30 julio, 2021

Ekev: ¿Por qué se hundió el Titanic?

«Si la humildad es tan importante, ¿por qué los líderes son tan arrogantes?», se preguntaba el autor de un artículo de la Harvard Business Review. La mayoría de la gente estaría de acuerdo en que la humildad es una virtud, sin embargo, muchas personas ven la humildad como el obstáculo para el éxito, el espíritu […]

MV Hyperion Ray Foto: Marine Traffic/Marjan Stropnik/Handout vía REUTERS

«Si la humildad es tan importante, ¿por qué los líderes son tan arrogantes?», se preguntaba el autor de un artículo de la Harvard Business Review. La mayoría de la gente estaría de acuerdo en que la humildad es una virtud, sin embargo, muchas personas ven la humildad como el obstáculo para el éxito, el espíritu empresarial, el liderazgo y el valor. Además, la humildad se considera una virtud a nivel individual, pero la mayoría de la gente no la considera una virtud a nivel nacional. El orgullo nacional es un valor fundamental en todas las culturas, ¿excluye eso la humildad nacional?

En la Parsha de esta semana, cuando los judíos se acercan a la tierra prometida, Moisés los reúne y les advierte (Deuteronomio 8):

«No sea que comas y te sacies, y construyas buenas casas y habites en ellas, y se multipliquen tus rebaños y tus manadas, y aumente tu plata y tu oro, y se incremente todo lo que tienes, y tu corazón se ensoberbezca, y te olvides del Señor, tu Dios, que te ha sacado de la tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud, y te digas a ti mismo: “Mi fuerza y el poder de mi mano que ha acumulado esta riqueza para mí”. Pero debes acordarte del Señor, tu Dios, porque es él quien te da la fuerza para hacer las riquezas, a fin de establecer su pacto que juró a tus antepasados, como sucede hoy».

A Moisés le preocupa que los judíos se olviden de lo que les trajo la prosperidad y la seguridad que han alcanzado. Le preocupa que se atribuyan todo el mérito. Esta preocupación no se limita al individuo, sino que también es una preocupación nacional. Se asegura de decirles a los judíos cuáles son las consecuencias de tal pensamiento:

«Y será que si os olvidáis del Señor vuestro Dios y seguís a otros dioses, y los adoráis y os postráis ante ellos, yo doy hoy testimonio contra vosotros de que pereceréis».

Esta arrogancia no tiene por qué adoptar la forma de arrogancia material. No es infrecuente que las comunidades religiosas se entreguen al narcisismo moral, por lo que Moisés se asegura de cubrir todas las opciones.

«No te digas a ti mismo, cuando el Señor, tu Dios, los ha repelido de delante de ti, diciendo: “A causa de mi justicia, el Señor me ha hecho poseer esta tierra”, y [que] a causa de la maldad de estas naciones, el Señor las expulsa de delante de ti. No por tu justicia ni por la honestidad de tu corazón vienes a poseer su tierra, sino que a causa de la maldad de estas naciones, el Señor, tu Dios, las expulsa de delante de ti, y para establecer el asunto que el Señor juró a tus antepasados, Abraham, Isaac y Jacob. (Deuteronomio, 9)»

El peligro de la arrogancia no es estrictamente material y truculento, puede ser también espiritual. Esto es lo que encontramos en la época de la destrucción del Segundo Templo. Los judíos pensaban que era imposible destruir el Templo. Se creían moralmente superiores a los romanos, y luego a los demás. El radicalismo religioso y la superioridad percibida condujeron a las luchas internas y, finalmente, a la destrucción de la tierra de Israel.

Por eso se nos advierte que debemos mostrar humildad tanto en nuestros logros materiales como en las percepciones espirituales. Debemos reconocer que lo que tenemos no nos ha llegado por nuestro propio mérito, sino que debemos aceptarlo todo como un regalo de Dios, con el mérito de Abraham, Isaac y Jacob.

Pero esperen. ¿No impediría esto nuestra capacidad de tener éxito, prosperar y ser fuertes? A nadie le gustaría ser defendido por un soldado que es tímido y mira al suelo, ni invertiríamos con alguien que no quiere hablar en una reunión de la junta directiva. En un artículo de Forbes titulado: «El precio de la arrogancia», Steve Forbes y John Prevas, lo explican utilizando el ejemplo de Alejandro Magno, el mayor conquistador del mundo antiguo, alguien que una vez dijo: «No pongo límites a lo que un hombre con capacidad puede lograr». Forbes y Prevas evalúan lo bien que le habría ido a Alejandro como director general de una empresa, escriben: «No hay duda de que, tanto en el ámbito empresarial como en el político, Alexander sería el jefe, marcando la dirección y el ritmo. Al principio, los inversores o los votantes le adorarían. Pero, inevitablemente, al sobrepasarse con demasiadas deudas y adquisiciones costosas, impulsado por un ego que le obligaba a conquistar todo lo que veía, y con un estilo de vida excesivo, de fiesta y de beber demasiado, se convertiría en una costosa vergüenza y tendría que ser empujado del jet corporativo con un paracaídas multimillonario para suavizar su aterrizaje. Nuestro Alexander corporativo probablemente entraría en rehabilitación durante uno o dos meses y al ser dado de alta sería contratado por un fondo de inversión para empezar de nuevo».

La arrogancia es como un atleta con esteroides. Puede conducir a grandes éxitos a corto plazo, pero es insostenible a largo plazo. Moisés sabe que los israelitas tendrán éxito al entrar en la tierra de Israel, lo que le preocupa es cuánto durará ese éxito. Moisés quiere asegurarse de que la prosperidad y el éxito no desemboquen en la arrogancia y la decadencia, y por eso advierte a los judíos —como pueblo— que se aseguren de no sucumbir a la arrogancia.

Este peligro de la arrogancia -y los beneficios de la humildad- también son ciertos a nivel individual. Silverman, Aarti Shyamsunder de Kronos, Inc. y Russell Johnson de la Universidad del Sur de Florida estudiaron el impacto de la arrogancia en los empleados. «¿Los resultados? Entre otras cosas, cuanto más arrogante eres, más centrado en ti mismo y menos agradable eres».

 

El psicólogo Pelin Kesebir, de la Universidad de Colorado, destaca varios beneficios individuales de la humildad, como tener mejores relaciones, mayor autocontrol, capacidad de liderazgo, mejores notas y rendimiento laboral, etc.

Uno de los ejemplos más obvios que me vienen a la mente es el del Titanic. Cuando el Titanic zarpó en 1912 la confianza era tan grande que el barco no tenía botes de rescate. La arrogancia y el exceso de confianza hicieron que los vigilantes no invirtieran suficiente energía en buscar posibles obstáculos y les impidió pedir ayuda por radio antes. Otro factor que influyó en el ahogamiento fue guardar los prismáticos del barco en una zona alejada. Hasta hoy lamentamos esos resultados. Sí, la arrogancia mata.

Mientras las democracias occidentales, y los países de todo el mundo, luchan por estabilizarse, y las normas y las sociedades parecen resquebrajarse de una manera que no hemos visto en el pasado reciente, mientras la estabilidad de las comunidades y las familias parece tambalearse, recordemos la lección de la humildad. Recordemos las bendiciones de la humildad, su capacidad de dar longevidad a nuestros logros, sostenibilidad a nuestras vidas y dignidad a nuestra comunidad, para que podamos ser bendecidos por las palabras de Isaías que se leen en la Haftorah: «Porque el Señor consolará a Sión, consolará todas sus ruinas, y hará que su desierto sea como un paraíso y su páramo como el jardín del Señor; en él se encontrará alegría y felicidad, acción de gracias y voz de canto» (Isaías 51).

Más sobre Opinión