El intento de golpe de Estado en Jordania: ¿mito o realidad?

En el siglo de su existencia, el Reino Hachemita de Jordania ha experimentado muchos eventos dramáticos, incluidas las guerras con Israel en 1948 y 1967, el tratado de paz firmado con el Estado judío en 1994, y cinco oleadas de refugiados que inundaron el país para abarcar la mayor parte de sus poblaciones. Pero solo […]

Hamza bin Hussein Foto archivo: REUTERS/Ali Jarekji

En el siglo de su existencia, el Reino Hachemita de Jordania ha experimentado muchos eventos dramáticos, incluidas las guerras con Israel en 1948 y 1967, el tratado de paz firmado con el Estado judío en 1994, y cinco oleadas de refugiados que inundaron el país para abarcar la mayor parte de sus poblaciones. Pero solo una vez en estos cien años, en 1970, Jordania estuvo en peligro de ser tomada, entonces por la OLP, con la ayuda de Siria.

Es dudoso que los acontecimientos recientes puedan considerarse un intento de golpe. De hecho, el régimen ha tenido cuidado de no acusar al príncipe de subversión contra la familia real o de intento de golpe. El pasado año, dominado por la pandemia COVID-19 y sus consecuencias económicas, ha empeorado la situación económica de Jordania, y las críticas al desempeño del gobierno, tanto en la lucha contra la pandemia como en el manejo de su impacto económico, han sido expresadas públicamente por personas que previamente han encabezado oficinas públicas o que sirvieron en el parlamento. Las críticas del príncipe Hamzah probablemente susciten preocupaciones en la monarquía también porque es descendiente de la dinastía hachemita y fue heredero al trono en los primeros años del rey Abdullah II. Además, Hamzah acusa al gobierno, aunque no menciona explícitamente al rey, de corrupción e incapacidad para abordar la aflicción de Jordania.

Hamzah afirma que no tiene ningún interés personal en criticar y que su preocupación es por completo por su pueblo y su país. Incluso si pudiera sentirse frustrado por la pérdida de la oportunidad de suceder algún día a su padre, el rey Hussein, es difícil suponer que consideró un golpe sin tener el apoyo significativo del único elemento con poder para decidir tales intentos: el ejército. Hamzah disfruta de cierta simpatía entre las tribus que son las reservas de recursos humanos del ejército jordano, pero hay mucha distancia desde allí hasta la voluntad de ayudar a un golpe.

En resumen: hubo algunas críticas dentro de la familia real, quizás acompañadas de frustración personal, pero el gobierno del rey Abdullah II no se vio amenazado.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Medio Oriente