El presupuesto se acabó y la diplomacia pública está paralizada

Pleno de la Knéset Foto ilustración: Embajada de EE. UU. en Jerusalén CC BY 2.0 vía Wikimedia Commons

Por David Siman-Tov

El presidente del Subcomité de Política Exterior y Diplomacia Pública, diputado Ze’ev Elkin, afirmó: «Es impensable que en medio de la guerra, el actual sistema de diplomacia pública del Ministerio de Exteriores quede inutilizado debido a la falta de un presupuesto.» 

Un representante del Ministerio de Hacienda informó que se asignó un presupuesto, pero se encuentra a la espera de la aprobación del Comité de Hacienda.

Esto no se trata de un evento presupuestario; más bien, señala el estado de la diplomacia pública israelí. 

Incluso si supuestamente mejora la cooperación durante la guerra, como afirmó el jefe del sistema de la diplomacia pública durante la reunión, la realidad de que la parte encargada de la diplomacia pública en el extranjero se quede sin recursos no es sensata. 

¿Se imaginan una división militar que deje de funcionar por falta de combustible o municiones?

Es evidente que hay muchos elementos en el Gobierno israelí involucrados en la diplomacia pública, algunos de los cuales estuvieron inactivos el año pasado. 

¿Cómo puede el sistema nacional de información integrar organismos que no conoce porque el jefe de la oficina recién acaba de asumir el cargo? 

La división entre el Ministerio de la Diáspora y el Ministerio de Exteriores tampoco está clara y está tomando forma durante la guerra.

Por encima de todo, existen serios interrogantes sobre la diplomacia pública israelí: ¿cuál es el enfoque apropiado en este momento: una diplomacia pública que intente demostrar la rectitud de Israel o actuar como una campaña de influencia que adapta sus mensajes a los distintos públicos objetivo en el mundo? 

¿Cuál es la relación entre el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), que también se dirige a la audiencia internacional, y el Ministerio de Exteriores, que se especializa en esto?

 ¿Cuál es la posibilidad de crear sinergia entre los ministerios gubernamentales y el establishment de seguridad en la guerra, cuando algunos órganos no están en su rutina? 

¿No sería prudente reducir el número de agencias civiles que se ocupan del tema? 

¿Cuál debería ser la posición del Estado hacia la «diplomacia pública civil», que se creó en un momento de conmoción y se está desvaneciendo rápidamente?

Fuente: INSS – Institute for National Security Studies

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios