9 septiembre, 2020

Capa en Berlín en el verano de 1945: la mirada inédita del fotoperiodista

Berlín, verano de 1945: Robert Capa regresa a la capital en la que aprendió el oficio de fotoperiodista con un doble encargo de «Life» para retratar a la ciudad derrotada y produce cientos de instantáneas de las que ahora se revela una selección. Llega desde París a la ciudad dividida poco después de la derrota […]

Robert Capa Foto archivo: GerdaTaro Wikimedia Dominio Público

Berlín, verano de 1945: Robert Capa regresa a la capital en la que aprendió el oficio de fotoperiodista con un doble encargo de «Life» para retratar a la ciudad derrotada y produce cientos de instantáneas de las que ahora se revela una selección.

Llega desde París a la ciudad dividida poco después de la derrota de los nazis y tiene el privilegio de mirar la destrucción física y moral de una ciudad que conoce, por eso las fotos que el Centrum Judaicum expone desde el miércoles tienen un valor especial.

Los originales son 600 negativos conservados en el International Center of Photography de Nueva York y en Berlín se muestra una selección de 120 que enseñan detalles de una ciudad casi barrida del mapa que intenta volver a vivir.

El proyecto de la exposición estuvo a punto de no llegar a buen término por la pandemia, su inauguración fue suspendida ya en mayo pero ahora se abre al público justo el día en el que se cumplen los 75 años de uno de los encargos de «Life» que Capa cubrió.

«No son solo documentos importantes, sino también para nosotros porque pone la lupa en el trabajo de un fotoperiodista que nunca se consideró un artista», agrega la curadora (comisaria) de la muestra, Chana Schütz, en una restringida presentación a la prensa.

«Life» le encarga a Capa (1913-1954) fotografiar el mercado negro que florecía junto a la Puerta de Brandeburgo, en el sector británico del Berlín que se reparten los aliados, y documentar la primera celebración del Año Nuevo judío en una sinagoga situada en el sector estadounidense, el 9 de septiembre de 1945.

Pero Capa hace más fotos: las de los soldados estadounidenses divirtiéndose en el Club Femina, la de soviéticos posando delante de la Columna de la Victoria, la de mujeres retirando una carreta en la Charlottenburger Chaussée o la impresionante vista de la avenida Unter den Linden desde lo alto de la Puerta de Brandeburgo.

El fotoperiodista Capa se traslada del oeste al este de la ciudad, vemos instantáneas de la Kurfürstendamm, de la estación del Zoo, del parque Tiergarten con sus árboles derribados, de la Alexanderplatz al otro extremo y de Potsdammerplatz, antes el corazón de Berlín y ahora en plena tierra de nadie.

Y se mueve con la protección que le proporciona el uniforme del Ejército estadounidense, documenta la penosa vuelta a la vida de una metrópolis arrasada que conoció cuando tenía 18 años y permite mirar la mirada de los sobrevivientes de la contienda.

LOS ALEMANES VENDEN TODO

Capa escribe en las hojas de contacto notas sobre el primero de sus encargos para la revista estadounidense, el del mercado negro junto a la Puerta de Brandeburgo: «Los alemanes lo venden todo: zapatos nuevos y usados, vino, relojes de pulsera y cámaras».

«Últimamente la policía militar americana, británica y rusa, también la policía alemana han desalojado la zona y como es más fácil escaparse en el bosque, el mercado negro se está alejando cada día un poco más de la Avenida», informa Capa.

De este movimiento del mercado negro son testimonios las fotografías que Capa toma de numerosas personas sentadas sobre los árboles derribados del Tiergarten mientras buscan qué comprar o miran cómo otros intentan vender.

La desolación es patente tanto en la fotografía de una cola de gente esperando el autobús en el barrio de Charlottenburg como en los rostros de varias mujeres que esperan comprar patatas, cartilla de racionamiento en mano, en Zehlendorf.

EL AÑO NUEVO JUDÍO

«El Año Nuevo Judío. El Ejército americano ayuda a los judíos de Berlín a recuperar sus servicios sagrados», tituló «Life» el reportaje gráfico con cinco fotos que Capa toma en la sinagoga de Thielschufer, el segundo encargo de la publicación.

Agrega pies de foto suplementarios a las imágenes que suministra a la revista: «Los judíos sobrevivientes de Berlín llegan a unos pocos miles, ni siquiera un uno por ciento de los previos a Hitler (…) Los judíos berlineses no esperan mucho del Año Nuevo y se resignan a su destino, siendo los últimos sobrevivientes sin futuro».

En sus notas del tercer rollo de fotografías para «Life» Capa anota: «Una mujer que perdió a toda su familia en las cámaras de gas de Lublin se derrumbó completamente durante la oración del rabino».

En las del quinto rollo sobrecoge la constatación de algo poco habitual, la presencia de niños: «Había dos niños pequeños que habían perdido a sus padres y que casi eran los únicos menores de la comunidad judía de Berlín».

Y anota algo más: «cuando el cantor toca la trompeta del Año Nuevo toda la comunidad reza por el Año Nuevo que saben será duro, pero el mejor en mucho, mucho tiempo». EFE

Compartir

#, #, #

Más sobre Mundo Judío