El antisemitismo crece en todo el mundo tras el ataque de Hamás contra Israel

2 noviembre, 2023 , , , ,
Imagen creada por: www.creabranding.es

Los ataques contra los judíos se suceden en varios países  del mundo, incluyendo a nuestra civilizada Europa.

Por Ricardo Angoso

El brutal ataque terrorista de Hamás contra Israel, en que fueron asesinadas más de 1.400 personas, otras 3.000 resultaron heridas y 224 secuestradas, ha revivido a los fantasmas del pasado y el antisemitismo se ha apoderado de nuestras calles y plazas. Esta nueva ola antisemita no es atizada, como ocurría en el pasado, por grupos de extrema derecha, neonazis o fascistas, sino por grupos de izquierda radical y organizaciones islámicas nutridas por inmigrantes musulmanes o sus hijos en Europa, Estados Unidos, Australia y otras partes del mundo.

En Alemania, las protestas contra Israel por el supuesto “genocidio” israelí en Gaza han llegado muy lejos y han recordado a la tristemente conocida como la Noche de los Cristales Rotos, preludio del Holocausto en la Alemania nazi de los años treinta. Dos individuos lanzaron dos botellas encendidas llenas de gasolina en dirección de la sinagoga de Brunnenstraße, que forma parte de un complejo cultural de la comunidad Kahal Adass Jisroel, y después huyeron a pie.

El Consejo Central de los Judíos de Alemania cree que “de las palabras se pasa a los actos” y que “la ideología de la exterminación y la propaganda de Hamás contra todo lo que sea judío tiene consecuencias en Alemania”. Ya en el pasado hubo varios actos antisemitas en Alemania, como los acontecidos en 2019, cuando hubo un atentado contra una sinagoga en Halle, y en el año 2012 cuando un grupo de jóvenes de origen árabe golpearon en la cabeza a un rabino, causándole graves heridas, en un barrio rico de Berlín.

Fruto de este estado de cosas y de un antisemitismo creciente a medida que crece el odio contra Israel, el jefe del departamento de Protección de la Constitución de Alemania -los servicios secretos alemanes-, Thomas Haldenwang, advirtió hace unas semanas sobre un preocupante aumento del antisemitismo en el país, equiparando la situación actual a “los peores momentos de la historia alemana”. Haldenwang expresó su preocupación por el incremento de los ataques de carácter antisemita, describiéndolos como un “punto de ruptura”. Según declaraciones al semanario “Der Spiegel”, desde el ataque de Hamás contra Israel se han registrado aproximadamente 1.800 actos delictivos de este tipo en Alemania y, al parecer, podrían ir en aumento.

REINO UNIDO, ESPAÑA, FRANCIA…

En Londres, donde vive una importante comunidad musulmana que podría superar los dos millones de creyentes, las protestas contra Israel se han tornado en marchas muy violentas, con ataques esporádicos a la policía, pintadas hostiles a Israel y a los judíos y carteles ofensivos y racistas contra la comunidad hebrea local. El alcalde musulmán de Londres, Sadiq Khan, ha ordenado la retirada de los carteles con las fotos de los rehenes en manos de Hamás en la franja de Gaza, en una clara ofensa a las víctimas israelíes en el ataque terrorista. Incluso los violentos manifestantes pro Hamás han llegado a zarandear el coche del líder laborista británico, Keir Rodney, y el altercado no fue a mayores a merced de la rápida actuación de las fuerzas policiales británicas.

Madrid tampoco ha quedado al margen de este auténtico aquelarre antisemita en suelo europeo. En la presentación del Informe Antisemitismo en España 2022, su portavoz, Esteban Ibarra, denunciaba que en las protestas habidas en este país “hay gente que hace llamamientos, incluso a la yihad”, lo que supone para España y Europa “un riesgo objetivo”. En esta misma línea de tensión, también ha señalado algunos mensajes de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, quienes han asegurado que Israel está cometiendo crímenes de guerra en Gaza. “Yo creo que la dialéctica utilizada para referirse a Israel-Palestina no es correcta y los mensajes no contribuyen a la convivencia”, ha espetado. La embajada de Israel en España ha protestado públicamente por el lenguaje agresivo y antisemita de algunos miembros del gobierno español.

En Francia, uno de los países más antisemitas de Europa, desde el inicio del ataque terrorista de Hamás en Israel hace cuatro semanas se han registrado en Francia más de un centenar de actos antisemitas, lo que ha dado lugar a la detención de 102 personas, informó   el ministro del Interior galo, Gérald Darmanin. Aparte de los detenidos, de los cuales 27 son extranjeros, más de 500 sinagogas y objetivos judíos están bajo protección policial ante el temor a un ataque terrorista en este país, uno de los más atacados por grupos islamistas terroristas en el pasado. A este constatado antisemitismo en la sociedad francesa, ahora se le viene a unir el ataque de Hamás a Israel que, paradójicamente, ha echado más leña al fuego. En los últimos diez años, según datos fehacientes, algo más de 60.000 judíos han huido de Francia después de varios crímenes horrendos contra judíos, agresiones brutales y acciones antisemitas contra propiedades e instituciones hebreas.

Las manifestaciones de Francia, como las de Londres, París, Bruselas y otras ciudades europeas, son muy peculiares, pues convergen manifestantes islamistas, izquierdistas radicales e incluso grupos gais y en las mismas se pueden ver banderas comunistas, palestinas, incluso negras con caracteres árabes del Estado Islámico y gais con el Arco Iris. Algo realmente contradictorio si tenemos en cuenta que  en Irán, país que subvenciona y apoya a Hamás, el partido comunista iraní (Tudeh) está proscrito y muchos de sus militantes han sido colgados tras pasar décadas bajo la tortura en las mazmorras de este país, mientras que en Gaza los homosexuales son perseguidos, procesados y colgados en plazas públicas por su simple condición gay. En Irán, simplemente, los gais son colgados en grúas o arrojados desde altos edificios a la calle.

Buscando una explicación “lógica” ante estos hechos contradictorios, el pensador y escritor Alain Finkielkraut aseguraba que “Existe un viejo antisemitismo al estilo de la década de 1930 que hoy en día se está reciclando”. Todos repiten esta cita de Brecht: “El vientre que parió la bestia inmunda aún es fecundo”. Y es verdad. Pero actualmente esa bestia inmunda también sale de otro vientre. Los judíos son el primer blanco de la convergencia de las luchas entre la izquierda radical antisionista y los jóvenes de los barrios periféricos próximos al islamismo”.

DE AUSTRALIA Al POGROM DE DAGUESTAN

En Sídney, las protestas contra Israel y en favor de Hamás casi concluyen en tragedia, cuando manifestantes islamistas pro palestinos atacaron la Opera de esta ciudad lanzando varias bengalas incendiarias contra el edificio, donde las autoridades proyectaron una bandera de Israel en la fachada del mismo en memoria de las víctimas del ataque terrorista. Antes de estos hechos relacionados con el ataque terrorista, la situación ya era crítica. Según una encuesta realizada en más de 30 universidades australianas, la mayoría de los estudiantes judíos dicen ocultar su identidad y el 85% de los incidentes antisemitas no se denuncian debido a la falta de confianza en las instituciones. Ese mismo estudio realizado en Australia reveló que el antisemitismo se generalizó en el último tiempo en las universidades locales.

Estados Unidos, por desgracia, no es ajeno a este movimiento antisemita que se está dando a nivel global. Se han producido ataques a judíos en las calles, las universidades y en las manifestaciones de los radicales islámicos e izquierdistas contra Israel. Se arrancan los carteles de los secuestrados israelíes de los lugares donde se colocan. También, el FBI advirtió en un comunicado del compromiso de grupos terroristas de atacar Estados Unidos. Sin embargo, aclaró que no hay información sobre eventuales planes de atentados contra el territorio estadounidense que se deriven del reciente ataque terrorista de Hamás a Israel. “El antisemitismo permea a muchas ideologías violentas y extremistas y sirve como vehículo para ataques de diversos grupos de extremistas que son una amenaza persistente para las comunidades judías y las instituciones de EEUU”, seguía señalando el FBI. No descartemos en las próximas semanas, como ha ocurrido tantas veces antes de que lleguen las alarmas, que se produzcan nuevos ataques.

En Turquía la situación es preocupante, sobre todo debido al antisemitismo exhibido por su presidente, Tayyp Recep Erdogan, y el discurso virulento de sus líderes políticos y medios de comunicación contra Israel y los judíos. Erdogan defendió el accionar de Hamás, llamándolo un “grupo de liberación” y condenó a Israel por la “ocupación” de Palestina. Esto llevó a Israel a tomar la decisión de repatriar a sus diplomáticos en el territorio turco, ya que además de estas declaraciones su consulado en Ankara sufrió un ataque y casi fue incendiado

El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí publicó un comunicado oficial haciendo referencia a los dichos del presidente: “Rechazamos las acusaciones infundadas de antisemitismo y las calumnias e insultos contra nuestro presidente y nuestro país”. El presidente no fue el único en referirse a la situación en Israel. Şahzade Demir, un miembro del parlamento turco, dijo que creía que era necesario quitarle la ciudadanía a los judíos turcos que se ofrezcan como voluntarios para el ejército israelí. Turquía se ha puesto a la cabeza del movimiento contra Israel en todo Oriente Medio y el presidente Erdogan canceló su viaje a Israel. El nuevo antisionismo es el viejo antisemitismo bajo nuevos ropajes, tal como estamos viendo y comprobando prácticamente.

Pero lo peor estaba por llegar en Daguestán, donde centenares de manifestantes al grito de “¡matar al judío!” intentaron linchar y eliminar a los viajeros de un vuelo procedente de Tel Aviv en el aeropuerto de Majachkalá, la capital de la república rusa de Daguestán, de mayoría musulmana. Cientos de personas tomaron el aeropuerto y la pista de aterrizaje tras llamamientos en canales de Telegram a acudir al aeródromo ante la llegada de vuelos procedentes de Israel y a revisar los automóviles y pasaportes de la gente en el edificio para “cazar” a los judíos. De acuerdo con medios rusos, como Echo de Daguestán, la turba gritó consignas antisemitas y “Allahu Akbar” (Alá es grande). También se escucharon disparos y la turba estaba absolutamente descontrolada en su ira antisemita. La policía rusa actuó con contundencia ante estos hechos y hubo 60 detenidos y veinte heridos. Sin la ayuda del capitán del avión, que instó a los pasajeros judíos y no judíos a no salir de avión, y la policía rusa, que usó la fuerza para repeler a los manifestantes, habría ocurrido una tragedia y un nuevo pogrom, ¡en pleno siglo XXI!

Con ayuda e informaciones de las siguientes fuentes:

Aurora
www.aurora-israel.co.il/se-registra-un-crecimiento-exponencial-del-antisemitismo-en-turquia/

La Razón:
https://www.larazon.es/internacional/manifestantes-prenden-fuego-embajadas-israel-estados-unidos_20231018652f8288a3bb2e0001636403.html

Infobae:
https://www.infobae.com/estados-unidos/2023/10/12/un-informe-del-fbi-advierte-del-compromiso-de-grupos-terroristas-de-atacar-eeuu/

Ynet Español:
https://www.ynetespanol.com/actualidad/mundo-judio/article/rkh9011fnn

Europa Press:
https://www.europapress.es/internacional/noticia-francia-confirma-mas-cien-detenidos-antisemitismo-apologia-terrorismo-ataques-hamas-20231016160742.html

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
7 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios