Atacar, suicidarse y recolectar información de inteligencia: los drones de Hezbollah

Foto: Agencia de noticias Tasnim CC BY 4.0

Por el Dr. Yehoshua Kalisky

La ventaja inherente de los vehículos aéreos no tripulados (drones), que se manifiesta principalmente en la flexibilidad de operación, el largo tiempo de actividad y el bajo costo, permite a los terroristas, particularmente a Hezbollah, durante la actual campaña en el Norte, usarlos como armas efectivas para ataques y fines de recolección de inteligencia.

En el marco de los combates en el norte, Hezbollah utiliza varios tipos de drones para ataques, ataques suicidas y objetivos de recolección de inteligencia. 

La defensa aérea de Israel se las arregla bien con ellos, pero a veces las ventajas del dron (lenta velocidad de vuelo a baja altura y señal de radar muy baja) «engañan» a los sistemas de detección y defensa. 

Como resultado, y dado que no existe una defensa hermética, se producen ocasionales infiltraciones de vehículos aéreos no tripulados en sitios estratégicos, concentraciones de población y bases militares con fines de inteligencia o ataque. 

Además, en la tercera semana de febrero de 2024, dos drones se infiltraron en Israel y alcanzaron inesperadamente objetivos civiles sin ser detectados en absoluto.

En consecuencia, ¿cuáles son las características de esos drones que desafían el sistema de seguridad de Israel? 

Se trata principalmente de vehículos aéreos no tripulados fabricados en Irán o China, o de fabricación propia, basándose en conocimientos técnicos iraníes. 

Se han utilizado durante más de 20 años para una variedad de tareas. 

Los más destacados son los drones de ataque de largo alcance (2.000 km) que son capaces de permanecer en el aire un tiempo considerable, como los Shahed 101, 129, 136 y otros que tienen capacidad para transportar cargas de hasta 150 kilogramos. 

Hezbollah también cuenta con vehículos aéreos no tripulados suicidas basados ​​en el modelo Ababil 2T, que porta una ojiva de 20 a 40 kg, o su versión mejorada, el Mirsad 1, que tiene un amplio alcance de ataque y la capacidad de transportar grandes explosivos.

Además, Hezbollah cuenta con los drones Ayoub o Mirsad 2, que son utilizados para recolectar inteligencia visual y electrónica o como carnada para saturar los sistemas de detección y ataque. 

Es importante recordar que los iraníes también tienen vehículos aéreos no tripulados furtivos y también han anunciado la implementación de drones de largo alcance con motores a reacción. 

Es posible que estas herramientas aparezcan en el campo de batalla en el futuro o en un conflicto de múltiples arenas.

Sin revelar información útil, una posible solución a la situación sería mejorar la dimensión electromagnética y digital e integrarlas en sistemas de inteligencia artificial (IA) adecuados.

Fuente: INSS – The Institute for National Security Studies

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios