Arabia Saudita es hoy en día parte de la solución

23 septiembre, 2021 , ,
Foto ilustración: Abdullah Shakoor vía Pixabay

Por el Embajador Dore Gold

Aquellos de nosotros que hemos estado involucrados profesionalmente en el estudio del Medio Oriente nos sorprendió saber que la gran mayoría de los terroristas que volaron aviones secuestrados en el World Trade Center y el Pentágono no provenían del Líbano, Libia o Siria, sino más bien de Arabia Saudita, que nunca fue asociada con el terrorismo internacional. Lo mismo ocurrió con su comandante, el artífice de los ataques.

En todo el mundo, muchos intentaron comprender la fuente de la rabia que motivó los ataques. Al examinar esta cuestión en ese momento, descubrí que en Arabia Saudita había grandes organizaciones benéficas multinacionales que propagaban un movimiento que representaba una forma extrema del islam, conocido en Occidente por el nombre de su fundador del siglo XVIII, Muhammad ibn Abdul Wahhab. Las organizaciones benéficas wahabíes estaban moviendo enormes sumas de fondos a organizaciones yihadistas de todo el mundo.

Nosotros en Israel teníamos un interés particular en lo que estaban haciendo, ya que uno de sus destinatarios era Hamás, un grupo palestino que abogaba por los atentados suicidas que estaban golpeando nuestras principales ciudades. Durante el 2000, Hamás ayudó a lanzar la Segunda Intifada que provocó una fuerte escalada de estos ataques. Escribí un bestseller del New York Times, “El reino del odio” (Hatred’s Kingdom), que presentaba las pruebas de los documentos capturados.

Avanzando rápido al 2021. ¿Cuánto dinero saudí va ahora a Hamás? La respuesta es cero. De hecho, Arabia Saudita no está dando un centavo a ninguna de las organizaciones terroristas. En la actualidad, los principales países que financian a Hamás son la República Islámica de Irán y Qatar.

¿Qué pasa con la propagación de ideologías extremistas? En 2001, la Liga Mundial Musulmana, con sede en el Reino de Arabia Saudita, estaba difundiendo la ideología que apoyaba una nueva ola de terror global. Su membresía incluía refugiados de estados árabes que habían sido parte de la Hermandad Musulmana. Sin embargo, hoy la misma Liga Mundial Musulmana ha emitido la Carta de La Meca en 2019 basada en la tolerancia interreligiosa en lugar de la yihad. Un año después, su secretario general llevó una delegación a Auschwitz. Estamos en un mundo diferente. Dadas estas nuevas circunstancias, la tesis principal de mi libro estaba equivocada.

Desde que Mohammed bin Salman (MBS) se convirtió en príncipe heredero en 2017, importantes reformas han remodelado elementos clave de Arabia Saudita. La policía religiosa acosaba a ciudadanos saudíes y extranjeros. En 2020, sin embargo, MBS frenó sus poderes. Mientras tanto, ha lanzado una nueva ciudad llamada «Neom» cerca del Golfo de Aqaba, que requiere cooperación internacional. Ha preparado el escenario para una nueva Arabia Saudita, que puede asumir un papel de liderazgo en Oriente Medio y más allá.

Lo que se requiere en la región es una nueva infraestructura de relaciones. Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos quiso retirar sus tropas, pero la Unión Soviética mantuvo sus fuerzas blindadas listas en Alemania y Checoslovaquia. Las potencias occidentales crearon la OTAN, reuniendo a antiguos enemigos, para hacer frente a la nueva amenaza para todos ellos. Hoy nuestro desafío colectivo es Irán y sus representantes, que buscan restablecer el poder persa en el marco de un Imperio Safávida renovado. Eso llevaría a las fuerzas armadas iraníes a la mayor parte de Afganistán, así como a Irak y gran parte de Siria. La Guardia Revolucionaria iraní ha estado en el Líbano desde 1982 y está dispuesto a apoderarse de ese país hoy mientras su economía colapsa. Teherán está reclamando gran parte del Golfo Árabe, como su territorio soberano, más allá del obvio caso de Bahréin.

Irán también está activo en África. Utiliza a Hezbollah para entrenar a las milicias de habla árabe. Empleó su embajada en Argel para acercarse al Polisario en el Sáhara Occidental y armarlos para luchar contra Marruecos. Irán tiene una agenda claramente expansionista. La actitud de Occidente hacia Irán no está clara. La última vez que hizo un acuerdo nuclear con Teherán en 2015 (el JCPOA), eliminó las sanciones, lo que llevó a que fluyeran fondos masivos al tesoro iraní y luego a sus milicias en todo el Medio Oriente. Esto no debe suceder por segunda vez.

El camino para seguir es que los saudíes e israelíes de ideas afines se unan. Los gobiernos seguirán. Necesitamos crear un consenso para la seguridad de nuestras naciones. Hay grandes riesgos en el horizonte, pero también grandes oportunidades si podemos cooperar. El tiempo para la acción es ahora. No se puede retrasar mientras esperamos los acontecimientos políticos que podrían tardar años en concretarse. Incluso los ciudadanos privados pueden lograr los cambios necesarios si pueden llegar a líderes visionarios de ambos lados.

No se trata solo de geopolítica. Históricamente, judíos y musulmanes han sido primos que superaron sus diferencias y alcanzaron un lenguaje común que nos unía.

En la Edad Media, los eruditos religiosos judíos como Maimónides escribieron en judeoárabe.

Nuestras religiones están arraigadas en conceptos comunes, especialmente la Unidad de Di-s, que se llama Tawhid en árabe. Nuestro concepto ha sido consagrado en el versículo bíblico: «Escucha, Israel, el Señor nuestro Di-s, el Señor es Uno». Ambos hemos protegido a nuestros pueblos de los bizantinos, los cruzados y otros que intentaron destruir nuestras civilizaciones. Superamos lo que nos separaba y sobrevivimos.

Si bien tenemos desafíos de seguridad que nos unen hoy, debemos dejar a las generaciones futuras una nueva base de cooperación y esperanza que mantenga a nuestros pueblos como uno en una alianza de civilizaciones. Nuestra región dio origen a nuestras religiones y a las naciones que viven con nosotros hoy. Debemos abrazar esa historia nuevamente y, al hacerlo, preparar el escenario para un Oriente Medio muy diferente.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

El Embajador Dore Gold se ha desempeñado como presidente del Jerusalem Center for Public Affairs desde 2000. Desde junio de 2015 hasta octubre de 2016, sirvió como director general del Ministerio de Exteriores de Israel. Anteriormente se desempeñó como asesor de política exterior del primer ministro Benjamín Netanyahu, embajador de Israel en la ONU (1997-1999), y como asesor del primer ministro Ariel Sharon.

Compartir
Subscribirse
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios