19 julio, 2021

El Líbano está teniendo una muerte lenta

El Líbano se encuentra actualmente en las garras de la peor crisis económica de su historia. Hay escasez diaria de combustible y electricidad, falta crónica de suministros médicos y ausencia de medicamentos esenciales en los hospitales. Alrededor del 77% de los hogares libaneses no puede comprar suficientes alimentos. La libra libanesa ha perdido el 90% […]

Una mujer sentada cerca de un fuego durante una protesta contra la caida de la moneda libanesa y las crecientes dificultades económicas, en marzo en Beirut. – Foto: REUTERS/Mohamed Azakir

El Líbano se encuentra actualmente en las garras de la peor crisis económica de su historia. Hay escasez diaria de combustible y electricidad, falta crónica de suministros médicos y ausencia de medicamentos esenciales en los hospitales. Alrededor del 77% de los hogares libaneses no puede comprar suficientes alimentos. La libra libanesa ha perdido el 90% de su valor en los últimos dos años. Mientras tanto, los ciudadanos libaneses no pueden retirar más de $ 100 por semana, ya que las reservas de divisas se han reducido. La situación está llegando a un punto sin retorno, con la posibilidad real del hambre generalizada. El Líbano es hoy, según todas las lecturas, un Estado fallido y en colapso.

¿Cómo ha llegado el país a este punto? Hace menos de dos décadas, el Líbano estaba renovando su imagen como centro de comercio y turismo en la costa mediterránea. El movimiento «14 de marzo», que lleva el nombre de la movilización popular que obligó a la retirada siria en 2005, estaba en pleno apogeo. Se presentó como uno de los pocos éxitos de lo que entonces era la estrategia de democratización regional de la administración estadounidense. Visité el país en ese período, en 2007. Entonces se podía discernir entre los jóvenes libaneses un anhelo palpable de normalidad. La guerra civil ya era un recuerdo que se alejaba. Lo que quedaba de ella, al menos entre sunitas y cristianos, era una especie de pavor ante la posibilidad de que volviera la violencia política. La ocupación israelí en el sur había terminado en mayo de 2000. La normalidad parecía estar al alcance.

¿Qué salió mal? Lo que salió mal también era discernible en ese entonces. También entonces, era evidente que había dos poderes en el Líbano. El primero, representado por el movimiento del 14 de marzo, era ostensiblemente progresista, orientado hacia Occidente, hacia el comercio y la normalidad. El otro poder era el de Irán, a través de su franquicia más antigua, el movimiento libanés de Hezbolá. Este interés tenía su propio poder militar que superaba al del Estado y eclipsaba a las demás presencias militares irregulares en el país. También tenía su propia economía, sus propias fuentes de ingresos, sus propias rutas de contrabando.

El proyecto del elemento iraní era que los dos Líbano siguieran existiendo indefinidamente. El primero debía proporcionar un caparazón conveniente de normalidad y legitimidad bajo el cual el segundo pudiera continuar con las tareas asignadas en la larga guerra de Teherán contra Israel. Los partidarios del proyecto del 14 de marzo tenían una tendencia a evitar la discusión sobre temas de poder duro. Esto en retrospectiva iba a resultar fatal.

Cualquier posibilidad de que el Líbano del 14 de marzo pudiera montar una defensa en armas de su visión del país terminó con los acontecimientos de mayo y junio de 2008. En un breve conflicto en las calles de Beirut, las fuerzas de Amal y Hezbolá barrieron con desdén a las caóticas movilizaciones militares de las fuerzas sunitas y drusas del movimiento 14 de marzo.

A partir de este momento, la suerte estaba echada. Estaba claro que no habría más intentos de resistencia real al proyecto iraní en el Líbano. Lo que habría en su lugar sería ofuscación y negación. El enfoque iraní encaja perfectamente con el deseo de los libaneses de ignorar la realidad.

Recuerdo que me dirigí a una audiencia compuesta principalmente por jóvenes libaneses en Londres en un evento en el verano de 2008, poco después de los violentos sucesos de Beirut. Advertí que la perspectiva emergente en el país era la ocupación iraní. Nadie, quizás comprensiblemente, quería escuchar esto de un israelí. «Preferiríamos tenerlos a ellos antes que a ustedes», gritó una joven libanesa, entre aplausos de la audiencia. Que así sea. Ahora, ella tiene su deseo y sus consecuencias.

En los años posteriores a 2008, los acontecimientos siguieron una espiral descendente. La guerra civil siria trajo alrededor de 1,8 millones de refugiados al Líbano, lo que tensó aún más la frágil infraestructura del país. La guerra asestó un golpe devastador al sector del turismo, que había representado alrededor del 7,5% del PIB del Líbano. El creciente descontento de Arabia Saudita y Estados Unidos ante la realidad del poder iraní en el país llegó a un punto crítico en 2015-2016. A principios de 2016, Riad anunció el retiro de sus depósitos del Banco Central del Líbano. Esto siguió a la cancelación de 4.000 millones de dólares de ayuda a las fuerzas armadas y de seguridad libanesas.

La “Ley de Prevención del Financiamiento Internacional de Hezbolá” de EE.UU. de 2015 afectó duramente al sector de servicios financieros, otro elemento clave de la economía libanesa. Arabia Saudita, Bahréin, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos emitieron avisos en contra de viajar al Líbano en ese momento. Esto puso fin al tradicional papel del país como un patio de recreo permisivo para los visitantes que buscan un respiro agradable de las restricciones del Golfo.

En esta etapa, el Líbano estaba buscando gestionar una deuda pública de 69.000 millones de dólares, por un total del 150% del PIB. Pero a medida que la economía oficial se hundía; la economía clandestina paralela de Irán / Hezbolá prosperaba. Sin embargo, no de tal manera que se beneficiara el ciudadano medio. Las fronteras porosas o supervisadas por Hezbolá entre el Líbano y Siria permitieron el contrabando de importaciones de petróleo y su reventa en Siria, en beneficio de Hezbolá. Las píldoras de anfetamina Captagon fabricadas en Siria y el cannabis se contrabandeaban por otro lado, encontrando su destino en las ciudades europeas o en el Golfo a través de rutas supervisadas por Hezbolá. No hace falta decir que ninguna de las ganancias de este floreciente sector fue destinada al servicio de la deuda nacional ni a la infraestructura pública en ruinas.

En marzo de 2020, en el contexto de las protestas multisectarias en todo el país contra la corrupción, el servicio público deficiente, el desempleo juvenil y la mala gestión; el Líbano incumplió por primera vez con el pago de su deuda. El Fondo Monetario Internacional aprobó un plan de reformas, pero tras la renuncia del gobierno luego de la explosión del puerto de Beirut en agosto de 2020, las negociaciones se estancaron. La economía libanesa se contrajo un 20% en 2020.

Este es el trasfondo de la grave crisis actual en el Líbano. Todos los elementos: sanciones estadounidenses, retiro saudita e internacional de la ayuda e inversión, el posterior incumplimiento de la deuda y la pérdida de confianza, la devaluación de la moneda resultante, una economía clandestina que se beneficia solo a sí misma y un sistema político paralizado, son directamente atribuibles al efecto distorsionador que ha traído la presencia del omnipresente proyecto iraní en el suelo libanés.

Desde este punto de vista, la situación actual constituye una severa advertencia para todos los países que enfrentan la infiltración del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica [IRGC] y sus diversas franquicias de milicias. Estos son buenos para construir un músculo paramilitar y convertirlo en poder político. No tienen conocimiento ni interés por la economía. Como resultado, el resultado neto de su toma del poder de facto en un país será la ruina y el empobrecimiento final de ese país. El Líbano es ahora un estudio de caso de este proceso.

Desde el punto de vista de Israel, poco queda por hacer salvo seguir protegiendo las fronteras. No hay razón para suponer que el caos actual en el Líbano inclinará a los iraníes y sus representantes hacia aventuras militares en el sur. Cuando el hambre y el colapso de la infraestructura son una perspectiva real, es probable que nadie se una a los colores nacionales, ni los del Líbano, y ciertamente tampoco a los de Irán y sus agentes locales.

Con respecto a cualquier respuesta internacional, la ayuda internacional debe condicionarse al desarme del poder iraní y la reforma profunda del sistema político. Cualquier otro remedio corre el peligro de ofrecer apoyo a la disfuncionalidad actual creada por Irán en el Líbano.

El punto fundamental: el Líbano fue el primer Estado árabe en sufrir un colapso interno y, en consecuencia, el primero en recibir las intenciones de la marca de toma de control político-militar del IRGC. Teniendo en cuenta las variaciones locales, se están llevando a cabo esfuerzos iraníes similares en Irak, Siria y Yemen. El Líbano es el primer Estado árabe que ha sido llevado al punto de la destrucción por este proyecto. La importancia de los acontecimientos actuales se extiende mucho más allá de las fronteras del Líbano. Irán es responsable de la lenta muerte del Líbano.

Fuente: The Jerusalem Post

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente