5 octubre, 2020

El interés israelí: mantener a Siria débil

Israel debería rechazar cualquier propuesta del gobierno de Assad y ayudar a mantener la «máxima presión» sobre el régimen. Este documento analiza brevemente la situación actual en Siria (otoño de 2020) y evalúa la situación preferida por Israel con respecto a Siria durante el próximo período. Siria en la actualidad permanece en un estado de […]

Partidarios del presidente Bashar el Assad exhiben su retrato y flamean banderas en Sweida Foto archivo: SANA/Handout vía REUTERS

Israel debería rechazar cualquier propuesta del gobierno de Assad y ayudar a mantener la «máxima presión» sobre el régimen.

Este documento analiza brevemente la situación actual en Siria (otoño de 2020) y evalúa la situación preferida por Israel con respecto a Siria durante el próximo período.

Siria en la actualidad permanece en un estado de cambio, pero desde marzo ha habido poco movimiento en la situación no resuelta en el país. Marzo fue testigo de la conclusión de la ofensiva rusa y del régimen contra las fuerzas turcas e islamistas sunitas y aliadas en el noroeste del país. El lado del gobierno sirio logró avances, llegando a la autopista M4 entre Alepo y la costa. Sin embargo, no logró reconquistar la totalidad de la provincia meridional de Idleb. Como resultado, los enclaves rebeldes y turcos en el noroeste permanecen intactos. Hay rumores de una ofensiva adicional a la vista por parte del régimen con el apoyo de Rusia.

De manera similar, al este del Éufrates, y a pesar de la incursión turca en octubre-noviembre de 2019 y el establecimiento de un enclave turco entre las ciudades de Ain Issa y Tal Tamr, y la posterior entrada de las fuerzas gubernamentales al este del río, los kurdos dominaron la autoridad autónoma local, cuyo gobierno del área permanece intacta y bajo control.

Estados Unidos tampoco se ha retirado de esta área, a pesar del anuncio del presidente Trump en octubre de 2018. El número de fuerzas en el área se ha reducido y los arreglos futuros siguen siendo profundamente inciertos. Pero la presencia permanece, y de hecho, a mediados de septiembre, Estados Unidos desplegó seis vehículos de combate Bradley adicionales en el este de Siria, para permitir que las aproximadamente 500 tropas estadounidenses que quedaban allí pudieran hacer frente de mejor manera a los intentos rusos de hostigamiento e intimidación de la fuerza.

En el plano político, la situación siria también permanece estancada. El Comité Constitucional, establecido bajo los auspicios de las Naciones Unidas, que tenía la intención de redactar una nueva carta para allanar el camino a las elecciones, permanece en suspenso. Parece haber poca probabilidad de que este proceso produzca algo valioso, particularmente cuando persiste la división de facto del país en tres partes. Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en el verano de 2021. De manera similar, además de la vacía formalidad de las “elecciones” bajo un sistema dictatorial, es difícil ver cómo se podría llevar a cabo incluso la apariencia de una elección a nivel nacional, dada la ausencia de una autoridad única en todo el país.

La situación económica que enfrenta el país es terrible. Hay escasez de pan y escasez de productos básicos. Hay escasez de trigo y combustible. Las largas colas de ciudadanos más pobres que hacen fila para recibir alimentos básicos subvencionados han sido una vista habitual de las primeras horas de la mañana en Damasco durante varios años. La crisis económica del Líbano también está afectando a Siria. Las sanciones estadounidenses han sido establecidas para evitar cualquier camino hacia la recuperación, a pesar de las recientes declaraciones conjuntas del gobierno sirio y de Rusia sobre una nueva estrategia de reconstrucción.

Una división de tres vías

La situación tanto dentro del área controlada por Turquía como en el área de las FDS [Fuerzas Democráticas Sirias] al este del Éufrates sigue siendo profundamente inestable. Alrededor de 12.000 tropas turcas están ahora desplegadas en esta área, junto con ex rebeldes organizados por Turquía bajo la bandera del “Ejército Nacional Sirio” (Jaish al-Watani) y milicias islamistas, la más poderosa de las cuales sigue siendo Hayat Tahrir al-Sham (HTS), la franquicia siria de al-Qaeda.

En el verano de 2018, con la rápida reconquista del suroeste por parte del régimen de Assad, parecía inminente el fin de la guerra civil. Muchos analistas predijeron la rápida reunificación del país bajo el gobierno de Assad. Cuando el presidente Trump anunció la retirada de las fuerzas de Estados Unidos en diciembre de 2018, este escenario parecía estar cerca de cumplirse. Casi tres años después, sin embargo, aún no se ha cumplido.

De hecho, incluso en cerca del 65% del territorio sirio en el que el régimen tiene el control nominal, la situación no está ni cerca de volver al statu quo ante bellum. El poder en estas áreas es compartido por el propio régimen de Assad, Rusia e Irán. Estos dos últimos países fueron esenciales para la supervivencia de Assad en la guerra civil. Cada uno está promoviendo su propio proyecto en Siria. Ninguno de estos proyectos está sujeto a la aprobación del presidente sirio nominal. En cierto modo, el área del país reconquistada por el régimen se asemeja de hecho a las dos áreas que quedan fuera de su control, en el sentido de que cada área ha sido profundamente penetrada por un poder o poderes externos, y estos poderes pueden operar sin buscar el consentimiento de su aliado formal sirio.

Dentro de las áreas controladas por el régimen, Irán parece ejercer el control exclusivo del cruce fronterizo de AlbuKamal/ al-Qaim desde Irak, en el extremo sureste de Siria. La carretera a Mayadin y varias aldeas de esta zona están controladas exclusivamente por Irán y los arreglos de seguridad de las milicias asociadas (es decir, las fuerzas de seguridad del gobierno no ingresan sin el permiso de la estructura dirigida por Irán). Más al oeste, en la provincia de Deraa, se está desarrollando una rivalidad entre las fuerzas asociadas a Rusia e Irán. La 8ª Brigada del 5º Cuerpo, dominada por Rusia, formada por antiguos rebeldes bajo el mando de Ahmed al-Awda, domina la parte oriental de la provincia. Los elementos de la 4ta División, la Inteligencia de la Fuerza Aérea y el Hezbolá libanés vinculados a Irán son frecuentes en el oeste de Deraa hasta la frontera con Israel.

Política de EE. UU.

La política de Estados Unidos en Siria, a pesar de las erráticas declaraciones del presidente Trump sobre la presencia en el este de Siria, no carece de coherencia. Su intención, vía sanciones y presiones, es mantener el régimen «encajonado», incapaz de reconstruir el país, incapaz de re-consolidar su dominio. A través de medios como la Ley César de Protección Civil en Siria, Estados Unidos busca utilizar su poder financiero para evitar que el régimen de Assad obtenga fondos suficientes para comenzar a reconstruir. Al hacerlo, Estados Unidos actúa contra los proyectos de Rusia e Irán para afianzar y expandir el control del régimen. La ley sanciona al gobierno sirio, incluido el presidente Bashar Assad, por crímenes de guerra. El apoyo de Estados Unidos a las FDS y la aquiescencia tácita a la incursión turca en el norte de Siria completan esta estrategia de contención.

Este enfoque de EE. UU. encaja perfectamente en la estrategia regional más amplia de «máxima presión» sobre Irán. En su raíz está el deseo de evitar compromisos importantes de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente, mientras que al mismo tiempo se conserva la capacidad de establecer resultados y contener enemigos. No está claro si esta estrategia seguirá aplicándose después de noviembre, si la actual administración deja el cargo en ese momento. Pero hasta ahora, ha producido una situación en la que el régimen de Assad, aunque sobrevive, sigue siendo débil y está lejos de tener el control total de toda Siria, o incluso de las áreas en las que conserva el control nominal.

El interés israelí y la política israelí

Israel ha apoyado la máxima presión sobre Irán en todo momento. Teherán sigue siendo el principal adversario estratégico de Israel en la región, y el objetivo central de Israel con respecto a Siria es la prevención de la transferencia de sistemas sofisticados de armas por parte de Irán a través de Siria al Hezbolá libanés, y la degradación y la interrupción de la propia infraestructura militar de Irán en Siria tanto en términos de equipos como en términos de efectivos. Esta estrategia tiene un final abierto. Si bien el objetivo declarado de Israel es la completa retirada iraní de Siria, es difícil ver cómo se lograría dadas las herramientas que Israel está empleando para avanzar (recopilación de inteligencia y uso del poder aéreo). Sin embargo, a través de sus esfuerzos continuos para degradar las capacidades iraníes, Israel ciertamente ha impedido la consolidación y el atrincheramiento iraní en suelo sirio, y parece dispuesto a continuar con este esfuerzo. Junto con el debilitamiento de Irán, a Israel le interesa que Siria también permanezca aislada y débil, para permitir que continúe esta degradación continua de las capacidades iraníes. No hay razón para creer que un régimen de Assad reconstituido y fortalecido difiera en su política regional, ni siquiera en el más mínimo grado, de la postura adoptada antes de marzo de 2011 y el estallido del levantamiento. En la década anterior a la guerra civil, Bashar Assad siguió una política de alianza con Irán y su «eje de resistencia» y un apoyo intransigente al Hezbolá libanés.

Dado que no hay ninguna razón para creer seriamente que se ha desviado de esta postura, y dado que la política estadounidense de máxima presión sobre Irán y sus aliados ha servido para debilitar severamente la alianza liderada por Irán mediante la aplicación de presión financiera, aislamiento diplomático y ataques militares selectivos: Israel tiene un claro interés en que esta estrategia se siga aplicando, incluso en Siria. El mantenimiento de esta estrategia dejará suficiente espacio para que Israel continúe degradando y debilitando las capacidades iraníes en Siria, en armonía con, y como un elemento, de la estrategia estadounidense más amplia.

La política de presión está causando aflicción en las partes de Siria controladas por Assad. Un reporte del bien informado periodista nacido en Siria, Ibrahim Hamidi, en el periódico Sharq al Awsat, de propiedad saudí (26 de septiembre), sugirió que Assad ha expresado interés en renovar las negociaciones con Israel. La intención de tal declaración es, sin duda, romper la estrategia de aislamiento impuesta por Estados Unidos al régimen. No hace falta decir que Assad no puede abandonar sus demandas territoriales con respecto a Israel, es decir, lograr la devolución a su control de la estratégica meseta del Golán, y por lo tanto, cualquier negociación tendría cero posibilidades de éxito. Pero la mera apertura de tales conversaciones constituiría una ventaja importante para Assad al romper su aislamiento.

El hecho de que Assad pueda estar sintiendo la necesidad de enviar tales globos de ensayo en este momento es una indicación de que la estrategia de EE. UU.  está funcionando y es una razón para seguir avanzando en esta dirección. Assad, sin duda, se beneficiaría de la reanudación de las negociaciones con Israel y de la relegitimación de su gobierno que esto implicaría. Pero un Assad relegitimado, que sin embargo permanezca alineado y en deuda con los iraníes, sería un factor que complicaría Israel en su deseo de continuar impidiendo por la fuerza el atrincheramiento iraní en Siria. Y como se indicó anteriormente, no hay evidencia que sugiera que Assad tenga la intención de renunciar a esta alianza. De hecho, desde su punto de vista, sería una tontería hacerlo, ya que Irán es un factor clave para evitar la destrucción de su régimen. También queda abierta la duda de si Assad podría incluso ordenar a los iraníes a que abandonen Siria, o romper con ellos, dada la extrema debilidad de sus Fuerzas Armadas y la falta de disponibilidad de reemplazantes distintos de los iraníes y sus aliados.

Mientras tanto, los Emiratos Árabes Unidos, así como Egipto, están a favor de la rehabilitación de Assad, como parte de una estrategia más amplia de reconstrucción del centro diplomático del mundo árabe. Este proyecto general, que también incluye esfuerzos para fortalecer al primer ministro Mustafa Kadhimi en Irak, es uno que también es bueno para Israel, ya que es un esfuerzo por construir una alianza árabe alrededor de un núcleo de Estados pro-occidentales con relaciones normalizadas con Israel de facto o de jure.

Sin embargo, es erróneo creer que la Siria de Assad pueda ser miembro de tal alianza. Sus intereses y preferencias lo mantendrán firmemente en el bando pro-Irán y en estrecha alianza con Rusia. Se complacerá en aprovechar cualquier ventaja que le ofrezca la diplomacia árabe mientras conserva esta orientación. Israel tendrá que defender este argumento ante sus socios árabes en el futuro inmediato.

Dada la clara utilidad de mantener el aislamiento de Assad, y la sinergia entre Israel y la Administración de Estados Unidos en este sentido, es importante que Jerusalén deje en claro su compromiso con el mantenimiento de la estrategia de máxima presión sobre Irán y el campo regional que lo rodea, incluido el régimen de Assad. Israel debería rechazar cualquier propuesta del régimen. Tales propuestas reflejan una incomodidad y desesperación por parte del régimen que a Israel le interesa mantener.

Fuente: The Jerusalem Institute for Strategy and Security

El Dr. Jonathan Spyer es experto en Siria, Irak, grupos islámicos radicales y kurdos

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa