27 septiembre, 2021

En su primer discurso frente a la ONU, Naftalí Bennett atacó a Irán y elogió los Acuerdos de Abraham

Estos fueron los momentos más destacados del discurso del primer ministro frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Naftali Bennett en la ONU. Screenshot.

Frente a una Asamblea General semivacía, el primer ministro Naftalí Bennett dio su primer discurso en la ONU desde su llegada al poder. En su alocución, el mandatario pasó revista por varios temas, desde Irán hasta el coronavirus.

En esta nota, los segmentos más destacados del discurso:

Israel: «Israel es un faro en un mar tempestuoso. Un faro de democracia, diverso por diseño, innovador por naturaleza y ansioso por contribuir al mundo, a pesar de estar en el vecindario más difícil del mundo. (…) Israel es un milagro del renacer judío. Am Israel Jai: la nación de Israel está viva y el Estado de Israel es su corazón palpitante».

Desafíos de hoy: «Hay dos plagas que están desafiando el tejido mismo de la sociedad en este momento: una es el coronavirus, que ha matado a más de 5 millones de personas en todo el mundo; el otro también ha sacudido al mundo tal como lo conocemos: es la enfermedad de la polarización política».

Polarización y nuevo gobierno: «En un mundo polarizado, donde los algoritmos alimentan nuestra ira, las personas de derecha e izquierda operan en dos realidades separadas, cada una en su propia burbuja de redes sociales, solo escuchan las voces que confirman lo que ya creen. (…) Hace unos cien días, mis socios y yo formamos un nuevo gobierno en Israel, el gobierno más diverso de nuestra historia. Lo que comenzó como un accidente político, ahora puede convertirse en un propósito. Y ese propósito es la unidad».

Coronavirus: «Desarrollamos un modelo que fusiona la sabiduría de la ciencia con el poder de la formulación de políticas. El modelo israelí tiene tres principios rectores: Uno, el país debe permanecer abierto. La segunda regla: vacunar temprano. La tercera regla: adáptese y muévase rápidamente».

Terrorismo: «Si bien Israel se esfuerza por hacer el bien, no podemos perder de vista ni por un momento lo que está sucediendo en nuestro vecindario. Israel está, literalmente, rodeado por Hezbollah, milicias chiítas, la Jihad Islámica y Hamas. En nuestras fronteras. Todos quieren destruir mi país. Y todos están respaldados por Irán. Obtienen su financiamiento de Irán, su entrenamiento de Irán y sus armas de Irán».

Irán: «Durante las últimas tres décadas, Irán ha extendido su matanza y destrucción por Oriente Medio, país tras país: Líbano. Irak. Siria. Yemen. Y Gaza. ¿Qué tienen todos estos lugares en común? Todos se están desmoronando. Sus ciudadanos, hambrientos y sufriendo. Sus economías, colapsando».

El nuevo presidente iraní, Ebrahim Raisi: «En 1988, Irán creó una «comisión de la muerte» que ordenó el asesinato en masa de 5.000 activistas políticos. Fueron colgados de grúas. Esta “comisión de muerte” estaba formada por cuatro personas. Ebrahim Raisi, el nuevo presidente de Irán, fue uno de ellos. Raisi también supervisó el asesinato de niños iraníes. Su apodo es «el carnicero de Teherán», porque eso es exactamente lo que hizo: masacrar a su propia gente. Uno de los testigos de esta masacre declaró en su testimonio que cuando Raisi terminaba una ronda de asesinatos, organizaba una fiesta, se guardaba el dinero de los que acababa de ejecutar y luego se sentaba a comer pasteles de crema. Celebraba el asesinato de su propio pueblo devorando pasteles de crema. Y ahora Raisi es el nuevo presidente de Irán. Esto es con lo que estamos tratando».

Programa nuclear de Irán: «Hay quienes en el mundo parecen ver la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán como una realidad inevitable, o simplemente se han cansado de oír hablar de ello. Israel no tiene ese privilegio. No nos cansaremos. No permitiremos que Irán adquiera un arma nuclear. (…) Si nos concentramos en ello, si nos tomamos en serio detenerlo, si utilizamos todo nuestro ingenio, podemos vencer. Y eso es lo que vamos a hacer».

Acuerdos de Abraham: «No todo es oscuro en Oriente Medio. Junto a tendencias preocupantes, también hay rayos de luz. En primer lugar, los crecientes vínculos que Israel está forjando con los países árabes y musulmanes. Los vínculos que comenzaron hace 42 años con el histórico acuerdo de paz de Israel con Egipto, continuaron hace 27 años con el acuerdo de paz de Israel con Jordania y, más recientemente, con los «Acuerdos de Abraham», que normalizaron nuestras relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos. Más está por venir».

Ataques a Israel: «Y a aquellos países que eligieron participar en esta farsa (la Conferencia de Durban), les digo: atacar a Israel no los hace moralmente superiores. Luchar contra la única democracia en el Medio Oriente no te hace «despertar». Adoptar clichés sobre Israel sin molestarse en aprender los hechos básicos, bueno, eso es simplemente una pereza».

Compartir

#, #, #

Más sobre Internacional