10 agosto, 2021

El foco de la respuesta a los ataques libaneses contra Israel es Gaza, no Beirut

Israel debe establecer una nueva ecuación en la que la falta de paz en el norte se resuelva de la misma manera en la Franja de Gaza. Después de muchos años de calma, la frontera libanesa se está calentando. El último bombardeo de cohetes contra la Galilea fue llevado a cabo por Hezbolá en respuesta […]

Miembros de Hamás en un desfile en Gaza – Foto archivo: Yousef Masoud / SOPA Images/Sipa vía Reuters Connect

Israel debe establecer una nueva ecuación en la que la falta de paz en el norte se resuelva de la misma manera en la Franja de Gaza.

Después de muchos años de calma, la frontera libanesa se está calentando. El último bombardeo de cohetes contra la Galilea fue llevado a cabo por Hezbolá en respuesta a un extenso ataque de la Fuerza Aérea de Israel en el sur del Líbano el 5 de agosto. Ese ataque fue en sí mismo una respuesta a tres incidentes de lanzamiento de cohetes desde el Líbano hacia la Galilea.

Incluso si la forma de la respuesta israelí es correcta, no se lleva a cabo en la arena correcta ni se dirige contra el objetivo correcto. Los responsables del lanzamiento de cohetes desde el Líbano, que comenzó durante la Guerra de Gaza de mayo de 2021, son elementos terroristas palestinos en el sur del Líbano, específicamente, los escuadrones de Hamas.

Esto indica un cambio profundo en la estrategia terrorista de la organización. Por primera vez desde su establecimiento, Hamas está expandiendo sus actividades terroristas fuera de su dominio geográfico local y hacia el territorio de los Estados árabes vecinos. Esto es similar a las actividades de la OLP de las décadas de 1960 y 1970.

Hay dos razones para este cambio. La primera es operativa. A raíz de la guerra de Gaza, Hamas ha tenido dificultades para llevar a cabo actividades terroristas contra Israel desde la Franja, ya que el uso de globos incendiarios y el lanzamiento de cohetes pueden exponerlo a duras respuestas israelíes que podrían degradar aún más sus capacidades. La reubicación del campo de batalla en Líbano le da a Hamas una especie de «Cúpula de Hierro» que lo protege de una respuesta israelí.

La segunda razón es estratégica. Después de la guerra de Gaza, Hamas ha tratado de sacar el conflicto de su contexto local y ampliarlo a una confrontación regional en la que se erige como la piedra angular de la «resistencia» de todo Oriente Medio contra Israel. Por tanto, Hamás está intentando asumir un papel de liderazgo como protector de símbolos y conceptos supranacionales como, por ejemplo, la «lucha por Jerusalén».

Este es un acontecimiento histórico que indica un cambio en la definición de la resistencia del grupo. Esto es aún más grave en vista de la desintegración del Estado libanés y la debilidad de los principales elementos de poder allí. Esta realidad convierte al Líbano en un escenario caótico similar a lo que Siria se convirtió hace aproximadamente una década, y crea condiciones sobre el terreno que permiten a Hamás expandir sus actividades operativas y estratégicas más allá de Gaza.

No está claro hasta qué punto los funcionarios de Gaza están dirigiendo los escuadrones palestinos en el Líbano que actualmente están disparando contra Israel. Pero, independientemente, será difícil para Israel evitar que este frente se caliente a través de la comunicación política con Hezbolá y el gobierno libanés.

La dirección real para la gestión de estos incidentes es Hamas en Gaza, que mueve los hilos detrás de los recientes acontecimientos en el Líbano. Por lo tanto, Israel debe establecer una nueva ecuación en la que la ausencia de la paz en el norte se combina con disturbios en la Franja de Gaza. Ahí es donde se encuentra el centro neurálgico político, social y operativo de Hamas.

Usar represalias ineficaces dentro del territorio libanés y enviar “señales” desenfocadas a la dirección equivocada es una receta segura para transformar la Galilea en la próxima escena de confrontación.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Doron Matza, investigador asociado del Centro BESA, ha ocupado altos cargos en el sistema de inteligencia israelí.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa