3 agosto, 2021

El malestar crece en Irán, pero ¿peligra el régimen?

Irán está experimentando actualmente una ola significativa de disturbios. Las protestas comenzaron el 15 de julio en la provincia suroccidental de Juzestán. El foco inicial fue la escasez de agua en los últimos meses, lo que ha provocado la muerte del ganado y el consiguiente empobrecimiento de los agricultores de esta provincia étnicamente diversa. La […]

Un tendero trabaja mientras la electricidad está cortada debido al ahorro de energía en Teherán este mes. – Foto: MAJID ASGARIPOUR / WANA [Agencia de noticias de Asia Occidental] vía REUTERS

Irán está experimentando actualmente una ola significativa de disturbios. Las protestas comenzaron el 15 de julio en la provincia suroccidental de Juzestán. El foco inicial fue la escasez de agua en los últimos meses, lo que ha provocado la muerte del ganado y el consiguiente empobrecimiento de los agricultores de esta provincia étnicamente diversa. La falta de agua también está provocando una interrupción en el suministro de electricidad y cortes frecuentes.

Pero si bien la escasez de agua fue el detonante inicial, las protestas pronto comenzaron a incluir consignas más generalizadas contra el régimen islamista gobernante. La provincia de Juzestán, en la que los árabes-iraníes forman la comunidad más grande, es un lugar de alto desempleo, mal atendido por el gobierno central en términos de servicios. En el transcurso de una semana, las protestas se extendieron, con manifestaciones adicionales, aunque más pequeñas, que tuvieron lugar en las ciudades de Isfahan, Karaj, Kermanshah y Tabriz.

El lunes, los disturbios llegaron a la capital iraní. Los videos e informes de las protestas de Teherán muestran a manifestantes gritando contra el régimen. Eslóganes que incluyen «Muerte al dictador», «Jamenei, qué vergüenza; dejen a Irán en paz» y, en particular, «No a Gaza, no al Líbano, mi vida por Irán». Este último canto, escuchado también en los disturbios generalizados que azotaron a Irán a fines de 2019, refleja la percepción generalizada entre los iraníes de que los recursos de su país se están desperdiciando en apoyo a causas islámicas en toda la región, lo que lleva a sanciones internacionales y deja poco disponible para la población del propio Irán.

En particular, los manifestantes también corearon consignas a favor de Reza Shah, el oficial militar que fundó la dinastía Pahlavi a principios del siglo XX y que muchos iraníes recuerdan como una fuerza modernizadora.

Las autoridades han reaccionado a las protestas con una dureza predecible. En una repetición de lo que sucedió a fines de 2019, la recepción de Internet ha sido bloqueada en Juzestán. Los activistas en Irán están profundamente preocupados por lo que describen como esfuerzos del régimen para construir un sistema de “Internet nacional” siguiendo las líneas chinas (y, según algunos, con la ayuda de China). Tal sistema restringiría severamente la capacidad de los ciudadanos iraníes para comunicarse entre sí y acceder a fuentes online no aprobadas por el régimen.

La policía antidisturbios y efectivos de la Guardia Revolucionaria han sido trasladados a zonas conflictivas. Según los informes, hasta el momento han muerto diez personas. A principios de esta semana, según Amnistía Internacional, las autoridades comenzaron a utilizar fuego real contra los manifestantes. En las protestas a nivel nacional de finales de 2019, murieron más de 1.500 personas. Parece que el número de muertos en las protestas actuales aumentará drásticamente.

El bloqueo del servicio de Internet en áreas afectadas por los disturbios tiene dos propósitos: en primer lugar, impide o complica la comunicación entre manifestantes, que dependen de los canales online para difundir las protestas, en particular para mantener informadas a otras partes del país de los hechos y buscar ampliar el malestar (hay otros medios disponibles para la comunicación y la propaganda a un nivel más local). En segundo lugar, las restricciones de Internet impiden a los manifestantes que el público internacional vea sus videos y mensajes.

¿Qué ha precipitado la actual ola de malestar? ¿Y hay motivos para creer que esta ronda de protestas podría ser diferente a momentos anteriores de descontento y pudiera tener éxito en cuestionar la continuidad del régimen clerical en Irán?

Con respecto al primer tema, al igual que con las anteriores oleadas de protestas en Irán y en otros lugares, se puede identificar un conjunto de causas. Desde el año pasado, Juzestán se ha visto afectada por una grave sequía. Según el servicio meteorológico de Irán, los meses de octubre de 2020 a junio de 2021 fueron los más secos de los últimos 53 años. El río Karun, que atraviesa Juzestán, se ha secado por completo.

Pero la escasez de agua en Juzestán y en otras partes de Irán no es solo el producto de condiciones climáticas inevitables. Estos se han visto exacerbados por políticas consideradas como necesarias debido a la estrategia más amplia del régimen de confrontación con Occidente y sus aliados regionales.

Al igual que los regímenes anteriores que intentaron desafiar las reglas básicas del sistema internacional, el régimen iraní busca asegurarse, en la medida de lo posible, fuentes independientes de suministro de alimentos. Esto ha llevado a enfatizar acerca el desarrollo de la agricultura dentro de Irán. Esto, a su vez, ha provocado una sobreexplotación de los recursos hídricos, que ahora está produciendo resultados negativos. Alrededor del 90% del consumo total de agua de Irán es utilizado por el sector agrícola. Los principales cultivos que se siembran en Juzestán son el arroz y la caña de azúcar, los cuales requieren grandes cantidades de agua.

La sobreexplotación de los recursos hídricos durante décadas se produjo en ausencia de una estrategia nacional coherente para el manejo del agua. El resultado ahora se está haciendo evidente en la creciente salinidad y en algunos lugares la aridez de partes considerables del sur de Irán. Esto está provocando escasez de agua a la población y aumenta la posibilidad de movimientos de población a gran escala. El represamiento excesivo de los recursos hídricos, que conduce a la desecación de los embalses, está agravando el problema.

La sequía, agravada por una política estatal torpe y fallida, ha jugado un papel en el fomento del malestar y la inestabilidad en otras partes del Medio Oriente. En Siria, por ejemplo, una grave sequía combinada con el efecto de la mala gestión económica provocó la salida de 1,5 millones de agricultores de sus tierras en el período anterior a 2011. El resultado fue el surgimiento de una clase de familias árabes sunitas desplazadas y pobres en Damasco y sus alrededores y en otras ciudades importantes. La insurgencia que comenzó en Siria a fines de 2011 encontró, en este sector, a sus soldados de infantería más dispuestos.

Entonces, ¿podrían los disturbios actuales inspirados por la sequía en Irán producir un resultado similar?

Si bien no se debe descartar nada, la situación actual aún está muy lejos de allí. Las protestas en curso son considerablemente más pequeñas que las presenciadas en 2019. Aún existe, de manera crucial, una falta de cualquier tipo de liderazgo revolucionario creíble capaz de plantear una alternativa popular al gobierno de los clérigos y el CGRI.

Pero a pesar de todo, según una fuente iraní, las actuales protestas tienen un significado real. Esta fuente señala que la escasez de agua y electricidad no tiene precedentes y está sirviendo para desviar el sentimiento popular de nuevos pensamientos de reforma y hacia un rechazo total del régimen actual. Si un rechazo tan completo y total del sistema en sí se está extendiendo entre el público, es muy posible que traiga más resultados con el tiempo.

Ciertamente, los acontecimientos actuales en Irán son una prueba más de que el talón de Aquiles del sistema iraní es su incapacidad para crear condiciones viables de vida social y económica para las poblaciones que viven bajo su control.

Esta incapacidad, con el tiempo, puede resultar fatal para el régimen. Por el momento, continúan los disturbios y la represión.

Fuente: The Jerusalem Post

#, #, #, #

Más sobre Medio Oriente