5 febrero, 2021

Elecciones palestinas: ¿apuesta, potencial o maniobra política?

¿Qué está en la mente de Abu Mazen (Mahmoud Abbas) ? ¿Por qué precisamente ahora el presidente de la Autoridad Palestina anunció elecciones generales? ¿Es esto una respuesta a los cambios en la arena interna, a los cambios en la región o a la nueva administración de los Estados Unidos?, o ¿es una maniobra política […]

Mahmoud Abbas Foto: REUTERS/Mohamad Torokman/Pool.

¿Qué está en la mente de Abu Mazen (Mahmoud Abbas) ? ¿Por qué precisamente ahora el presidente de la Autoridad Palestina anunció elecciones generales? ¿Es esto una respuesta a los cambios en la arena interna, a los cambios en la región o a la nueva administración de los Estados Unidos?, o ¿es una maniobra política que podría salirse de control?

El anuncio del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, de que se celebrarán elecciones generales para las tres instituciones nacionales palestinas suscita varias preguntas. Junto con la esperanza generalizada de renovación y reconciliación intrapalestinas, existen dudas de que sea posible una mejora después de las elecciones, dada la crisis del coronavirus, la desconfianza pública en el liderazgo político de Fatah y de Hamas, y la sospecha interorganizacional. Sobre todo, la pregunta es hacia dónde se dirige Abbas, ya que asumió amplios poderes antes de anunciar las elecciones. ¿Se pueden restablecer las relaciones con la administración Biden si existe una posible integración de Hamas en la Autoridad Palestina? ¿O Abbas está tratando de dirigir el proceso en la dirección de su agrado? Israel, que no tiene ningún interés en que Fatah fracase y Abbas pierda las elecciones, debe examinar la dinámica que se desarrolla con los canales de seguridad y aliados pertinentes en la arena internacional y, al mismo tiempo, trazar un horizonte político y económico nuevo y realista.

El 16 de enero de 2021, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, emitió una orden presidencial anunciando elecciones para las tres instituciones nacionales palestinas: la presidencia, el Consejo Legislativo y el Consejo Nacional Palestino. La orden estipula que las elecciones se llevarán a cabo por etapas, de mayo a agosto de 2021. La orden electoral anterior se emitió en 2009 y fue revocada menos de 120 días después debido a la división entre Fatah y Hamas. Este es el primer intento de celebrar elecciones para el Consejo Nacional Palestino, que desde sus inicios ha visto a la mayoría de sus miembros nombrados y no elegidos.

La orden se emitió en un momento en que el sistema palestino está sufriendo una aguda crisis interna y externa, después de años de que la administración Trump arrinconara el problema palestino, la pandemia del coronavirus y las duras críticas públicas a los líderes de Fatah y Hamas. Abbas, quien detuvo la coordinación de seguridad con Israel durante la era Trump, se apresuró a renovarla después de la victoria de Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que a su vez detuvo los esfuerzos de reconciliación entre todas las facciones palestinas. Hamas renunció a su demanda de celebrar elecciones para las tres instituciones en una fecha, presentada como una condición en las conversaciones de reconciliación, y esto allanó el camino hacia las elecciones previstas.

El anuncio ha dado lugar a una nueva dinámica en el ámbito político y público palestino. La elección aparentemente indica que hay una probabilidad mayor que en el pasado de una reconciliación interna palestina. Las organizaciones y grupos han anunciado su intención de postularse; otros, incluida la Jihad Islámica, en contraste con su boicot de elecciones anteriores, están indecisos. Muchos quieren ver figuras nuevas y jóvenes en el liderazgo que no se identifiquen con el sistema existente, y algunos en Fatah albergan la expectativa de eliminar la candidatura de Abbas. Sin embargo, estas esperanzas son muy tenues. Fatah y Hamas, los principales actores que han luchado durante años sin una decisión, volverán a competir. Fatah enfrenta un desafío particularmente significativo, dadas las rivalidades personales que han provocado divisiones internas, lo que ha llevado a una división en dos bandos. La división podría llevar a una victoria de Hamas, como en las elecciones de 2006, pero es dudoso que Hamas, cuyo camino de resistencia armada ha sido fuertemente criticado desde el enfrentamiento militar con Israel en 2014, esté interesado en la victoria. De hecho, su limitada legitimidad internacional vació de contenido su anterior victoria política. En esta etapa, la organización busca integrarse con el liderazgo de la Autoridad Palestina y las instituciones nacionales, incluida la OLP, y así construir legitimidad para sí misma en el país y en la arena internacional.

El anuncio de elecciones en este momento puede verse como un logro conjunto de Jibril Rajoub, una figura de alto rango de Fatah, y Saleh al-Arouri, una figura de alto rango de Hamas, que trabajaron para promover la reconciliación entre organizaciones, sabiendo que las elecciones están lejos de estar garantizadas, debido a una serie de obstáculos, a saber:

  • La participación de Jerusalén Oriental en las elecciones, como se especifica en la orden presidencial, está sujeta al consentimiento de Israel. Aunque es posible eludir las objeciones por parte de Israel mediante el voto electrónico o saliendo de la parte este de la ciudad, esto significará dificultades de accesibilidad y menos votantes.
  • Sospecha entre las facciones de la oposición de las intenciones de Fatah y Hamas, y la posibilidad de que los dos participen en una lista conjunta o acuerden la división de escaños entre ellos. Los portavoces de ambas organizaciones no niegan tal posibilidad e incluso la plantean como un tema legítimo para debatir en las conversaciones preparatorias que se celebrarán en El Cairo.
  • Alienación del público en general, especialmente entre los jóvenes, que perciben la elección como un mecanismo para garantizar el estatus de los dos fallidos liderazgos, que han perdido vitalidad y legitimidad. En este contexto, se escuchan llamamientos para el establecimiento de nuevos marcos políticos.
  • Indignación pública por la angustia económica generalizada debido a la decisión de Abbas de no recibir dinero de los impuestos de Israel. La ira también es evidente entre muchos funcionarios de la Franja de Gaza que dependen de la Autoridad Palestina y cuyos salarios se han reducido en los últimos años. Esto puede afectar el grado de confianza del público en esta elección y amenazar su participación. El miembro del Comité Central de Fatah Ahmad Khalis, residente de Gaza, ha prometido en nombre de Abbas restaurar la situación a la que era antes de los recortes.
  • La intención de Mohammed Dahlan de postularse, y en particular la posibilidad de que se una al popular Marwan Barghouti, y las críticas del sobrino de Yasir Arafat Nasser al-Qadawah, quien se acercó a Dahlan sobre la celebración de las elecciones previas a la reconciliación, aumentan los temores entre Abbas y sus asociados. Los representantes de Dahlan sugieren, solo para que conste en acta y sabiendo que la idea será rechazada, postularse en una lista conjunta de Fatah y advertir sobre una división que podría llevar a la pérdida del estatus histórico de la organización.

Para garantizar una respuesta a todos los acontecimientos posibles, Abbas tomó dos pasos de gran alcance dos días antes de emitir la orden electoral. Una es una reforma del sistema legal, a saber, el establecimiento de un tribunal administrativo independiente, que está subordinado directamente a él. Esto aparentemente le permite tomar una amplia gama de acciones, incluida la disolución del parlamento, el aplazamiento de las elecciones e incluso su abolición, así como la imposición de restricciones a los funcionarios públicos que busquen elecciones. El segundo paso es un cambio en la ley que establece que esta ya no es una elección para la Autoridad Palestina sino para el Estado de Palestina, es decir, para el Presidente y el Consejo Legislativo del Estado de Palestina. También deroga la estipulación de la ley de 2007, tras la victoria de Hamas en 2006, según la cual todo candidato en las elecciones debe aceptar las obligaciones asumidas por la OLP. El primer movimiento enfureció a los juristas y voceros palestinos porque perjudica a los tribunales y por los muchos poderes que Abbas asumió para sí mismo. La segunda, que en términos prácticos significa la anulación de los Acuerdos de Oslo y la posibilidad de nominar organizaciones que no reconozcan a la OLP, se opongan a la política de Israel y nieguen la existencia de Israel, no provocó mucha reacción.

Surge la pregunta sobre las intenciones de Abbas. ¿Qué lo motiva, a su avanzada edad, a realizar una reforma tan significativa en el sistema judicial en vísperas de las elecciones y cambiar la ley electoral, de una manera que podría generar complicaciones con la administración Biden, cuando la decisión de realizar las elecciones estaba realmente destinada a complacer a EE. UU.? ¿por qué se ha apresurado a celebrar elecciones después del rechazo de todos los intentos de reconciliación entre organizaciones en los últimos años? ¿No teme las consecuencias de la división en las filas del propio Fatah?

La respuesta está en la forma en que Abbas se ha comportado últimamente, como monarca omnipotente. A nivel político, aparentemente hizo dos movimientos contradictorios. Por un lado, renovó la coordinación de seguridad con Israel y expresó la disposición pública a volver a las negociaciones políticas en un marco internacional sin excluir a Estados Unidos como único mediador (como durante la era del presidente Trump), y por otro lado, renovó el proceso de reconciliación con Hamas. Pero no se renovará un proceso político con Israel sin retirar las tres exigencias que el Cuarteto impuso a Hamas como condición para su participación en las negociaciones (reconocimiento de Israel, renuncia al terrorismo y cumplimiento de los acuerdos firmados por la OLP). Hamas continúa rechazando estas condiciones, y no está claro cómo Abbas logrará obtener legitimidad internacional para un gobierno conjunto con Hamas, así como garantizar la cooperación con Israel y la reanudación del proceso político.

Dados estos obstáculos, ¿el anuncio de las elecciones es meramente una maniobra política? ¿Es posible que Abbas y el liderazgo de Fatah crean que pueden persuadir a la administración Biden y a Europa, mientras confían en el antagonismo occidental hacia la administración Trump, para legitimar la inclusión de Hamas en el poder? ¿O es un intento de evitar la presión interna y externa para que se celebren elecciones democráticas, así como para dejar en claro a Estados Unidos y Europa que las elecciones libres requieren la participación de Hamas? Incluso puede ser un intento de acercarse a Occidente para presionar a Israel para acordar la reanudación del proceso político en condiciones más favorables para los palestinos, una opción preferida en relación con el riesgo que entraña la participación de Hamas en las elecciones.

Abbas está tratando de maniobrar entre estas limitaciones y no es inconcebible que eligiera anunciar elecciones para iniciar un proceso que no necesariamente se concrete. Después de que Hamás renunciara a la demanda de celebrar elecciones para todas las instituciones al mismo tiempo, este no tuvo más remedio que emitir la orden electoral, una vez que asumió la mayoría de los poderes que le dan el control de la arena palestina antes, entre y después de las campañas electorales. Parece creer que los movimientos que ha tomado, y el fracaso del plan de Trump, que en la arena palestina se le atribuye en gran parte, le permitirán restablecer las relaciones con Estados Unidos y quizás incluso avanzar en movimientos políticos que estén en línea con la estrategia de Biden, así como asegurar el estatus de Fatah y la actividad continua de los mecanismos construidos durante los 15 años de su gobierno. Aunque Abbas generalmente no es considerado un apostador, especialmente en comparación con su predecesor Yasir Arafat, parece que en esta etapa de su vida se siente lo suficientemente seguro como para tomar decisiones en condiciones de incertidumbre, a pesar de los riesgos involucrados. También es posible que advierta un cierto deshielo en la posición de Hamas, que desde la presentación del plan Trump, ha enfatizado su interés en integrarse al sistema político palestino, ha seguido luchando por la reconciliación interorganizacional, e incluso se ha abstenido de atacar descaradamente la renovada coordinación con Israel.

En cualquier caso, si Abbas espera evitar las elecciones, a pesar de su orden presidencial, esto coincide con la preferencia de Israel de no celebrarlas, ya que podrían resultar en la caída del propio Abbas y la derrota de Fatah. A pesar de sus dificultades, Hamas está en una mejor posición de partida que Fatah. El daño a la estabilidad de la Autoridad Palestina, una amenaza para su supervivencia y la salida de Abbas del escenario de nada sirven a los intereses de seguridad de Israel. Sin embargo, Israel debe abstenerse de presentarse a sí mismo como un debilitamiento de los procedimientos democráticos en la arena palestina. Al mismo tiempo, debe examinar los canales de seguridad y coordinarse con la administración estadounidense, con Francia y Alemania, que gozan de cierta influencia sobre Abbas, y revisar las intenciones de Abbas con los países árabes relevantes, con énfasis en Egipto y Jordania. ¿Ha terminado la era de Oslo, o se trata de un intento de devolver el tema palestino a la agenda internacional, o de ambos? Israel haría bien en trazar un horizonte nuevo y esperanzador que podría fortalecer el estatus de la Autoridad Palestina a través de la renovación del proceso político, en estrecha coordinación con la administración de los Estados Unidos y sus socios regionales, y alentar la mejora económica en la arena palestina al incluirla en los Acuerdos de Abraham. Al mismo tiempo, debe garantizar la aplicación de la ley y el orden en la Ribera Occidental para reducir las tensiones entre las poblaciones locales israelíes y palestinas.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente