12 diciembre, 2019

El antisemitismo de Corbyn es más importante que el Brexit para Europa

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs. Hoy existe un problema mucho más peligroso para Europa que su unidad, la estabilidad de sus instituciones o el Brexit. Se trata del antisemitismo. El antisemitismo ha herido la historia europea casi fatalmente. La Shoá sigue siendo una medida eterna de juicio para el destino de toda Europa. Y […]

Foto: REUTERS / Lisi Niesner

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs.

Hoy existe un problema mucho más peligroso para Europa que su unidad, la estabilidad de sus instituciones o el Brexit. Se trata del antisemitismo. El antisemitismo ha herido la historia europea casi fatalmente. La Shoá sigue siendo una medida eterna de juicio para el destino de toda Europa. Y es por eso que las personas que se preocupan por Europa deberían estar mucho más interesadas en la derrota de Corbyn que en la derrota del Brexit.

Corbyn es una figura despreciable e indecente, una mancha en la bandera de Gran Bretaña, el único país que protegió a los judíos dentro de sus fronteras mientras la marea del antisemitismo genocida se extendió por toda Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Además, el Partido Laborista había sido una vez un respetable partido de izquierda, no enemigo de los judíos ni de Israel. No era un sirviente de la ideología antinacional, colectivista y antiimperialista impregnada del adoctrinamiento soviético que se consideraba el juez autorizado de todo el mundo después de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora todo esto ha cambiado: en Corbyn hay un hombre que asistió a una ceremonia conmemorativa en honor de los asesinos satánicos de 11 atletas israelíes judíos en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972; un hombre que invitó a terroristas de Hamás y Hezbolá a hablar a su lado y los llamó «hermanos».

Corbyn promueve a los negadores del Holocausto y los financia; él usa la palabra «sionista» como un insulto despectivo y la describe como un delito de los judíos de todo el mundo; y este antisemitismo que ha demostrado tan asertivamente se ha incrustado en una parte importante de su partido. Algunos miembros del Partido Laborista dicen hoy que todos los judíos deben ser exterminados y, por supuesto, afirman que esto está directamente relacionado con la terrible crueldad y el egoísmo colonial de Israel. No es de extrañar que la propia Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Partido Laborista haya recibido más de 70 declaraciones juradas del Movimiento Judío de Trabajo de que “el partido no considera que la raza y la religión del judaísmo sean una característica digna de protección… Este [el partido laborista] es un lugar muy peligroso para estar”1.

El cincuenta por ciento de los judíos británicos han declarado que si Corbyn es elegido tendrán que abandonar el país. Pero «irse» no es la acción correcta. Si es elegido, tendrán que correr por sus vidas, como los judíos se han visto obligados a hacerlo muchas veces.

El profesor Robert Wistrich, una reconocida autoridad en antisemitismo, invitó a la izquierda muchas veces a examinar su propio pasado antisemita, desde Proudhon hasta Karl Marx y la Unión Soviética, algunos odiaban a los judíos (y luego a Israel), a quienes veían como imperialistas y capitalistas. El antisemitismo de izquierda es el más moderno y el más próspero, pero está directamente relacionado con los viejos prejuicios de los fascistas nazis porque ve Israel como la raíz de todo el mal en el mundo moderno: genocidio, apartheid, opresión. Pero los izquierdistas antisemitas son lo suficientemente inteligentes, como lo es Corbyn, para enmarcar su odio hacia Israel como una crítica legítima y luego para ocultar su odio afirmando que sus mejores amigos son sus vecinos y compatriotas judíos.

Corbyn y sus acólitos insisten en que defenderán a los judíos británicos de la discriminación religiosa y étnica, porque se oponen a cualquier opresión. Pero no es verdad. Su antisemitismo es el peor, el más peligroso y el más agresivo, porque se conecta muy fácilmente con el antisemitismo islámico generalizado que se ha importado hoy en Europa. El odio a los judíos destruirá Europa, su espíritu, su fuerza. Los líderes europeos, de derecha e izquierda, deben hablar ahora o nunca. Hay mucho más en riesgo en estas elecciones que abolir el Brexit. Corbyn no debe tener éxito.


Notas

1 https://www.theguardian.com/politics/2019/dec/05/seventy-labour-staffers-give-statements-to-antisemitism-inquiry


La periodista Fiamma Nirenstein fue miembro del Parlamento italiano (2008-2013) donde se desempeñó como vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores en la Cámara de Diputados, sirvió en el Consejo de Europa en Estrasburgo y estableció y presidió el Comité para el Investigación sobre el Antisemitismo. Es miembro fundador de la Iniciativa Internacional Amigos de Israel, es autora de 13 libros, entre ellos Israel Is Us (2009). Es miembro del Jerusalem Center for Public Affairs.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Opinión