Digno emprendimiento: difundir la Mishná

5 diciembre, 2022
Página de la Mishná. - Foto: Wikipedia - Dominio Público

por Dr. Israel Jamitovsky

La Mishná es la primera gran colección escrita de las tradiciones orales judías conocida como La Torá Oral. Fue elaborada y compilada por el Rabí Yehuda Hanasí y los sabios de su generación (los tanaítas) al comienzo del diglo III, fundamentalmente ante el temor de que la persecución a los judíos, su dispersión y el devenir del tiempo, podían acarrear la pérdida de  la rica tradición oral acumulada hasta ese momento.

La Mishná consta de 6 órdenes, cada una de la cuales contiene de 7 a 12 tratados (masejot), lo cual conforme un total de 63 tratados divididos en capítulos y párrafos, subdivididos en capítulos y secciones. Cabe acotar que la palabra Mishná  puede a veces indicar un solo párrafo de la obra, o sea la unidad más pequeña de la estructura del texto. De ahí que cuando se invoca al total de la obra, se  formula en  plural utilizando el vocablo Mishnayot.

Para muchos, la Mishná aparece relegada a un segundo plano, cuando el interés en lo que atañe a fuentes judías se centra fundamentalmente en la Biblia Hebrea y el Talmud.  Emerge  en tanto introducción al Talmud o se estudia entre las Oraciones  de  la tarde (Minjá Y Arvit) evocando la memoria de personas  fallecidas, pero no en tanto creación  autónoma tal como la concibió Rabí Yehuda Hanasí. Debe señalarse igualmente que La Mishná surgió en la Tierra de Israel, casi todo su texto está formulado en hebreo, por todo lo cual lo torna más accesible para un lector israelí en contraposición con textos del Talmud que  parte afloran en arameo y dificultan su comprensión

Por todo ello  es que surgió este año en Israel el emprendimiento y la Fundación » La Casa de la Mishná» con el fin de promover su estudio a nivel popular y otorgarle el honor a que se hace acreedora. En este contexto la  Fundación se propone a la brevedad apuntar a las redes sociales y abrir un sitio  en el que funcionará un centro de estudios virtual que contendrá amplia información sobre el mundo de la Mishná, así como   manifestaciones artísticas-poesía, literatura y artes plásticas- que guarden relación con el espacio de la Mishná.

La Fundación se propone  abrir en Tzipori (Baja Galilea) en la cual vivó y obró Yehuda Hanasí,  un centro rotulado Bet Hamishná, en el cual funcionarán un centro de estudios así como un  lugar para  celebrar exposiciones artísticas relacionadas con el mundo de la Mishná.

El promotor de este emprendimiento es Iosef Hominer. Nacido en Jerusalén, cursó estudios sobre la Tierra de  Israel en la Universidad de Bar-Ilán y sirvió  en el Ejército de Israel durante 25 años. Al contraer enlace pasó a   residir en Hoshaiá (Baja Galilea) y de algún modo, la presencia en el lugar,    lo impulsó a seguir los pasos del Rabí Yehudá Hanasí .

A tales efectos  se dirigió a personalidades y académicos ortodoxos modernos, laicos y tradicionalistas de Israel  y  lo interesante y alentador es que todos  apoyaron su emprendimiento, aceptaron participar y asesorar al  mismo.  Entre ellas cabe mencionar al Prof. Zeev Safrai-autor del libro la Mishná de Eretz Israel-, el Prof. Moshé Albertal, la Dra. Ruth Calderón,  la Dra. Anat Israel, el jurista Dr. Jaim Shapira, el investigador del Talmud Dr. Avi Walfish y el Rabino Itzjak Ben Pazi.

Desde su erección, la Fundación realizó actividades como  el Encuentro de la Mishná celebrado en Hoshaiá y Siguiendo los Pasos de la Mishná en torno al Jardín Nacional de Tzipori.

En la actualidad, la Fundación exhibe en la Galería Hahskilá de Tel-Aviv-Jaffa la exposición rotulada » Entre Tzipori y Jaffa» en clara alusión a la ciudad de la Galilea en la cual operó el codificador de la Mishná Rabí Yehuda Hanasí y  a la ciudad en la cual se celebra la  antedicha exposición.

La responsabilidad  de organizar dicha exposición recayó en Hanita Elizur a quien Hominer conocía cuando sirvió en el ejército israelí. En su calidad de curadora y desde su  página de Facebook,   extendió una invitación a artistas de distintos espacios  del arte a participar en esta exposición  abordando algún tópico relacionado con la Mishná en general o algún tópico específico de la Mishná. En pocas semanas se recibieron cientos de solicitudes para participar  en la misma,  fue un genuino aluvión, el interés fue impresionante.

Finalmente se escogieron cuidadosamente las creaciones de 31 artistas en distintos espacios del arte  procurando no  reducirse a las variantes clásicas como la pintura y  la  fotografía. A título  ejemplo, se dio lugar a la cerámica, al arte textil (telas,  tapices y alfombras) así como a la creación de obras con tres dimensiones(alto, ancho y largo) manifestada igualmente en la  pintura gracias a la perspectiva y al manejo de las sombras a través de la luz.

También   en esta exposición el cuadro fue alentador. Según manifestó la curadora de la exposición, los artistas eran laicos, tradicionalistas y religiosos  de todas la edades y procedencias .Desde  jóvenes entre 20 y 30 años hasta Gad Ulman de 87 años de edad cuya creación guarda relación con la Masejet Sucá.

 Si se quiere  la exposición  amén de su valor cultural y artístico, conlleva un valioso mensaje de colaboración , moderación y respeto mutuo, por cierto saludable en la sociedad israelí.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios