Eliminación del líder de Al Qaeda: Significado, venganza potencial y posible sucesor

Consideraciones iniciales tras la eliminación del líder de Al Qaeda Ayman al-Zawahiri en Kabul:

Foto: Hamid Mir (CC BY-SA 3.0) vía INSS

Por Yoram Schweitzer

1. Contrariamente a la percepción popular en varios países tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán; Washington ha demostrado una vez más su capacidad y determinación para seguir eliminando a figuras destacadas de las organizaciones terroristas yihadistas salafistas (ISIS y sus afiliados). Esto es así a pesar de que están ostensiblemente debajo el radar de la opinión pública en Occidente, ya que actúan principalmente en “áreas periféricas” y no han llevado a cabo ataques terroristas con muchas víctimas en Occidente durante mucho tiempo.

2. Los estadounidenses demostraron la inteligencia y capacidad operativa que permitió la eliminación de Zawahiri; a pesar de la retirada estadounidense de Afganistán y la falta de presencia física en la zona. En 2019 en Siria, los estadounidenses mataron a Abu Bakr al Baghdadi, el califa del Estado Islámico, y a su sucesor en febrero de este año.

3. La eliminación de Zawahiri en Kabul en la casa de Siraj Haqqani, el ministro de Seguridad Interna de Afganistán y una de las principales figuras talibanes y partidarios de Al Qaeda, ha expuesto para que todos vean que los talibanes hospedaron a Al Qaeda y su líder, Zawahiri, contrariamente a su compromiso con Estados Unidos en el Acuerdo de Doha de 2020, que fue la base para la retirada estadounidense de Afganistán un año y medio después.

4. Se ha afirmado que el hijo y el yerno de Haqqani murieron en la operación. Queda por ver si los talibanes responderán al ataque estadounidense en Kabul y cómo lo harán, más allá de condenar el ataque al “Estado soberano respetuoso de la ley” y la violación de las normas internacionales.

5. Siguen abiertas las preguntas sobre la identidad y la influencia del sucesor de Zawahiri en la organización y la respuesta de la organización a la eliminación de su líder. El candidato natural a sucederlo es Saif al-Adel, el principal hombre de operaciones de la organización y el último sobreviviente de la generación anterior de líderes de Al Qaeda. Al-Adel estuvo encarcelado durante varios años en Irán, fue liberado en 2015 y posteriormente vivió allí bajo protección iraní. No está claro si luego se mudó a Afganistán o permanece escondido en Irán. Es posible que la organización prefiera elegir a otro sucesor veterano para que la dirija y reorganice sus filas. Si Al-Adel es el sucesor elegido, podrá llevar a la organización hacia una mayor actividad operativa de acuerdo con su trayectoria profesional y personal.

6. En la incertidumbre actual que rodea la identidad del sucesor, es difícil imaginar la dirección futura de la organización. En los últimos años ha concentrado sus actividades principalmente en los “países periféricos” (Sahel, África, Sur y Sudeste Asiático). A pesar de la retórica de que EE. UU. y Occidente siguen siendo el principal adversario, en realidad no han sido el foco de la actividad de Al Qaeda en los últimos años. Es posible que el sucesor intente aprovechar el incidente del ataque a Zawahiri en el corazón de Afganistán para contraatacar; pero si esta es realmente la intención de la organización, su capacidad para lograrlo en esta etapa está en duda, aunque la organización y sus afiliados no deben subestimarse en cuanto a su capacidad para actuar contra objetivos estadounidenses y occidentales dentro de sus países. Al mismo tiempo, la organización no se vengó directamente por la eliminación de bin Laden, que fue más importante y significativo que el reciente incidente.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Internacional