El día después, que deberá ser antes

Cierra algunas puertas. No por orgullo ni por soberbia sino porque ya no te llevan a ninguna parte.
Anónimo

El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.
Anónimo

Los pañales y los políticos han de cambiarse a menudo
y por los mismos motivos.

George Bernard Shaw
                             

Declaro ser enemigo de la violencia física, entiendo que no conduce a nada bueno. Pero no quiere decir que esté de acuerdo con la prédica cristiana de “poner la otra mejilla”, que la Historia demuestra que no es más que una prédica. Los cristianos nunca dejaron de hacer una guerra ni responder a la violencia con violencia.

Estamos viendo que, dentro de Israel, a falta de violencia -nos están atacando por los cuatro puntos cardinales- aparece también violencia en las manifestaciones tanto de quienes piden la renuncia de este gobierno como de los que piden que el gobierno haga más para liberar los rehenes en poder de Hamás.

Leyendo declaraciones que aparecen en varios medios, tanto medios de prensa como sitios personales en los distintos sitios de internet, observamos diferentes puntos de vista que mencionaremos abreviados. Pedimos disculpas por la traducción.

Ronan Bar, jefe del Shin Bet: una desviación de las reglas aceptadas que podría conducir a fricciones violentas con las fuerzas de seguridad y daños a personas seguras… La violencia podría desgarrar a Israel… hay una línea clara entre una protesta legítima y una protesta violenta e ilegal. Se trata de una tendencia preocupante que puede conducir a zonas peligrosas a las que no se debería llegar.

Estamos de acuerdo en el concepto, la violencia puede conducir a resultados muy graves, como puede ser heridos, muertes innecesarias. Pero también puede llevar a una dictadura, un golpe de estado, una revolución.

Que es preocupante, no cabe la menor duda. Pero por eso hay que analizar el motivo, el origen de la violencia. Y eso nos lleva directamente a los actuales gobernantes.

Benny Gantz:  no debemos aceptar la violencia de ninguna parte, no debemos aceptar ignorar las instrucciones de la policía y romper barreras como vimos anoche en Jerusalén. Una protesta es legítima, el dolor también es comprensible, pero hay que respetar la ley y las reglas de juego. Somos hermanos, un solo pueblo, en uno de sus momentos difíciles: no debemos volver al 6/10.

Totalmente de acuerdo. Nos preguntamos quién dejó primero de respetar las reglas de juego, y por supuesto que no nos referimos a una rotura de barrera o el tirar una antorcha, la violencia viene del mismo sitio: los actuales gobernantes. Lo de anoche fue una reacción posterior, que no aprobamos en absoluto, pero que como Gantz dice, es una protesta legítima y un dolor comprensible.

No somos un solo pueblo, lo fuimos y deberíamos seguir siéndolo, pero lo partió en dos el gobierno de Benjamín Netanyahu, ayudado por Smotrich y Ben Gvir.

J.K. Matan Kahana: observo la manifestación en Jerusalén con preocupación y hago un llamado a todos nosotros: no debemos volver a los días anteriores al 10 de julio. Ahora necesitamos una amplia unidad y una fecha acordada para las elecciones de finales de este año.

La preocupación es general, nos incluímos. Es evidente que la solución comienza con la renuncia de Netanyahu y la convocatoria a elecciones a la brevedad posible, sin tomar como pretexto la guerra contra Hamás para estirar la convocatoria.

Ministro de Finanzas Bezalel Smotrich: saliendo de la oficina después de un largo día de trabajo y poniéndome al día con gran dolor de las noticias sobre la violencia de los anarquistas en Jerusalen. Escenas del 6/10. Desgarro del corazón y destrozando la nación.

El señor ministro en su bajo nivel al que nos tiene acostumbrados, tilda ante todo de “anarquistas” a quienes critican al gobierno. Solamente con esto queda descalificado para opinar, peor aún para seguir siendo ministro en una democracia, porque en democracia el derecho a protestar es válido.

J.K. Simcha Rotman: Lanzar una antorcha a un policía no tiene nada que ver con la liberación de rehenes. Encender una hoguera en medio del camino no avanza en ningún trato. Esta noche cruzamos una línea roja. El pueblo está harto de los intentos de dividirnos, no permitiremos que nadie se apodere violentamente de nuestro país.

Lanzar una antorcha a un policía no es para nada correcto en este democrático país. Pero sí tiene que ver con la liberación de los rehenes, directamente con la angustia de los familiares que suponen que esos rehenes están pasando por un suplicio inimaginable, siempre que aún continúen con vida. Tiene que ver con el tiempo transcurrido sin tener noticias de sus familiares retenidos quién sabe en qué condiciones por los asesinos de Hamás.

Encender una hoguera en una vía de tránsito es una actitud muy común en todo el mundo cuando hay una protesta de un pueblo contra un gobierno o contra una medida específica de su gobierno. No es lo más grave.

Que el pueblo está harto de los intentos de dividirnos es una gran verdad, solamente el señor Rotman omitió decir que quien divide hace años al pueblo de Israel es el primer ministro Benjamín Netanyahu. Y si no piensa permitir que nadie se apodere violentamente de nuestro país, lo mejor que puede hacer es que él y sus compañeros de partido político tomen las armas y vayan a luchar a los túneles de Gaza.

Ministro de Cultura y Deportes Miki Zohar: aquellos que se dividen entre nosotros como si el 7/10 nunca hubiera ocurrido, no interiorizan que cada desastre que azotó a Israel se debió a la división y al odio gratuito. En un país democrático, es necesario permitir que los ciudadanos expresen su protesta, pero no se nos permite echar una mano a la violencia de un puñado de manifestantes odiosos para devolvernos a la guerra fratricida que condujo al terrible desastre de nuestra historia.

El tema es siempre el mismo, la culpa de todo la tiene quien divide al pueblo de Israel, y eso nos lleva siempre al mismo nombre: Benjamín Netanyahu.

Ministro de Transporte Miri Regev: No digan que no sabíamos, no escuchamos. La responsabilidad de detener esta locura violenta es dañar al P. ministro y a su familia, recae en ustedes, fuerzas de seguridad. ¡Despierten!

Evidentemente lo que la señora Regev está pidiendo es que la policía sea más violenta y reprima más fuerte al pueblo.

No creemos que se quiera dañar a Netanyahu y su familia. Lo que se quiere es que se vaya, que deje de hacer uso de las fórmulas que nuestra legislación le permiten para seguir mal gobernando el país, guiado pura y exclusivamente por sus intereses personales.

J.K. Vladimir Belyak: El gobierno criminal y el incompetente primer ministro, responsable directo del desastre del sábado negro, 1.500 muertos y asesinados, miles de heridos, 240 secuestrados, decenas de miles de evacuados, división, manipulación y destrucción de la sociedad israelí, deberían huir de nuestras vidas. Elecciones ahora.

Son palabras muy definitorias del pensamiento de este miembro de la Knéset, y seguramente de gran parte de la población israelí.

Los lectores son testigos de que después del doloroso 7 de octubre escribimos siempre que no se debe cambiar de capitán en medio de la tormenta, que hay que esperar a que se termine la guerra para inmediatamente después convocar a elecciones. Pero pasados ya seis meses sin ver ningún cambio en el gobierno, es tanto imposible como ridículo seguir permitiendo que el país siga siendo dirigido por quien tiene la total responsabilidad de lo que está sucediendo, por más que nunca hizo tan siquiera una alusión indirecta a su culpabilidad.

Estimado lector: acá no se trata de colores políticos, no se trata de lucha electoral común, no se trata de diferencias de enfoque de determinados temas. Es más que claro que se trata de una sola motivación para exigir elecciones inmediatas: el señor Benjamín Netanyahu no puede seguir perpetuándose en el poder, ya demostró que le hace un gran daño al país, que le hizo perder los pocos amigos que teníamos en gobiernos del exterior, que siendo el principal culpable del 7/10 es el único que no lo dice, que cada día que sigue en el poder seguimos perdiendo soldados y seguramente rehenes. Agréguese los actos de antisemitismo contra las colectividades judías en el mundo todo.

No romperemos barreras, no prenderemos fuegos, pero no callaremos ni permitiremos que se nos trate de anarquistas, y seguiremos diciendo que el señor Netanyahu debe irse, y la Knéset deberá aprobar una ley fundamental que impida que en el futuro haya otro Netanyahu, poniendo un tope de años de gobierno y otros límites concordes con la ideología democrática.

Mauricio Aliskevicius

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

17 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios