24 abril, 2021

Crecientes tensiones entre Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita en Yemen tras la guerra de Marib

Los hutíes tomaron el control de Sanaa, la capital de Yemen, en enero de 2015, y Mansour Hadi se vio obligado a trasladarse al sur de Yemen, reteniendo solo Marib en el norte de Yemen como su base de control para los hutíes. Marib es importante para el gobierno de Mansour Hadi por tres razones. […]

Imagen: MECRA

Los hutíes tomaron el control de Sanaa, la capital de Yemen, en enero de 2015, y Mansour Hadi se vio obligado a trasladarse al sur de Yemen, reteniendo solo Marib en el norte de Yemen como su base de control para los hutíes. Marib es importante para el gobierno de Mansour Hadi por tres razones. Primero, Marib es el último bastión del gobierno en el norte de Yemen, y si cae en manos de los hutíes, asestará un duro golpe al gobierno de Hadi, porque los hutíes podrán establecerse cada vez más como los gobernantes de facto del norte. Esto no solo es una pérdida territorial para el gobierno de Hadi, sino que también debilita políticamente su posición. En segundo lugar, Marib tiene abundantes recursos petroleros, y quien adquiera esta tierra se fortalecerá económicamente. En tercer lugar, el control de Marib por parte de los hutíes significaría el colapso de una fortaleza que impide a los hutíes avanzar hacia las áreas ricas en petróleo de Hadhramaut y Shabwa. Es posible que los hutíes se trasladen a Shabwa a continuación.

Si los hutíes pueden tomar el control total de Marib, aumentará la rivalidad en el sur de Yemen entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que apoyan al gobierno de Mansour Hadi y al Consejo de Transición del Sur (STC), respectivamente. El gobierno de Mansour Hadi y el STC son los dos principales rivales en el sur de Yemen que compiten entre sí. Aunque Riad y Abu Dhabi atacaron Yemen con el objetivo común de derrotar a los hutíes, cada país sigue sus propias tácticas en Yemen, y esta estrategia ha llevado a un conflicto de intereses entre los dos países.

Diferencias de intereses entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita en Yemen

El objetivo de los EAU al entrar en la guerra es obtener beneficios económicos, y quiere alcanzar puertos y puntos geopolíticos claves, por lo que quiere desintegrar Yemen y llegar al puerto de Adén en el sur. Abu Dhabi también considera la isla de Socotra como su clave geoestratégico, y el estrecho de Bab el-Mandeb será una de las rutas de transporte comercial más importantes del país en el futuro. Arabia Saudita, por otro lado, está ansiosa por controlar áreas cercanas a sus fronteras del sur, especialmente las provincias de Hadhramaut, Shabwa y Marib, y las considera sensibles vulnerabilidades de seguridad. Riad considera que los chiítas hutíes son perjudiciales para su seguridad interna, que a su vez hacen que Irán ingrese a su patio trasero.

Esta diferencia de intereses entre los dos países, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, los ha vuelto pesimistas acerca del futuro de los acontecimientos en Yemen, y aunque están comprometidos con el acuerdo de Riad, buscan debilitarlo. La guerra de Marib ha alimentado este pesimismo y ha hecho que cada uno de ellos implemente su [propia] política en Yemen. Parte de esta política está relacionada con la entrada de terceros en el escenario político-militar saudí. En este sentido, Arabia Saudita ha decidido utilizar a Qatar y Turquía en Yemen para fortalecer su presencia en Yemen y no perder la guerra ante los Emiratos Árabes Unidos.

Turquía y Arabia Saudita: amigos íntimos y no estratégicos

Turquía y Arabia Saudita han cooperado previamente en Yemen. Turquía apoyó a Riad en la coalición liderada por Arabia Saudita durante la Operación Tormenta Decisiva en Yemen en marzo de 2015 y reconoció al gobierno de Mansour Hadi. Sin embargo, la relación de Arabia Saudita con Turquía se deterioró en Yemen en los años siguientes, pero el comienzo de la presidencia de Biden en Estados Unidos fortaleció las relaciones entre los dos países. La Administración Biden ha presionado a Arabia Saudita para que ponga fin a la guerra en Yemen y se ha negado a vender armas para continuar la guerra en Yemen, que ha provocado una crisis humanitaria. Bajo Trump, la relación de Washington con Riad se basó en el uso financiero máximo por parte de Trump del rey de Arabia Saudita. A pesar de la oposición del Congreso, Trump vetó la legislación del Congreso y permitió que miles de millones de dólares en armas continuaran hacia Arabia Saudita al declarar un «estado de emergencia». Se espera que Biden siga la misma política de Trump, pero no se espera que ayude tanto a aliviar la presión del Congreso sobre Riad. Además, el resurgimiento por Biden del JCPOA (acuerdo nuclear de Irán) y la reducción de la presión máxima de Trump sobre Irán hace temer a Arabia Saudita, más que nunca, de que pueda perder la guerra en Yemen. Es por eso que Arabia Saudita tiene que pedir ayuda a Ankara en la arena político-militar yemení. Como resultado, el rey Salman se vio obligado a llamar a Erdogan el día antes de la cumbre del G20 en Riad en noviembre de 2020 para hablar sobre intereses compartidos y relaciones estratégicas con Turquía.

Turquía también ha expresado un fuerte deseo de comenzar a cooperar con Arabia Saudita. La economía de Turquía está en malas condiciones debido a la pandemia de coronavirus. Además, los productos de Ankara están sujetos a sanciones en Arabia Saudita y los Países del Golfo Pérsico, y Ankara necesita el apoyo de Riad para levantar las sanciones. Las sanciones a los productos turcos en Arabia Saudita alcanzaron su punto máximo en octubre y noviembre. Varias empresas saudíes rechazaron hacer negocios con Turquía en octubre, especialmente después de que la Cámara de Comercio de Arabia Saudita, vinculada al gobierno, alentara el boicot ese mes. El creciente populismo y los sentimientos anti-turcos dentro de Arabia Saudita, como los medios de comunicación saudíes que albergan opiniones anti-turcas y libros de texto escolares que cambiaron la expresión “Imperio Otomano” por “ocupación” otomana, alentaron las iniciativas de boicot.

En el escenario político-militar yemení, Arabia Saudita está pensando en superar a su rival, los Emiratos Árabes Unidos. Arabia Saudita, junto con los Emiratos Árabes Unidos, es el enemigo de las intenciones de los Hermanos Musulmanes en la región, incluido Yemen. Ambos países están satisfechos con la eliminación física de los Hermanos Musulmanes en Egipto y están siguiendo el mismo procedimiento en Yemen. Sin embargo, después de los fracasos de Arabia Saudita en Yemen, Riad decidió iniciar su relación con el Partido Al-Islah. Al-Islah fue previamente incluido en la lista negra tanto por Arabia Saudita como por los Emiratos Árabes Unidos debido a su conexión con los Hermanos Musulmanes. Pero Riad, al darse cuenta de que al-Islah es una parte indispensable del tejido político de Yemen, ha enmendado recientemente los lazos con el partido y ha apoyado su alianza con el gobierno de Hadi. Sin embargo, a diferencia de los saudíes, los emiratíes y el STC se han mantenido firmes al oponerse cualquier papel del partido. Riad necesita la ayuda de Turquía para completar este proceso, porque el Partido Al-Islah es el punto de entrada de Turquía en Yemen y, con su influencia sobre este partido, puede ayudar a Riad a avanzar en sus objetivos contra los Emiratos Árabes Unidos.

Qatar como puente a las preocupaciones sauditas

Turquía es el rival más serio de los Emiratos Árabes Unidos en Libia y tiene una disputa con Abu Dhabi sobre su apoyo financiero a los grupos involucrados en Libia. Turquía, junto con Qatar, continúa apoyando a los movimientos de la Hermandad en Yemen, lo que ha aumentado las tensiones entre Ankara, Doha y Abu Dhabi, y Arabia Saudita tiene la intención de explotar el problema en gran medida. Por ello, en enero de 2021 Arabia Saudí anunció la mejora de sus relaciones con Qatar y abrió sus fronteras terrestres, marítimas y aéreas con Qatar, pero Abu Dhabi se mostró reacio a cumplir con el inicio de relaciones con Doha.

Arabia Saudita sabe que la nueva administración de Estados Unidos, el propio Biden y los altos funcionarios del Partido Demócrata tienen poco afecto por el Príncipe Heredero, especialmente dada su estrecha relación con Trump. Riad sabe que los demócratas fueron los más expresivos sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul hace dos años, y que los demócratas de alto rango mencionan regularmente los casos de presos políticos y otras cuestiones de derechos humanos en Arabia Saudita. Es por eso que Riad está tratando de usar a Qatar, que tiene una buena reputación con Biden y el Partido Demócrata, para hacer de Doha un puente para que Arabia Saudita exprese sus preocupaciones regionales sin la susceptibilidad de los demócratas en el gobierno de Estados Unidos.

Fuente: MECRA –  Middle east Center for Reporting and Analysis

Mohammad Salami tiene un Ph.D. en Relaciones Internacionales. Escribe como analista y columnista en varios medios de comunicación. Su área de especialización son las cuestiones de Oriente Medio, especialmente Arabia Saudita, Irak, Siria, Líbano, Yemen y los países del CCG.

Compartir

#, #, #, #, #

Más sobre Medio Oriente