27 agosto, 2021

El inicio del año escolar en Israel podría retrasarse por el brote de coronavirus

Si bien la fecha de comienzo de clases está estipulada para el 1° de septiembre, aún persisten dudas para las autoridades, que evaluarán la situación en los próximos días.

Las escuelas deberán permitir que los jóvenes se vacunen dentro de los establecimientos. Foto: Licencia Creative Commons.

El Ministerio de Salud aún podría oponerse a la apertura del año escolar programado para el 1° de septiembre, informó un funcionario de dicha cartera. La decisión final se tomará en los próximos días, de acuerdo a las cifras de infección por COVID-19.

La funcionaria Ilana Gans, que se especializa en salud pública en el Ministerio, dijo al Comité de Constitución, Derecho y Justicia de la Knesset que aunque el Ministerio de Salud respalda el plan actual de abrir el año escolar el 1° de septiembre, eso podría cambiar si las tasas de infección no disminuyen.

La funcionaria, recalcó, «quiere abrir el año según lo previsto con todos los medios para evitar en la medida de lo posible la llegada de niños infectados» [a las instalaciones del colegio]. Asimismo, agregó: «Vimos durante el [último] año escolar el daño causado por no devolver a los niños a las escuelas«, refiriéndose a los largos meses de aprendizaje a distancia para los estudiantes israelíes.

Los comentarios de Gans se produjeron después de que el presidente del comité interino, el diputado Eitan Ginzburg, advirtiera que el regreso de los niños a la escuela el 1° de septiembre «definitivamente conduciría a infecciones y eso perjudica la estrategia del Ministerio de Salud de ganar tiempo» para llevar a cabo la campaña de refuerzo de vacunas. Retrasar el inicio de los estudios hasta octubre pondría al ministerio «en una posición mucho mejor», sugirió.

El gabinete de coronavirus había afirmado que el año escolar comenzaría según lo programado. Los ministros acordaron que los estudiantes elegibles, de 12 años o más, serán vacunados en las escuelas, sujeto a la aprobación de los padres.

La ministro de Educación, Yifat Shasha-Biton, se había opuesto al plan en un principio. Sin embargo, luego lo aceptó en un intento por evitar un retraso en la apertura del año escolar.

Las autoridades sostienen que la gran mayoría de los que sufren episodios graves de COVID-19 no están vacunados. Sin embargo, últimamente también se registraron casos leves entre los inoculados, a medida que la inmunidad disminuye. El Gobierno está intentando paliar esta situación con la campaña de vacunación de refuerzo. Actualmente todos los mayores de 30 años pueden recibir la tercera dosis de la vacuna.

Compartir

#, #, #, #

Más sobre Actualidad