2 marzo, 2017

El shékel fuerte vuelve a debilitarse ligeramente ante el dólar

Luego de que el shékel llegara a su máxima fortaleza frente al dólar (NIS 3.64/$) los últimos días, volvió a subir a 3,69 % aproximándose a lo que el Banco Central de Israel llama la “barrera psicológica” (NIS 3,70). Fuentes del mercado estiman que el BCI compró 600 millones de dólares en moneda extranjera esta […]

Foto: Pixabay Public Domain

Luego de que el shékel llegara a su máxima fortaleza frente al dólar (NIS 3.64/$) los últimos días, volvió a subir a 3,69 % aproximándose a lo que el Banco Central de Israel llama la “barrera psicológica” (NIS 3,70).

Fuentes del mercado estiman que el BCI compró 600 millones de dólares en moneda extranjera esta mañana y ayer para detener la tendencia bajista del tipo de cambio, que cayó un 1,5% en los últimos días, llegando a NIS 3.64 / $. La tasa del shékel-euro subió 1,42% esta mañana a NIS 3,87 / €.
“El Banco de Israel se ha dado cuenta de que debe empujar la tasa del dólar del shékel por encima del nivel psicológico de NIS 3,70 para frustrar a los especuladores”, dijo una fuente del mercado.

La fuente explicó que aunque todavía es el comienzo del año, cuando los comerciantes suelen vender grandes cantidades de moneda extranjera, el Banco de Israel había decidido ir en contra de la tendencia mediante la intervención en el comercio con el fin de evitar una nueva caída en el shékel a un nivel peligroso de NIS 3,50/$.

El presidente del Grupo Prico, Yossi Fraiman, declaró: “El BCI ha comprendido que las intervenciones casuales y de una sola vez no son suficientes, debe intervenir continuamente y durante un período prolongado… Es importante comprender que muchas pequeñas empresas han sido perjudicadas por la apreciación del shékel, no sólo los grandes exportadores. Cuando el shékel se fortalece, las importaciones son más baratas, pero las víctimas son las pequeñas empresas que compran materias primas a precios altos”.
El shékel, considerado por muchos como una de las monedas más fuertes del mundo, resistió la tendencia global ganando terreno frente al dólar durante la semana pasada, tras los informes publicados en Israel de crecimiento económico de 4% en 2016.

La mayoría de las monedas de todo el mundo perdieron terreno contra el dólar debido a las expectativas de que la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos aumente su tasa de interés en marzo y después de declaraciones del Presidente Donald Trump, que apoya los recortes de impuestos y la regulación.

Ganadores y perdedores del shékel fuerte

 Shmuel Bar Ziv, industrial entrevistado por el periódico Yediot Ajronot, dirige la empresa Azot 2000, que fabrica instrumentos de trabajo para la industria pesada en el kibutz Nahal Oz cerca de la Franja de Gaza, exporta el 95% de su producción y dice que está perdiendo clientes con el fortalecimiento del shékel. “La situación es catastrófica para nosotros que somos un negocio pequeño, que exporta por millones de dólares. Nuestras pérdidas en shekels sólo suben, el salario mínimo sube, el precio de la electricidad sube a pesar que el precio del crudo en el mundo baja, y nosotros no podemos subir el precio de lo que producimos. Enviamos a nuestros clientes en Europa precios más elevados y no están dispuestos a aceptarlos. Esta situación me lleva a pensar en la posibilidad de trasladar la fábrica al extranjero.

Otros perdedores son las cadenas de hoteles y las agencias de viajes y turismo, ya que un shékel fuerte implica altos costos para los turistas extranjeros, y también para los israelíes que tienden a reservar hoteles o viajar al extranjero, y en grandes cantidades.

A los que favorece el shékel fuerte son los viajeros al exterior, cuyo poder de compra también se fortalece. También están de parabienes los consumidores que compran productos del exterior a través de Internet. Mirel Guely, manicurista entrevistada por Yediot Ajronot, compró un abrigo a través del sitio Ali Express por 33 dólares, que antes del máximo fortalecimiento equivalía a 130 shekels, y luego 122, un ahorro de 8 shékels, y lo mismo con un par de anteojos de sol, a los que pagó 100 shékels en lugar de 114.

Para los estudios de abogados, el fortalecimiento o el debilitamiento del shékel les es indiferente, porque ellos tienen hace años acordado que sus transacciones con el exterior se fijan al valor de cuatro shékels por dólar, lo que suele respaldar sus endeudamientos en dólares.

 

Compartir

Más sobre Economía