3 marzo, 2020

Celebración en la sede del Likud, silencio en Azul y Blanco

Una explosión de alegría en la sede electoral del Likud acompañó la significativa victoria de Benjamín Netanyahu que han dado los resultados a pie de urna. En la sede de la coalición centrista Azul y Blanco (Kajol Laván), silencio. Netanyahu «consiguió un gran apoyo de la gente de Israel y pronto crearemos un nuevo gobierno […]

Partidarios del Likud festejan en la sede del partido en Tel Aviv Foto: REUTERS/Ammar Awad

Una explosión de alegría en la sede electoral del Likud acompañó la significativa victoria de Benjamín Netanyahu que han dado los resultados a pie de urna. En la sede de la coalición centrista Azul y Blanco (Kajol Laván), silencio.

Netanyahu «consiguió un gran apoyo de la gente de Israel y pronto crearemos un nuevo gobierno para continuar liderando el país como lo hizo los últimos diez años», declaró el ministro de Exteriores en funciones, Israel Katz.

Cientos de simpatizantes llegaron al recinto, en la ciudad costera de Tel Aviv, con banderas del partido y de Israel e incluso máscaras con la foto del primer ministro que, de confirmarse tras el recuento final, ha salido fortalecido pese a estar acusado de corrupción y enfrentarse un juicio en dos semanas.

Aunque el bloque formado por el Likud y sus socios de derecha y ultraortodoxos no superarían por el momento los 61 escaños mínimos de los 120 para formar un gobierno de coalición, Katz aseguró que Netanyahu iniciará este cometido «pronto».

Los 32-33 diputados que dan los sondeos a pie de urna a la coalición centrista Azul y Blanco dejan al proyecto liderado por Benny Gantz para desbancar a Netanyahu con hasta cinco diputados por debajo.

Las encuestas antes de los comicios mostraban casi un empate técnico entre las dos listas, por lo que estos datos provisionales han supuesto una sorpresa y un jarro de agua fría para Azul y Blanco.

«No habrá más remedio que esperar los resultados de verdad, con el bloque mesiánico tan cerca de 61. Somos un partido con principios que no tienen la intención de moverse un milímetro de todo lo que prometimos a nuestros votantes», advirtió Avigdor Liberman, del nacionalista laico Israel Nuestro Hogar (Israel Beitenu), en referencia a que no apoyará un gobierno con los ultraortodoxos.

Con sus entre 6 y 8 posibles diputados, Liberman podría tener de nuevo la llave del Ejecutivo.

Netanyahu, seguro de su triunfo, dio las gracias en Twitter y aseguró que esta es «una gran victoria para Israel», aunque los porcentajes escrutados avanzan lentamente y no habrá resultados casi finales hasta mañana. EFE y Aurora

Compartir

#, #, #, #, #, #

Más sobre Nacional