2 febrero, 2021

¿Debe la restauración de la alianza entre EEUU y Europa ser a expensas de Israel y los países árabes sunitas?

Estados Unidos no tiene que apaciguar a los europeos sobre Irán para cimentar la alianza transatlántica. En cambio, debería presionar a los europeos para que aumenten su gasto militar para merecer una estrecha relación, especialmente frente a una Rusia que representa una amenaza mayor para Europa que para Estados Unidos. Mientras que en los EE. […]

Joe Biden Foto: Departamento de Defensa de EE.UU. Carlos M. Vazquez II vía Flickr CC BY 2.0

Estados Unidos no tiene que apaciguar a los europeos sobre Irán para cimentar la alianza transatlántica. En cambio, debería presionar a los europeos para que aumenten su gasto militar para merecer una estrecha relación, especialmente frente a una Rusia que representa una amenaza mayor para Europa que para Estados Unidos.

Mientras que en los EE. UU., la toma de posesión de Joe Biden marcó el comienzo de una alegría generalizada entre sus seguidores y consternación entre sus detractores, entre los aliados de EE. UU. en el Medio Oriente hay un sentimiento de ansiosa expectativa. Comparten este sentimiento el líder en funciones de Israel, los líderes de los Estados árabes sunitas moderados e incluso muchos en la oposición israelí que quieren ver reemplazado a Netanyahu.

El denominador común detrás de esta preocupación es la mentalidad ideológica de aquellos elegidos para nombramientos críticos en la administración de Biden. Se teme que estas personas alienten a Biden a comprometerse con una política blanda hacia Irán como el precio a pagar para restaurar la alianza entre Estados Unidos y Europa, que (según el consenso liberal) el ex presidente Trump hizo mucho por perjudicar.

Hay una razón histórica para esta preocupación. El equipo de Biden está encabezado por Anthony Blinken, el Secretario de Estado designado y exasesor de seguridad nacional de Obama. Fue Blinken quien encabezó el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, que perjudicó la relación estadounidense con los aliados en el Medio Oriente por el bien de cimentar la alianza con Europa.

Según todos los criterios objetivos y subjetivos, los aliados europeos de Washington son mucho más importantes que sus aliados en Oriente Medio. Europa es el mayor socio comercial y de servicios de Estados Unidos y el hogar de su alianza más formidable (al menos en el papel), la OTAN. Incluso en su empequeñecido estatus postsoviético, la OTAN existe para contrarrestar a Rusia, que es un desafío de seguridad mayor para la alianza occidental que Irán, que está más lejos y es menos poderoso.

También es cierto que Estados Unidos es mucho más similar a los Estados europeos -que comparten con los estadounidenses una ideología común, un gobierno democrático y una creencia en la forma de vida democrática- que sus aliados en el Medio Oriente.

La élite bi-costera que acaba de regresar al poder en los EE. UU. (así como muchos estadounidenses comunes no costeros) está profundamente ofendida por elementos como Arabia Saudita y Egipto y sus líderes. Angela Merkel de Alemania y Emmanuel Macron de Francia son mucho más atractivos que Muhammad bin Salman de Arabia Saudita o el presidente de Egipto Fatah Sisi.

Sin embargo, el razonamiento detrás de la compensación de apaciguar a Europa a expensas de los aliados de Washington en el Medio Oriente sobre el tema de Irán se basa en la idea errónea central de que Europa debe ser apaciguada.

A pesar de los cuatro años del presidente Trump, quien habló de Europa en términos de vituperios despiadados, la alianza es tan fuerte como siempre. La cooperación comercial y científica intercontinental creció casi como nunca antes durante la administración Trump. El papel principal de Pfizer en el suministro de una vacuna contra el COVID-19 tanto a estadounidenses como a europeos es emblemático de esta cooperación. En 2018, Pfizer, una empresa estadounidense, anunció la fusión de su división de atención médica al consumidor con el gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline.

El presidente Trump fue muy crítico con la OTAN y en particular con Alemania, su estado miembro más grande. Acusó a los estados miembros europeos de aprovecharse de la generosidad estadounidense para garantizar su propia seguridad, una acusación tan evidentemente cierta que difícilmente puede ser debatida.

La mayoría de los socios europeos de la OTAN apenas actúan como socios en absoluto. El gasto de Estados Unidos en el ejército es al menos el doble en relación con el PIB que el del Estado miembro europeo promedio y más de dos veces y media más alto que el de Alemania, que es el miembro europeo más rico y poderoso de la OTAN. Esto podría haber sido justificable al comienzo de la Guerra Fría, cuando Europa estaba emergiendo de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, pero no tiene sentido siete décadas después, cuando sus países constituyentes son estados ricos.

Para colmo de males, Alemania es uno de los dos países de la UE y la OTAN que registra sistemáticamente grandes superávits comerciales con EE. UU. tanto en comercio como en servicios; sin embargo, gasta solo el 1,3% del PIB en gastos militares en comparación con el 3,6% de EE. UU.

Lo que esto significa es que los europeos están en deuda con Estados Unidos y no tienen que ser apaciguados por este, especialmente porque su némesis del este, Rusia, es mucho más amenazante para ellos que para Estados Unidos.

¿Por qué «involucrar» al régimen islámico para satisfacer los intereses comerciales alemanes y franceses que miran con nostalgia el gran mercado de Irán incluso cuando su liderazgo perfecciona sus habilidades balísticas y de aviones no tripulados contra los aliados de Estados Unidos, engrendra apoderados que socavan la independencia de los Estados y está creando sistemáticamente un asedio balístico a Israel, además, por supuesto, de hacer avanzar su programa para producir una bomba nuclear.

También hay una dimensión doméstica en el intercambio. El presidente Biden ha dicho que se acercará a todos los estadounidenses para reducir la polarización en la sociedad y la política estadounidenses.

En lugar de apaciguar a Europa, debería perseguir lo que el expresidente Trump afirmó que haría pero no hizo: lograr que los europeos paguen por su seguridad al menos en la misma medida que Estados Unidos. Los cien mil millones de dólares de gastos militares reducidos podrían usarse en cambio para mejorar las habilidades y la educación de los estadounidenses en el Rust Belt (cinturón industrial) y mejorar los servicios sociales y de salud en las zonas rurales de Estados Unidos.

No son Israel y los países árabes sunitas los que deberían pagar el precio por reforzar la alianza transatlántica, sino los propios europeos, que han tomado el pelo a los estadounidenses durante demasiado tiempo.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Diplomacia y Defensa