5 agosto, 2021

Desmantelar a Irán ahora

Este resultado, y el consiguiente colapso del gobierno de los ayatolás, abrirían una nueva y mejor página en la historia de la humanidad. En las últimas semanas, han tenido lugar manifestaciones masivas en tres provincias periféricas de Irán pobladas por grupos étnicos no persas. La más destacada es la provincia de Ahvaz, habitada por árabes, […]

Puente sobre un reseco río en Ahvaz, Irán, imagen a través de la Organización Europea de Derechos Humanos Ahvazi

Este resultado, y el consiguiente colapso del gobierno de los ayatolás, abrirían una nueva y mejor página en la historia de la humanidad.

En las últimas semanas, han tenido lugar manifestaciones masivas en tres provincias periféricas de Irán pobladas por grupos étnicos no persas. La más destacada es la provincia de Ahvaz, habitada por árabes, ubicada a orillas del Golfo Pérsico. También se llevaron a cabo manifestaciones masivas en las regiones kurda y azerí del norte del país.

La crisis económica de Irán ha provocado una falta de inversión, entre otras cosas, en la infraestructura hídrica. La región persa de Irán ha sufrido una grave sequía durante años. Para abordar ese problema, el régimen islámico desvió cursos de agua de la provincia de Ahvaz a la región persa. Esto resultó en que miles de vacas, ovejas y cabras en Ahvaz murieran de sed. Debido a que esos animales son la fuente de muchos de sus medios de vida, la gente de Ahvaz considera que el desvío de agua es un robo.

Ésta no fue la primera indignidad que se esperaba que tolerara el pueblo de Ahvaz; el problema del agua fue simplemente la gota que colmó el vaso. Los residentes de Ahvaz han estado sufriendo contaminación tóxica durante años como resultado de los vertidos de sustancias letales de los pozos de petróleo y gas y las refinerías ubicadas en el área. Todos los campos de petróleo y gas de Irán están situados en la provincia, así como los puertos petroleros, que son los principales contaminantes ambientales.

Las sustancias tóxicas emitidas por la industria del petróleo y el gas iraní penetran en el suelo de Ahvaz y, por lo tanto, contaminan las frutas y verduras que comen los lugareños. Las toxinas se filtran al agua potable y envenenan las aguas del Golfo, afectando a los peces que la población local consume. Como resultado de esta exposición a sustancias venenosas, una gran proporción de bebés en Ahvaz nacen deformados y con graves defectos de nacimiento.

Por si fuera poco, el régimen instaló la central nuclear de Bushehr en Ahvaz. La población local afirma que su provincia fue elegida deliberadamente para que si ocurriera un desastre ecológico como resultado de una fuga nuclear, tal como ocurrió en Chernobyl, sería la minoría árabe, no la persa, la que resultara dañada por el desastre.

Los ahvazis han organizado manifestaciones en el pasado contra el régimen iraní, y la respuesta siempre ha sido dura y dolorosa: detenciones y ejecuciones extensas, que a veces incluyen ahorcamientos con grúas en las calles frente a los transeúntes. La última ola de manifestaciones comenzó como una protesta contra el problema del agua y la sed, pero rápidamente se convirtió en una amplia demanda pública para la liberación de Ahvaz de la «ocupación iraní».

Como era de esperar, la respuesta del régimen ha sido dura. Unos 25 [manifestantes] han muerto hasta el momento, con cerca de 370 heridos y 3.400 detenidos. Estas cifras probablemente habrían sido mucho más altas si el régimen no hubiera temido que una masacre de civiles pudiera aumentar la presión sobre la administración Biden para mantener las sanciones al régimen iraní y evitar regresar al acuerdo nuclear.

En respuesta a la demanda de independencia de los ahvazis, el régimen cortó Internet en la provincia. La gente del área ahora tiene que filmar eventos en Ahvaz y viajar a otras áreas para llevar las imágenes al mundo.

Simultáneamente con el estallido de manifestaciones en Ahvaz, estallaron manifestaciones en apoyo de las regiones kurda y azerí en el norte de Irán, así como en Teherán, donde se corearon consignas como «Muerte al dictador» y «Ni Gaza, ni Líbano, el dinero para [los] iraníes ”.

Es importante señalar que, a pesar de la oposición generalizada al régimen islamista entre los iraníes de ascendencia persa, se oponen a la demanda de las minorías étnicas de separarse de Irán. De hecho, cuando planteé en reuniones con exiliados persa-iraníes la posibilidad de que Irán se dividiera en Estados étnicos / nacionales (persas, árabes, baluchis, kurdos, turcomanos, etc.) similar a lo que sucedió en la URSS, Yugoslavia y Checoslovaquia, su respuesta fue siempre completamente negativa. Aspiran a sacar a los ayatolás del poder, y algunos incluso hablan del regreso del hijo del Sha y la renovación de la monarquía, pero apoyan inequívocamente la existencia continua de Irán en su forma actual, que perpetúa el control persa de las muchas minorías étnicas del país.

Sin embargo, es bastante factible que Irán se desintegre en Estados étnicos. Esta posibilidad aumenta constantemente debido a la creciente demanda pública de independencia entre las minorías no persas, que constituyen aproximadamente la mitad de la población del país. Recientemente, se ha observado el incremento de la cooperación entre varias organizaciones de oposición que vislumbran en el horizonte el fin del régimen e incluso la desintegración del Estado.

Ambos objetivos son alcanzables.

La desintegración de Irán probablemente no será pacífica. Es probable que se parezca más al modelo yugoslavo que al soviético, aunque solo sea por la falta de voluntad de la mayoría persa de perder el petróleo, el gas, el agua y otros recursos naturales que se encuentran en los territorios de las minorías no persas. La dignidad nacional persa también juega un papel importante en el control de los pueblos no persas.

Y, sin embargo, el colapso del régimen de los ayatolás y la desintegración de Irán serían una bendición no solo para las decenas de millones de iraníes que serán liberados del yugo de uno de los regímenes más opresivos del mundo, especialmente en el tema étnico y de las minorías nacionales. Este desarrollo también pondría fin a la subversión iraní en todo el Medio Oriente y las consiguientes guerras civiles e inestabilidad interna que ha causado. Podría eliminar la ola internacional de terrorismo que Irán ha extendido durante las últimas cuatro décadas, así como la falsificación, el lavado de dinero y el contrabando de drogas en los que participa. El colapso del régimen podría contribuir en gran medida a garantizar la seguridad del Medio Oriente y de la comunidad internacional en general.

Por lo tanto, la comunidad internacional debe apoyar enérgicamente la lucha de las minorías étnicas / nacionales en Irán contra el régimen islamista (así como la lucha de la mayoría persa contra este régimen) y sus esfuerzos por desmantelar el Estado iraní. El presidente Biden debe abandonar de inmediato cualquier intención de volver al acuerdo nuclear o de eliminar las sanciones del régimen y, en cambio, invertir recursos significativos, abiertos y encubiertos, civiles y militares, para ayudar a las minorías iraníes a liberarse de la asfixia persa.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El teniente coronel (res.) Dr. Mordechai Kedar es investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Se desempeñó durante 25 años en la inteligencia militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) especializándose en Siria, el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y los árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas.

#, #, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente