El coronavirus, o el equalizador

“Así dijo el Eterno: que no se jacte el sabio de su sabiduría, que no se jacte el fuerte de su fuerza, y que el rico no se jacte de su riqueza. Sino que solo de esto se puede jactar el que se jacte: de comprender y conocerme a Mí, ya que Yo soy el […]

Mapa de casos confirmados de COVID-19 a fecha 13 de abril de 2020 – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 4.0

“Así dijo el Eterno: que no se jacte el sabio de su sabiduría, que no se jacte el fuerte de su fuerza, y que el rico no se jacte de su riqueza. Sino que solo de esto se puede jactar el que se jacte: de comprender y conocerme a Mí, ya que Yo soy el Eterno, que hace bondad, justicia y rectitud en la Tierra, pues esto es lo que Yo deseo-declaró el Eterno”.
Jeremías capítulo 9, versículos 22-23.

La quinta plaga
Según el relato bíblico, se trata de la quinta plaga. Que también lo decimos todos los días en con especial énfasis en la oración de Arvit o de la tarde o noche. Cuando la luz se va, y cambian los tiempos, y viene el tiempo de la oscuridad y donde predomina el juicio divino.

¿Una sociedad plagada de mal?
Una pregunta de difícil respuesta. Si es que generalizamos o por el contrario tomamos casos aislados o de ciertos colectivos donde prevalece el apego a normas morales. El cuestionamiento es profundo y talla profundo, dado la diversidad de mentes y corazones y experiencias de vida.
¿Tenemos en la actualidad los mismos defectos sociales o rasgos negativos iguales a los tiempos del Profeta Jeremìas, nada más que maquillados o actualizados, o en versión siglo XXI?

El hombre es el target
No cabe duda que la pandemia y la cuarentena han dejado descansar al planeta. Los animales se reproducen, ya que la actividad humana casi ha cesado por completo. Los animales hasta donde yo sé casi no están afectados o sintomáticos, mientras que el hombre es el target o blanco de este virus 100 veces mas pequeño que el tamaño de una bacteria. Entonces, nosotros los humanos, somos nosotros los que debemos acusar recibo y entender “el mensaje encriptado”.

Diversas respuestas a un mismo tópico
En este espacio el abanico se abre, y confunde. Desde lo viral y las zoonosis o escapes de armas biológicas, hasta consumo de animales prohibidos. Hasta teorías conspirativas que circulan profusamente en las redes (gobiernos y empresas y sus intereses políticos o económicos). Hasta arribar a este planteo, podría decirse religioso del castigo o decreto divino por razones entendibles o no a la comprensión humana.

Oportunismo humano y la supremacía de D’os
Para concluir, los oportunismos humanos, “esos jojmes”, o negociados de los especialistas en aprovechar las oportunidades de aquellos caídos en desgracia, podrían en este caso no funcionar. Al final, el virus ha encerrado por miedo a todos por igual, ricos y pobres, sabios y simples, a fuertes y a débiles.
Cual será el producto social que emergerá de este “aparente infortunio” bajo la mirada del hombre, y posible castigo o rigor (difícil pero necesario) desde la mirada de D’os. Esto último, no necesariamente implica al final algo malo, pero la respuesta solo la tendremos con la espera y el tiempo. Si este fenómeno natural o provocado dará lugar a una sociedad más justa. A un mundo más justo y humano. Como exigía el profeta, o por el contrario serán necesarios otros desastres para hacer entender a nosotros, los descendientes de Adán, que si no corregimos “El blanqueador” o limpiador no tendrá clemencia con la especie humana.
Estamos en tiempos de Pésaj, como en esos tiempos encerrados en la noche oscura del Egipto que en hebreo significa lugar estrecho, algunos orando y otros aguardando que el destructor (mashjit) pase de largo y no toque su cuerpo ni el de los suyos.
Pero igualmente debemos recordar, que las plagas, son y fueron el preludio de una liberación física y espiritual de la tiranía de los cuerpos y la materialidad. Puede que estemos viendo y viviendo “los talones del Mashiaj”. Que se ha sentenciado más tarde o más temprano, y con o sin mérito, llegará. Y cito el libro del Zohar o madre de la Cabalá: “dichoso el hombre que pueda verlo, y dichoso el hombre que no pueda verlo”.
En lo personal confío en que todo obedece a un plan superior, y esperemos que sea para bien y con el menor costo posible para todo el género humano.

Compartir

#, #, #

Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Telegram Aurora

Más sobre Mundo Judío