El Kremlin se acerca a Teherán

17 agosto, 2016

Pablo Sklarevich
El despliegue de bombarderos estratégicos rusos TU-22M3 en la base aérea iraní de Hamadan, denota no solamente los crecientes lazos políticos entre Moscú y Teherán. Sino también, junto a la movilización de las unidades de elite “Rawdan” de Hezbollah hacia el campo de batalla en Alepo -a pesar de las importantes bajas- muestra que en esa ciudad estratégica, de la que poco queda tras cinco años de guerra civil, se está tratando de definir el curso de la contienda.
A pesar su profunda intervención en Siria, Hezbollah sigue tratando de agitar peligrosamente el conflicto detrás de las líneas israelíes.
El Servicio de Seguridad General (Shabak) anunció el desmantelamiento de un número de células en Cisjordania (Judea y Samaria) cuyos miembros fueron reclutados a través de Facebook desde el Líbano y la Franja de Gaza.
La organización chií les ordenó a sus agentes perpetrar ataques con armas de fuego, atentados suicidas, y reclutar nuevos miembros.
Por ejemplo, Mustafa Kamel Hindi, el líder de una célula en Qalquilia recibió instrucciones por e-mail para perpetrar un ataque con armas de fuego, con otros cuatro cómplices que había reclutado, contra una patrulla militar israelí. Los miembros del grupo ya habían recibido entrenamiento cuando fueron detenidos, en junio.
En tanto que Usama Noaf Sid Najim de la localidad cisjordana de Kabalan fue enrolado por el agente de Hezbollah en Gaza, Muhammad Paiz Abu Jadian, quien le envió dinero y le ordenó perpetrar ataques, incluyendo un atentado suicida contra un autobús. Najim fue detenido en marzo, antes de que pudiera cumplir con su cometido.
Las fuerzas de seguridad también detuvieron, en mayo, a Maamen Assam Abdulrahman Nasharti, quien también fue reclutado por Abu Jadian para atacar a soldados israelíes cerca de su domicilio en Jenín con un fusil M-16.
Mientras tanto, Egipto y Jordania han criticado duramente a Israel por las visitas de radicales judíos al Monte del Templo en Tsha Be-Av, cuando se conmemoraba la destrucción del Primer y Segundo Templo. Amman y El Cairo temen seguramente que una nueva ola de violencia, agitada por el sectarismo religioso, pueda desestabilizar aún más la convulsionada región.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios