración de EE. UU. aún proyecta poder y, a pesar de los desafíos internos, ha demostrado a través de su manejo de la crisis en Europa del Este que está muy lejos de ser ingenua.

Su renuencia a desplegar tropas en Ucrania no da fe de debilidad e ingenuidad, sino más bien de la decisión de no ser arrastrado a un conflicto directo con Rusia.

Mientras tanto, la campaña política y económica que ha encabezado contra Rusia y su impulso para brindar asistencia militar a Ucrania han ayudado en gran medida a demostrar que Rusia, a pesar de la ambición de Putin, está lejos de ser una superpotencia rival.

Y parece que China está aprendiendo sus propias lecciones del fracaso ruso.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Internacional